• Jue. Oct 6th, 2022
Etiquetas principales

Carrie Johnson, ¿titiritera de su esposo o blanco de críticas «misóginas»?


¿»Carrie Antonieta» o una víctima de ataques misóginos? Las acusaciones vertidas en un libro contra Carrie Johnson, esposa del primer ministro, Boris  Johnson, han abierto un debate en el Reino Unido. Hay quienes dicen que ejerce una influencia indebida sobre el premier británico, pero otros condenan las críticas como lo que perciben como ataques sexistas y recuerdan que es él quien recibió los votos del pueblo y está al mando. 

En un extracto de su próxima biografía sobre la joven, publicado el domingo en Mail Online, el exvicepresidente y donante del Partido Conservador, Michael Ashcroft revelaba detalles, atribuidos en general a fuentes anónimas, de cómo la activista tory supuestamente trata de influir en la agenda de su esposo e interferir en sus decisiones y nombramientos. Una percepción que ha sido reforzada por otros medios, como The Guardian, quien días antes aseguraba que sus rivales la presentan como «la esposa mucho más joven que intenta tener demasiada influencia política y manipular a un líder egoísta».


Lee también

Agencias

Duras críticas contra Johnson dentro y fuera de su partido tras el acoso a Starmer

En el anticipo de Primera Dama: Intriga en la corte de Carrie y Boris Johnson, que se publicará en marzo, lord Ashcroft argumenta que ella «le impide liderar el Reino Unido como los votantes se merecen». «Podría haber sido un gran primer ministro, pero su falta de disciplina, que le llevó a involucrarse con Carrie, ha tenido un coste. Su potencial para transformar el país se ha desperdiciado y, en lo que a mí respecta, es por culpa de ella. Es una relación tóxica. Está aislado. Es muy triste. Políticamente, no hay agenda, está a la deriva», declara una de las fuentes del millonario empresario.

Fuentes que estuvieron vinculadas con Downing Street afirman a The Guardian que Carrie podría hacer cambiar de opinión a su esposo, a veces de la noche a la mañana, sobre un tema que pensaban que ya estaba acordado. El primer ministro también les decía a sus ayudantes que si no tomaba una acción en particular, enfadaría a su esposa. Otras voces aseguran que Carrie acostumbraba a interceder en asuntos sobre el medio ambiente, uno de sus principales temas de interés, mediante mensajes de WhatsApp a ministros para compartir sus puntos de vista. 

Boris Johnson y su esposa Carrie Johnson en una imagen de este octubre

Boris Johnson y su esposa Carrie Johnson 

REUTERS

En respuesta a estas imputaciones, una portavoz de la conservacionista de 33 años ha dicho a la BBC que está siendo blanco de «una brutal campaña» para desacreditarla por parte de «antiguos cargos amargados». «Es una ciudadana particular que no desempeña ningún papel en el Gobierno», subraya la fuente.

El ministro de Salud británico, Sajid Javid, también salió en defensa de Carrie al tachar las acusaciones de «sexistas». «Perseguir a Carrie Johnson es indigno, es injusto y está mal», zanjó Javid a Sky News el lunes, en una intervención donde también tildó las críticas de misóginas.

Perseguir a Carrie Johnson es indigno, es injusto y está mal



Sajid JavidMinistro de Salud británico

Carrie, tercera esposa de Johnson y madre de dos de sus siete hijos, es exdirectora de Comunicación del Partido Conservador y antigua asesora de destacados ministros tory, como Javid. Debido a su experiencia profesional tiene una vinculación con la política de la que carecían otros consortes en Downing Street. «La influencia que le atribuyen es inexacta. Esta es la primera vez que la esposa del primer ministro ha sido una activista política comprometida y tiene conocimientos y experiencia de trabajo en política, por lo que, por supuesto, se hablará de eso. Pero ella es muy buena», defiende el libro de Ashcroft, el exministro conservador John Whittingdale, quien la tuvo como asesora. 

En los últimos meses, Carrie se ha visto salpicada por el escándalo de las fiestas celebradas en Downing Street durante la pandemia. Ha aparecido en fotografías junto a su esposo en presuntas reuniones de trabajo organizadas cuando los eventos sociales estaban prohibidos en el país. Unas restricciones que también estaban en vigor cuando Carrie le preparó una sorpresa con invitados para el cumpleaños de Johnson el 19 de junio de 2020 o el día que montó una fiesta en su apartamento privado en el Número 11 en noviembre del mismo año para presuntamente celebrar la salida de Dominic Cummings, antes asesor de Johnson y ahora uno de sus peores enemigos. Una decisión en la que, según dicen las malas lenguas, también influyó. 


Lee también

Gina Tosas

London (United Kingdom), 02/02/2022.- British Prime Minister Boris Johnson departs No.10 Downing Street to attend Prime Minister Questions in London, Britain 02 February 2022. British Prime Minister Boris Johnson remains under pressure over the 'partygate' allegations where he is said to have attended a garden party at Downing Street during lockdown in May 2020. (Reino Unido, Londres) EFE/EPA/ANDY RAIN

Además de sus apariciones en el Partygate, su nombre se ha mencionado en relación con la polémica redecoración de la residencia oficial, inicialmente financiada con donativos de conservadores no declarados. Respecto a esta polémica, Cummings acuñó el apelativo de «Carrie Antonieta» por su tendencia al derroche y su poderoso influjo sobre Boris Johnson. Asimismo, la ha acusado en alguna ocasión de querer colocar a sus amigos en puestos clave. 

El recientemente nombrado director de Comunicación de Johnson, Guto Harri, insinuó hace unos días que Carrie estuvo detrás de la decisión atribuida al primer ministro de priorizar el rescate de animales domésticos de una ONG frente a afganos en riesgo, durante la evacuación de Afganistán el pasado verano.


Lee también

La Vanguardia

26 January 2022, United Kingdom, London: Larry the cat, Chief Mouser to the Cabinet Office of the United Kingdom, stretches on the steps of 10 Downing Street, London. UK Prime Minister Boris Johnson is set to face further questions over a police investigation into partygate as No 10 braces for the submission of Sue Gray's report into possible lockdown breaches. Photo: Aaron Chown/PA Wire/dpa
26/01/2022 ONLY FOR USE IN SPAIN

Pero no todo son enemigos. Varias personas han salido en defensa de la joven, entre ellas el ministro de Empresa, Kwasi Kwarteng, que declaró a la BBC que «no es cierto que tenga una influencia indebida» y recordó que Johnson lleva en política 25 años y «tiene sus propias ideas». El antiguo titular de Economía George Osborne instó a poner fin a las acusaciones «misóginas» y apuntó que los fracasos o éxitos del Gobierno «son responsabilidad de Boris y no de su esposa».

La periodista Sarah Vine, recién divorciada del ministro Michael Gove, dijo a la BBC que «lo más fácil es siempre culpar a la mujer» y añadió que si Carrie ha acabado teniendo demasiada vía libre «es culpa de él, él es quien manda, es el primer ministro».

En una dirección similar apunta la columnista de The GuardianGaby Hinsliff: «Culpar a la esposa del primer ministro por sus fracasos políticos oscurece el hecho de que él fue quien hizo un voto al país, no ella». 





Source link