• Vie. Oct 7th, 2022
Etiquetas principales

Calviño prevé un crecimiento en el entorno del 2% para el próximo año


El Gobierno descarta que España entre en recesión el próximo año, y sitúa el crecimiento del 2023 en el entorno del 2%, según manifestaron ayer tanto la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, como la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. “Es una recuperación que confirman todos los organismos nacionales e internacionales, que prevén un crecimiento de la economía española en el entorno del 4% este año y en el entorno del 2% el año próximo”, afirmó Calviño en su intervención ante la Comisión para la Unión Europea en el Parlamento. Las previsiones oficiales que mantiene el Gobierno, y que se actualizarán con los nuevos presupuestos, previsiblemente a mitad de octubre, establecen un 4,3% de incremento del PIB este año y del 2,7% en el 2023. Mencionar el entorno del 2% puede ser interpretado como una preparación del terreno a la rebaja de las previsiones, aunque desde Economía lo niegan, y afirman que mantienen intacto su cuadro macro hasta la próxima revisión.

“Las previsiones de crecimiento para 2023 están en el entorno del 2%, eso quiere decir que todos los organismos prevén que España siga teniendo un crecimiento fuerte y es en buena medida por las medidas que tomamos para responder a la pandemia y por los fondos europeos”, dijo María Jesús Montero a la Sexta.


Lee también

Fernando H. Valls

Horizontal

La Comisión Europea prevé un crecimiento para España el próximo año del 2,1%, seis décimas por debajo de la previsión oficial del Gobierno.

La cuestión es que el final de este año y el inicio del próximo se prevén complicados. La Airef ya anticipó a principios de septiembre que el PIB podría retroceder un 0,4% en el tercer trimestre del año en tasa intertirmestral, según los datos disponibles en aquel momento. Por su parte, el presidente del BBVA apuntó la semana pasada en el Cercle d’Economia que la economía española podría tener dos trimestres de crecimiento negativo, que serían el cuarto de este año y el primero del 2023. Son los avisos que van multiplicándose del freno del crecimiento económico y de las posibilidades de entrar en recesión. Técnicamente, encadenar dos trimestres de caídas se considera recesión.

Lo que nadie discute es que este año la economía española crecerá en el entorno del 4%. El impulso que le dieron los dos primeros trimestres del año le permiten prácticamente asegurar este objetivo. Sin embargo, este dato positivo del global del año podría coincidir con dos últimos trimestres planos. Además, el frenazo en el crecimiento del PIB en la recta final del año tiene una repercusión considerable en el arranque del siguiente; con lo que supondría condicionar los resultados del 2023.

“Estamos en alerta, muy atentos”, manifestó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que se mostró especialmente preocupada por la situación de países como Alemania, más dependiente del gas ruso que España.





Source link