• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

Baleares aprueba un giro en su estrategia turística y bloquea dar nuevas plazas durante cuatro años


Baleares abre el camino para reducir una parte de las casi 600.000 plazas turísticas que hay en las Islas. El Govern de Francina Armengol ha aprobado un decreto ley que establece una moratoria de nuevas plazas durante los próximos cuatro años y que prevé una progresiva reducción de camas durante este periodo. Serán los consells insulares quienes decidan cuál es el techo de plazas de cada una de las islas.

La aprobación de este decreto ley responde a una creciente demanda tanto de la sociedad balear como del propio sector hotelero. En las islas hay consenso sobre la necesidad de no seguir creciendo en plazas y representantes de cadenas hoteleras tan destacadas como Riu, Melià e Iberostar se han sumado a la petición para dejar de crecer en cantidad de turistas y apostar por una mejora de la calidad del principal negocio del archipiélago balear. Baleares, con 1,2 millones de habitantes, recibía más de 16 millones de turistas al año antes de la pandemia.


Lee también

AGENCIAS

El decreto ley aprobado va en esa dirección de limitar la cantidad de turistas para aumentar la calidad. A la congelación de nuevas plazas durante estos cuatro años se suma la obligatoriedad de que toda la planta hotelera se renueve y apruebe planes de circularidad para la reutilización y el ahorro de agua, implantación de sistemas energéticos limpios, consumo preferente de producto local y medidas de sostenibilidad ambiental.

El decreto permite a la hoteles crecer hasta un 15% de su volumen siempre que no sea en altura y con una condición: deberán reducir al menos un 5% su número de plazas. Las ampliaciones solo servirán, por tanto, para introducir mejoras en servicios comunes y aumentar de categoría. De facto, es otra vía para conseguir la reducción de plazas que persigue esta ley.

Francina Armengol, durante la presentación de decreto ley de turismo.

Francina Armengol, durante la presentación de decreto ley de turismo.

GOIB

La moratoria afecta a las plazas hoteleras y a las de alquiler turístico, que en el caso de las bolsas de Mallorca, Eivissa y Formentera ahora mismo suman un total de 18.718, de las cuales 8.486 corresponden a Mallorca, 7.000 a Eivissa y 3.232 a Formentera. Para Armengol, esta decrecimiento de plazas es un camino «hacia el equilibrio y la sostenibilidad ambiental, social y económica».

Baleares tiene aprobado un tope de plazas turísticas que se acerca a las 600.000. Solo se pueden construir nuevas plazas si se eliminan otras de inferior categoría, que pasan a una bolsa pública. Los empresarios deben comprar las plazas de esa bolsa, que ahora quedará congelada durante cuatro años: se sumarán las que se vayan eliminando, pero no saldrán plazas nuevas.

La norma bloquea la construcción de unas 20.000 plazas en el archipiélago

El decreto incluye, además, medidas laborales para los trabajadores turísticos, de forma que los hoteleros tendrán seis años de plazo para cambiar todas las camas de sus establecimientos por otras elevadles con el fin de mejorar las condiciones laborarles de las ‘kelly’, las camareras de piso. «Queremos ser el primer destino turístico circular del mundo y un referente en cómo se cuidan a los trabajadores y trabajadoras, que son quienes nos hacen ser líderes en turismo», ha dicho Armengol, en la presentación del decreto ley.

Las empresas deberán realizar cada año una evaluación de la gestión de los recursos y residuos generados y, a partir de esta evaluación, elaborarán una planificación cada 5 años donde estipularán los objetivos de reducción y las inversiones, prácticas y protocolos necesarios para cumplirlos.

Los hoteles que quieran ampliar zonas comunes deberán reducir plazas

La norma actualiza los criterios para lograr una nueva clasificación hotelera ajustada a los nuevos tiempos, que apostará de manera clara por la calidad del servicio. Así, los estándares de las categorías más bajas se incrementan y se modernizan las exigencias, por lo que a partir de ahora los criterios relacionados con los televisores de las habitaciones incluirán la exigencia de que tengan acceso a contenido digital y se valorará la disponibilidad de altavoces inalámbricos en las habitaciones.

También se simplifican los criterios, eliminando aspectos que han quedado obsoletos, como la necesidad de disponer un teléfono supletorio o un taburete en el baño, un despertador, una carpeta de correspondencia en la habitación o un servicio de fax en recepción.

La ley cambia los criterios para la clasificación de los establecimientos

Además, se establecen nuevos requisitos para las viviendas turísticas, ya que a partir de mayo de 2023 deberán disponer de un libro de registro que hará constar la fecha y la identificación de la persona responsable de garantizar los servicios obligatorios de limpieza y mantenimiento que marca le ley.

El Govern prevé una inversión de unos 102 millones de euros, de los que 60 se corresponden con ayudas públicas, según ha informado la presidenta balear en una reunión previa mantenida con los agentes sociales, a quienes ha explicado el contenido de la ley.





Source link