• Mar. Sep 27th, 2022
Etiquetas principales

“Aquí no se ha roto nada”

Feb 6, 2022 , ,


“Aquí no se ha roto nada”, advierten a La Vanguardia en la Moncloa, tras el “susto” del pasado jueves en la votación de la convalidación de la reforma laboral en el Congreso. “No cambia nada”, corrobora uno de los ministros socialistas más directamente implicados en unas negociaciones a múltiples bandas que finalmente no lograron reunir al bloque de la investidura –ni ERC, ni PNV, ni EH Bildu– para mantener en la ecuación a Ciudadanos, formación liberal sin la cual esta vez no le salían los números al Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos.

La insólita “traición” desvelada en el momento de la votación por los dos parlamentarios conservadores de Unión del Pueblo Navarro (UPN), quedó a su juicio compensada por el error que cometió al votar a favor el diputado del PP Alberto Casero. Carta en la mesa, presa. “Justicia divina”, ironizan dirigentes del PSOE. Y todos dan por zanjada la cuestión: “Lo que sale, sale”.


Lee también

Ander Goyoaga

Horizontal

Sin consecuencias, ni cambios de rumbo o nuevos equilibrios en una legislatura que el propio Pedro Sánchez anunció que quiere agotar hasta que, a principios del 2024, se celebren según su calendario las próximas elecciones generales. “Tenemos la certeza y la seguridad de que la estabilidad se va a mantener. Eso está garantizado”, afirman en la Moncloa.

Sí admiten que les dio “un vuelco al corazón” cuando inicialmente la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, dio por derogada la reforma. Un pasmo que aseguran que también afectó a las bancadas de ERC y el PNV –“Se quedaron lívidos”, advierten– porque tampoco lo contemplaban, ni pretendían asestar semejante “golpe” al Gobierno. Una vez rehechas las cuentas y convalidada la reforma, en la Moncloa, ya “relajados y contentos”, evalúan la situación.


Lee también

Juan Carlos Merino, Carmen del Riego

El PSOE acusa al PP de comprar a los diputados de UPN: “¿Cuál es el precio pagado para que traicionen su palabra?”

Con una primera conclusión: “El presidente del Gobierno sale reforzado, al sacar la ley más importante de la legislatura”. Este episodio, aseguran, vuelve a demostrar “la capacidad negociadora del Ejecutivo en el escenario de mayor fragmentación parlamentaria de la historia”. Aunque finalmente faltara un voto –y los socialistas recuerdan que Unidas Podemos sigue sin cubrir el escaño que tuvo que abandonar Alberto Rodríguez–, a punto estuvo el Gobierno de construir una mayoría absoluta alternativa a la de los dos presupuestos consecutivos.

Los socialistas niegan un “giro al centro” por los apoyos “puntuales” de Cs, como ya ocurrió en la ley de Eutanasia

En la Moncloa aseguran, en todo caso, que este episodio no deja “ningún rasguño” con los socios de legislatura, como ERC y el PNV. “Las relaciones son impecables y no se resienten tras esta votación”, advierten. Pero estas formaciones “decidieron no estar”, por distintas circunstancias, en la reforma laboral. Sí reconocen que “han aflorado tensiones y fricciones entre ERC y Podemos”. También, que las ministras Ione Belarra e Irene Montero, de Podemos, se montaron “un acto alternativo” al tiempo que Yolanda Díaz defendía la reforma laboral en la tribuna del Congreso. “Pero nada de eso tiene que ver con el Gobierno ni con la salud de la coalición, que más allá de los ruidos está fuerte, eso solo son cuestiones partidistas”, alegan.

Los socialistas esgrimen como ejemplo de que el bloque de legislatura sigue intacto, pese al desencuentro en la reforma laboral, que el resto de las votaciones del pasado jueves –y fueron muchas– las ganaron con esa misma mayoría habitual. Así, confían, seguirá siendo. “Nuestras alianzas parlamentarias no se resienten. No cambian las alianzas del Gobierno, la mayoría de la investidura se mantiene”, insisten. “A partir de mañana empezamos a tramitar otras leyes con ellos”, advierte un ministro del PSOE.


Lee también

Josep M. Calvet

Horizontal

Y no es una forma de hablar: concluida la batalla de la reforma laboral, empieza la de la ley de Vivienda, que tampoco llega al Congreso con una mayoría favorable a priori para ver la luz. Una norma, también de referencia en el programa de la coalición del PSOE y Unidas Podemos, que Ciudadanos no apoyará de ninguna manera, según anunció la formación de Inés Arrimadas.

“Nunca hubo un giro al centro, para nada”, zanjan en la Moncloa ante las interpretaciones que se hicieron por la disposición de Ciudadanos a avalar la reforma laboral si no se tocaba una coma del acuerdo con los agentes sociales, como exigió la CEOE. “Esta reforma no iba a ser ni más de derechas ni más de izquierdas en función de quién la convalidara. Los sindicatos la defendieron a cara de perro. Ciudadanos, simplemente, aprovechó para diferenciarse del PP en un asunto puntual, para demostrar responsabilidad y ante las elecciones del 13 de febrero en Castilla y León”, señalan en la Moncloa. “Ciudadanos aprovechó el momento, y tuvimos que buscar una combinación parlamentaria alternativa para esta ley, ya que ERC y el PNV decidieron desmarcarse”, corroboran fuentes socialistas.

“Las tensiones entre Esquerra y Podemos no tienen que ver con el Gobierno ni afectan a la salud de la coalición”

No es la primera vez en esta legislatura, y en la Moncloa esperan que no sea la última, que suman el apoyo de la formación liberal. “Ciudadanos apoyó la ley de Eutanasia”, recuerdan. Que el Gobierno pueda llegar a acuerdos “puntuales” con Cs, el PDECat o UPN –aunque en este caso salió rana–, “te centra y te da centralidad política, pero eso no es un giro centrista”. “A partir de mañana contaremos con los socios de investidura para seguir desplegando nuestro plan normativo”, confían.





Source link