• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

CaixaBank gana 5.226 millones por el impacto de la integración de Bankia



La absorción de Bankia por parte de CaixaBank permitió que el banco registrara el año pasado un resultados netos de 5.226 millones de euros. Ese beneficio atribuido incorpora los dos principales impactos extraordinarios de la fusión: uno es positivo (la aportación contable de 4.300 millones del fondo negativo de comercio) y el otro negativo (el coste extraordinario de 1.433 millones por la reestructuración de empleo).

Sin esos efectos, el beneficio neto recurrente hubiera sido de 2.359 millones. Ese resultado se compara con los 1.381 millones registrados en el 2020, un ejercicio que estuvo marcado por las provisiones para anticiparse a los impactos de la pandemia.

El banco presentará en la primavera el plan estratégico una vez cerrada la fusión

Con esos beneficios, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri ha optado por abonar un dividendo de más de 1.100 millones, lo que representa el 50% del resultado. “Nuestra idea, cara al futuro, es situar nuestro pay-out entre un 50% y un 60%. Además, los accionistas se beneficiarán también de la intención de CaixaBank de implementar un programa de recompra de acciones” para reducir los ratios de capital, según explicó Goirigiolzarri.

El presidente precisó en la rueda de prensa telemática retransmitida desde la sede social del banco en Valencia que no puede detallarse aún qué porcentaje de acciones se comprarán ni tampoco cuánto dinero se destinará a esa medida, puesto que deben autorizarlo las autoridades regulatorias. Es la primera vez en la historia del banco que se lleva a cabo una recompra de acciones, si bien otras entidades como BBVA, Santander o BNP Paribas ya las han llevado a cabo. El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, recordó que la operación debe ser autorizada por las autoridades regulatorias. Según algunas casas de análisis internacionales, por cada 1% de ratio que se reduzca son aproximadamente unos 2.200 millones. A los precios actuales, significaría la recompra de entre el 7% y el 10% de las acciones. Obviamente, al reducirse las acciones los inversores que no acudieran a la compra incrementarían su peso en el capital del banco.

En el 2021, cuando culminó la operación de fusión por absorción, el volumen de negocio del Grupo CaixaBank se situó en 972.922 millones de euros y los recursos de clientes ascendieron a 619.971 millones, lo que representa un crecimiento del 49,2% en el año.

En primavera, el banco prevé poner en marcha el primer plan estratégico tras la fusión. “Estamos reflexionando sobre cuáles tienen que ser los pilares del plan estratégico, que se enmarcarán en una CaixaBank a pleno rendimiento”, según Goirigolzarri.

La ratio de morosidad se mantiene estable respecto al trimestre anterior en el 3,6%. En relación con los créditos con aval ICO, Gortázar explicó que la morosidad es de solo el 0,5%.

Sobre la actividad comercial del año, el saldo de hipotecas disminuye un 1,5% fruto del mayor volumen de amortizaciones que de nuevas concesiones. El negocio está muy vinculado a los tipos de interés que –según Goirigolzarri– tiene una “tendencia hacia la normalización”.

Durante la rueda de prensa y en relación con la petición del Gobierno de que se tomen medidas extra para evitar la exclusión financiera, Goirigolzarri defendió la estrategia del banco y que no se basa en solicitudes externas. “Y tenemos un plan de mejoras continuas”, añadió.

Sobre la situación económica, el presidente recordó que la recuperación será este año “más fuerte” que en el 2021. Precisamente ayer el INE publicó el crecimiento del PIB del año pasado, del 5%. “Los resultados que hemos conocido nos guían hacia el optimismo. Ha sido un muy buen dato, por encima de nuestras previsiones”, añadió.





Source link