• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Almeida remunicipalizará la actual sociedad público-privada Madrid Calle 30



El pleno de Madrid ha aprobado este martes remunicipalizar la actual sociedad público-privada Madrid Calle 30, para que a partir del 1 de julio de este año el Consistorio vuelva a asumir la gestión directa de los servicios de conservación y explotación de la M-30.

La proposición, que fue uno de los planes estrella inacabados de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, hace referencia a este servicio de reforma, mantenimiento y gestión de la funcionalidad del tráfico de la vía urbana M-30 y las vías de acceso vinculadas a la misma. El exdelegado de Economía de Hacienda en la anterior legislatura, Carlos Sánchez Mato, argumentó que «simplemente por el modelo de gestión elegido se pierden más de 55 millones de euros anuales, algunos años 70, lo que supone un coste asumido de 597 millones de euros que se podría haber ahorrado el Ayuntamiento con la gestión directa».

La propuesta la ha presentado el PSOE, aunque el texto original ha sido enmendado para contar con el respaldo del resto de grupos. PP, Cs, Vox y Más Madrid han votado a favor de la proposición y el Grupo Mixto (Recupera Madrid) se ha abstenido, si bien en el siguiente punto el edil José Manuel Calvo ha explicado que la abstención ha sido por un error suyo.

«Nuestro voto es favorable, y además apoyamos el proceso de remunicipalización, como creo que ha quedado claro en mi intervención», ha agregado el concejal del Grupo Mixto.

Según lo suscrito, el equipo de Gobierno iniciará “con la mayor celeridad” los procedimientos administrativos necesarios para establecer la gestión directa del servicio público, y constituirá una mesa de trabajo en la que estén representados todos los grupos municipales para realizar un seguimiento mensual de los procedimientos administrativos que acarree.

El Ayuntamiento aprobó en 2004 que, la hasta entonces gestión directa del servicio, pasase a un régimen de gestión indirecta

En diciembre de 2004 el pleno de Madrid aprobó que la hasta entonces gestión directa del servicio pasase a un régimen de gestión indirecta que, al transformarse en una sociedad de economía mixta, supuso la cesión del 20% del capital a manos privadas.

En concreto, la sociedad elegida fue Emesa, una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Ferrovial, Dragados y API.

Este modelo de gestión conlleva en la actualidad al desembolso de más de 128 millones de euros anuales, de los que el contrato de mantenimiento recibe únicamente 48 millones de euros, de manera que la diferencia corresponde a impuestos y dividendos que asume el Ayuntamiento de Madrid.

Todo ello pese a que el riesgo en la explotación, con el contrato y modelo vigente, lo asume el Ayuntamiento de Madrid, según han añadido desde el PSOE.

Por ello, la Cámara de Cuentas y la comisión de investigación que se creó el pasado mandato en el Ayuntamiento han indicado en reiteradas ocasione que el modelo de gestión elegido “resultaba lesivo para los intereses municipales”, por lo que recomendaban “revertir el modelo, volviendo al original de empresa 100 % municipal”, lo que conllevaría “un considerable ahorro y un minucioso control” sobre el mantenimiento y la explotación de la infraestructura.

El concejal del PSOE Ignacio Benito ha insistido en que este es un modelo “ruinoso” para la ciudad, mientras que el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante (PP), ha defendido que hay un grupo de trabajo técnico que ya trabaja para hacer ese cambio de modelo “con plenas garantías”. 





Source link