• Mar. Sep 27th, 2022
Etiquetas principales

Aplauso para el Parlament, por Jordi Juan

Ene 1, 1970 , , , , ,


El Parlament de Catalunya ha sido protagonista estos días por una pésima noticia: los privilegios económicos que seguían disfrutando un buen número de funcionarios que ya no trabajaban allí. También es habitual que los medios, con más razón que un santo, critiquemos las extrañas mociones que se aprueban en la Cámara o asistamos a debates inútiles que poco tienen que ver con la realidad del país. Pero hoy toca aplaudir a la mayoría de los grupos parlamentarios por haber tramitado una iniciativa legal impulsada por la UB y la UAB, y apoyada por distintas entidades sociales, para asegurar un techo para todas las personas que carecen de vivienda digna. Solo Vox se ha quedado fuera del acuerdo.

La iniciativa plantea la creación de espacios residenciales dignos para todos los sintecho que estén empadronados. La crisis económica que ha provocado la covid ha dejado a miles de personas sin sustento y en plena calle. Muchos de ellos no habían conocido nunca lo que era vivir en la marginalidad y se han enfrentado a una situación desconocida. Todos nos hemos vuelto insensibles ante esas imágenes de gente que duerme en las estaciones, en las entradas de oficinas bancarias o en las plazas públicas. Miramos para otro lado. Los periodistas ejercemos de tanto en tanto de voz de la conciencia cuando sucede alguna desgarradora tragedia, como la familia que murió en un incendio en la plaza Tetuan de Barcelona en noviembre pasado, pero el tiempo acaba olvidándola hasta la siguiente crónica de sucesos.

BARCELONA-HOTEL EN LA ZONA DEL LICEO CERRADO Y PERSONA SIN TECHO VIVIENDO EN LA ENTRADA,CRISIS, HOMELESS, TURISMO EN LA RUINA- FOTO ANA JIMENEZ

Rincón ocupado por un sintecho en el corazón de Barcelona durante las restricciones por la pandemia de la covid

Anna Jiménez

Que la Administración se encargue de asegurar una vivienda digna a todos aquellos que no la tienen debería estar en el primer punto de sus prioridades. Ahora el mundo universitario y las entidades sociales, que están en contacto con esta marginalidad, se han unido para pedirlo y la respuesta de la clase política es ponerse delante de la manifestación. Si se consigue aprobar la ley, será pionera en Europa y habrá un motivo real de los miembros del Parlament para sentirse orgullosos de haberla impulsado.





Source link