• Mar. Sep 27th, 2022
Etiquetas principales

Campaña para preservar la finca forestal de Canet donde se prevé construir un instituto


Unas 150 personas, entre arquitectos, ecólogos, biólogos, geógrafos, artistas, economistas, científicos y profesionales liberales han apoyado el comunicado que la Coordinadora d’Emergència Ambiental de Canet de Mar (CEAC) ha emitido durante la campaña para impulsar la preservación del espacio natural de valor ambiental Els Ametllers, donde el Ayuntamiento pretende construir el instituto Sunsi Mora.

La coordinadora propone proyectar el centro educativo en la fábrica de Can Jover, obra del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner, lo que la preservaría del abandono y la decadencia que ahora sufre. El Ayuntamiento, sin embargo, mantiene la propuesta de construir el nuevo instituto en la finca de Els Ametllers de Can Grau de Muntanya, un terreno boscoso, de almendros y huerta de alto valor ambiental para el municipio y que antes de la modificación del Plan de Ordenación Urbana (POUM) estaba protegido, según la coordinadora, como suelo no urbanizable, con una Protección Especial de interés natural y ambiental, según el Plan Territorial Metropolitano de Barcelona. Además el espacio forma parte de la Anilla Verde de Canet de Mar.

Entrada a la finca Els Ametllers de Canet de Mar

Entrada a la finca Els Ametllers de Canet de Mar   

CEAC

El informe presentado por la CEAC para salvar Els Ametllers ofrece una “propuesta alternativa viable” al Ayuntamiento, que consiste en la redacción de una Modificación Puntual del POUM. El escrito pone de manifiesto que la mejor opción para el instituto es el recinto fabril de la antigua Pulligan, de relevante valor arquitectónico ya que es el único que proyectó el insigne arquitecto en Catalunya, que hoy corre peligro por su estado de abandono.

Los argumentos para mantener el espacio Els Ametllers son diversos y de entre ellos destacan la necesidad de mantener el mosaico agroforestal en el municipio, pero al mismo tiempo incidir en la recuperación de un edificio histórico ubicado en el centro urbano, con un evidente ahorro económico ya que el Departament d’Educació financiaría las obras. En este caso, Can Jover dispone de 7.040 metros cuadrados más del mínimo que exige la Generalitat para construir un centro escolar. Finalmente, desde la coordinadora advierte al Ayuntamiento que tiene la responsabilidad legal de preservar el patrimonio cultural local, como la fábrica de Can Jover.





Source link