• Vie. Oct 7th, 2022
Etiquetas principales

Adama Traoré, la flecha de L’Hospitalet

Ene 1, 1970 , , ,


El pasado 15 de enero Adama Traoré anotó su primer y último gol con el Wolverhampton de este curso. Para celebrarlo se quitó sus guantes negros dejando al descubierto otros blancos con un puño negro y las banderas de Mali y España, antes de llevarse las manos a la cara. “Es mi pequeño gesto en mi lucha contra el racismo”, dijo el internacional español que empezó el 2022 comprometiéndose a destinar el 1 por ciento de su salario para apoyar el proyecto antirracista de Common Goal, un movimiento que moviliza a los actores de la industria del fútbol para financiar iniciativas sociales y acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Traoré continuará con su lucha en el Barça, donde espera poder seguir mostrando sus guantes blancos cada vez que marque un gol. Ayer ya pasó la revisión y el club anunciará hoy su incorporación en calidad de cedido hasta junio del 2022. “Ha hecho un esfuerzo económico para cumplir con su sueño, le dolió mucho irse”, señalan fuentes del entorno del jugador a este periódico.


Hijo de inmigrantes de Mali, el delantero nació en La Maternitat, cerca del Camp Nou. Su padre fue el primero en marcharse de Mali cuando tenía 23 años en busca de un futuro mejor. Cuando se asentó en la fábrica Nissan pudo pagarle un billete de avión a la madre de Adama, que trabajó en casas realizando tareas del hogar.

Inmerso en la lucha antirracista, Traoré cuida su nutrición y se entrena en casa aunque sin pesas

El extremo tiene dos hermanos. El mayor es Moha Traoré, que a sus 27 años juega a fútbol en el Cornellà. La pequeña se llama Baku y llegó a competir en el equipo de atletismo del Barça. En el barrio de La Florida de L’Hospitalet, Traoré marcó sus primeros goles dentro del campo pero también en las calles con gente de descendencia africana o de etnia gitana a los que les unía el fútbol. Sus padres quisieron que ambos hermanos practicaran el deporte rey para que conocieran la disciplina, y también para evitar que entraran en entornos complicados.

Allí, en sus calles y en el campo de L’Hospitalet, Traoré empezó a correr. La velocidad ha resultado ser una de las claves de su éxito. Lo intuyó rápido Jordi Condom, actualmente director deportivo del Waasland-Beveren belga y extécnico de la Masia. “Fui un día con mi asistente a ver a los mayores. Al descanso nos giramos para fijarnos un rato en el campo de fútbol 7. Entonces vi a un chico que cogió el balón en su campo, llego al área, chutó y la paró el portero. Este sacó rápido con el pie y antes de que botara la pelota el mismo chico fue el primero que llegó. Era Adama, un velocista increíble”, cuenta Condom a este diario. 

Fui un día con mi asistente a ver a los mayores. Al descanso nos giramos para fijarnos un rato en el campo de fútbol 7″



Jordi CondomExtécnico FCB 

Josep Colomer, entonces director del fútbol base del Barça, pactó con el club de L’Hospitalet su salida y Adama Traoré llegó con 8 años a la Masia, donde empezó a crecer precisamente bajo las órdenes de Condom en un Barça en el que también echaban a andar jugadores como Bellerín, Aleñá o Sergi Samper. «Yo nunca he jugado con un futbolista tan rápido, tan espectacular y que supere a tantos rivales con tanta facilidad. Adama es sinónimo de desequilibrio en estado puro. Y en estos últimos años ganó en potencia así que es difícil parlarlo», cuenta Samper ahora en Japón. 

Yo nunca he jugado con un futbolista tan rápido, tan espectacular y que supere a tantos rivales con tanta facilidad»



Sergi SamperFutbolista 

“Sí pero en su día tuvimos que enseñarle a pulir los cambios de ritmo”, iniste Condom, que también elogia el potente físico que caracteriza al jugador. “En los vestuarios del Mini había unos tubos de los secadores de manos. Se agarraba ahí para hacer dominadas”. Ahora el futbolista sigue cuidándose mucho, aunque no hace pesas. Practicante del Islam, cumple cada año con el Ramadán. Cuida su nutrición e incluso ha coqueteado con el vegetarianismo. Uno de sus ejemplos que seguir en cuanto a cuidados y a preparación física es Cristiano Ronaldo. “Su mentalidad es mejorar día a día”, insiste su entorno.

Sus creencias 

Practicante del Islam, cumple cada año con el Ramadán 

Pero volvamos al Adama de los 10 años. La duda que se presentó era si esas condiciones físicas valían para el fútbol. Quienes le conocen aseguran que su gran salto de calidad llegó en el cadete, cuando a su velocidad le sumó potencia. Fue entonces cuando el apodo de la flecha de L’Hospitalet cobró vida. 


Lee también

Anaïs Martí | Riad

Jordi Martínez Rulduà tiene 30 años y trabaja en el Al Fateh, un club de fútbol que cuenta con una academia de 350 jugadores

¿Y personalmente? “Se entendía muy bien con todo el mundo”, cuenta Jordi Vinyals, técnico que le dirigió durante su etapa como juvenil. Allí Adama conquistó la Youth League en 2014 en el Barça de Munir, de Sergi Palencia y de Ondoa. Un año antes, el 23 de noviembre de 2013, entrando en el minuto 82 en sustitución de Neymar en la victoria por 3-0 sobre el Granada Adama debutó con el primer equipo liderado entonces por el Tata Martino con 17 años. En ese Barça jugaba el ahora técnico Xavi Hernández. “Adama sabe lo que Xavi le pedirá aunque necesitará un periodo de adaptación. Pero al final ha estado más años en el Barça que fuera”, relata Vinyals. 

Se entendía muy bien con todo el mundo»



Jordi Vinyals Extécnico FCB 

A Adama Traoré siempre le dolió marcharse. El adiós de Andoni Zubizarreta y la llegada de Pep Segura al fútbol base no facilitaron las cosas. El descenso del Barça B a Segunda B tampoco. Con Messi, Suárez y Neymar al mando del equipo, Adama estaba dispuesto a triunfar en la Premier. Pasó por el Aston Villa (12 partidos y un gol) y por el Middlesbrough (71 y cinco) hasta que de la mano de Nuno se consolidó en el Wolverhampton. “Nuno lo hizo jugar de lateral, de extremo y de 9 para que pueda crecer tácticamente. Es como su padre futbolístico”, aseguran en el entorno del jugador.


Lee también

Anaïs Martí

Ilaix Moriba sale al campo rezando

En el vestuario del Barça le esperan amigos. Tiene una buena relación con Busquets, Alba, Pedri, Eric Garcia o Torres con los que coincidió en la selección española. Hasta hoy, el atacante ha jugado ocho partidos con la absoluta, tres de ellos en la Eurocopa. También le espera Ansu Fati a quien le une una buena amistad. El sueño de Traoré es poder jugar con su amigo el curso que viene.





Source link