• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Caravana de descontentos, por Jordi Juan

Feb 10, 2022 , , , ,


Siempre hay que mirar con atención lo que sucede en los Estados Unidos, la primera economía mundial, porque en la mayoría de las ocasiones lo que allí acontece acaba repitiéndose en Europa meses más tarde. Y hay motivos para la preocupación porque la inflación sigue disparada y todavía muy lejos de estar controlada por unos gobernantes que solo aciertan a pronosticar que seguro que bajará en los próximos meses. La realidad es que los precios de los alimentos y combustibles básicos están acercándose a máximos históricos y no tienen consonancia con un aumento de los salarios. Un reciente estudio de la ONU cifraba que los precios han subido a su nivel más alto desde el 2011.

La primera consecuencia de todo ello es un creciente malestar social que amenaza con reproducir concentraciones y protestas por todo el mundo. Francia ha sufrido especialmente las acciones de los chalecos amarillos que pueden volver a darse en próximos días con una caravana de descontentos que quieren repetir las protestas de los camioneros antivacunas de Canada. Como explica nuestro corresponsal en París, Eusebio Val, el origen de la movilización no se debe a las medidas de la Administración francesa para evitar la covid, sino que esconden muchas razones de resentimiento contra las autoridades políticas y económicas. Hace tiempo que la sociología nos advierte sobre el malestar latente en muchas capas de la sociedad que se sienten marginadas o empobrecidas por las continuas crisis económicas que han padecido y la falta de un futuro claro para las generaciones más jóvenes.

Horizontal

Manifestantes antivacunas apoyan la protesta en Ottawa, Canadà

Jason Franson / AP

Ello se traduce no solo en estas protestas, sino también en apoyar a movimientos más radicales de extrema derecha o extrema izquierda, básicamente populistas, que centran su acción política en mensajes antisistema sin aportar soluciones reales a las causas del conflicto. Este germen que ha estado larvado durante años puede ahora explosionar por la descontrolada subida de los precios y el hartazgo social después de dos años de pandemia. Hay que tomarse en serio todas estas reacciones y el mundo globalizado debería arbitrar un sistema efectivo para frenar la inflación.





Source link