• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Barty y Collins se citan en su primera final del Open de Australia


Por primera vez en su carrera Ashleigh Barty puede ser profeta en su tierra. La número uno del mundo demostró estar a un nivel superlativo y arrolló en la primera semifinal del Open de Australia a la estadounidense Madison Keys por 6-1 y 6-2 en poco más de una hora de partido.

En la primera final en su país, Barty se enfrentará a otra novata: Danielle Collins. De igual modo la tenista estadounidense atropelló a la polaca Iga Swiatek (6-4 y 6-1) en una hora y 18 minutos. Así pues, habrá nueva campeona en Melbourne Park.

Barty, que todavía no ha encajado más de cuatro juegos en un set en lo que va de torneo, cerró una impecable primera manga con un tres de tres en bolas de break, así como con cuatro errores no forzados que contrastaron con los 14 de su rival. Estuvo también brillante e intuitiva al resto al no verse intimidada y romper en tres ocasiones el servicio de una Keys que acumuló un 78% de primeros en juego.

Lee también

Su arma más letal, el servicio, también lució tras conceder sólo una pelota de rotura a lo largo de una primera manga que duró 26 minutos y variar tanto los efectos como las direcciones para aturdir a su rival. La tenista de Illinois se reencontró con su revés en el segundo parcial y pudo hacer daño desde ese flanco para mantenerse a flote hasta el 2-2.

Barty, que acumuló 13 golpes ganadores en el segundo asalto, consiguió mantener su servicio a pesar de ofrecer una pelota de break e intimidó a continuación desde el resto al cerrar el juego con un 4-2. Conservó sus dos siguientes saques para conseguir el billete a una final que no contaba con una participante aussie desde que en 1980 la local Wendy Turnbull se proclamara finalista del torneo.

Volvió a ser infalible su característico revés cortado que impidió adquirir el ritmo necesario a una Madison Keys que llegaba con una racha de diez partidos consecutivos ganados desde su corona en el reciente torneo de Adelaida.

Horizontal

Danielle Collins al servicio 

PAUL CROCK / AFP

Barty está a un paso de romper la maldición que ha privado a las tenistas locales de lograr el título en Melbourne Park desde que en 1980, cuando la australiana Chris O’Neil se hizo con la corona. Tras la victoria de este jueves, la número uno del mundo mantiene un rotundo 13-7 favorable contra jugadoras estadounidenses en los Grand Slams. Buscará la victoria 14 el sábado.





Source link