• Mar. Sep 27th, 2022
Etiquetas principales

Adesco factura 3,5 millones con la destilación de aguas para uso industrial



Qué tienen en común un desinfectante, un champú y un aroma alimentario? Aparentemente nada, pero todos están hechos a base de agua destilada, un componente simple pero esencial para la industria, que lo necesita en grandes cantidades para producir todo tipo de productos.

De eso se dio cuenta la familia Codinach hace ya 50 años, cuando puso en marcha un pequeño centro en la plaza de las Glòries de Barcelona con el objetivo de especializarse en la destilación de aguas a través de la técnica de la desionización. “Fue un negocio pionero en aquella época”, asegura Carles Codinach, segunda generación de Adesco, negocio que dirige junto a su prima Natalia Codinach.

Ha llovido mucho desde entonces y, con el tiempo, la compañía ha ido mejorando la eficiencia de sus procesos hasta automatizar casi toda la producción. De hecho, en la actualidad, Adesco solo da trabajo a ocho personas. Opera a través de dos plantas, una en Granollers, donde también están las oficinas centrales, y otra en Martorell, completamente robotizada.

La compañía trabaja para más de 1.500 empresas del sector de la farmacia, la alimentación o la cosmética

“La ubicación geográfica de los centros es estratégica. La planta de Granollers nos permite abastecer las industrias del Vallès, y la de Martorell, las fábricas de la zona del Llobregat y de Tarragona. En el sector del agua, los costes del transporte son muy elevados, y por eso es importante estar cerca de los clientes”.

Codinach comenta que la compañía trabaja para más de 1.500 empresas del sector de la farmacia, la alimentación o la cosmética. Entre ellas está la compañía Sanytol, famosa por los desinfectantes de superficies tan necesarios durante la pandemia. Además, la compañía se dedica a transportar agua potable para empresas y administraciones municipales y también vende agua a particulares que necesitan llenar su piscina (Adesco controla el portal Aguaparapiscinas.com).

El directivo comenta que el negocio ha sido ajeno a la crisis gracias a la diversificación de sectores para los cuales trabaja. De hecho, muchos de ellos fueron considerados esenciales durante las fases más duras de la pandemia y por eso, la empresa ha podido seguir adelante con normalidad. En el 2021, Adesco facturó 3,5 millones de euros, una cifra parecida a la del 2020, y este año, prevé llegar a los 3,7 millones de euros. Los márgenes de beneficio bruto (ebitda) se sitúan entre el 10% y el 20%.

Este año, la compañía quiere potenciar las ventas de agua en cantidades menores a través de internet, un negocio más rentable que la gran industria y que le permite llegar a países como Francia y Portugal, que ya representan el 20% de las ventas.





Source link