• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

Casado y el desgaste total, por Jordi Juan

Feb 7, 2022 , , , , ,


La distribución de los fondos europeos Next Generation está rodeada de una gran incerteza. Nunca Europa había repartido tanto dinero y de una forma tan compleja, y es natural que en todos los países de la UE exista un debate sobre como los gobiernos afrontan su planificación. En España, podemos admitir que existe una amplia mayoría de ciudadanos que se muestren escépticos sobre la capacidad del Ejecutivo para llevar el proyecto a buen puerto. Algunas comunidades autónomas y ayuntamientos también han hecho oír su voz crítica sobre los sistemas de distribución. El Gobierno, en cambio, se muestra convencido de que lo hará bien y pone como ejemplo los mensajes positivos hacia España que ha hecho públicos la propia presidenta de la CE, Ursula von der Leyen. De hecho, España ha sido el primer país en presentar el plan a Bruselas, el primero en empezar cobrar las ayudas y finalmente será el primero en ser auditado. Los políticos y funcionarios españoles que se encargan del plan ya saben cómo se las gastan en Bruselas donde el nivel de exigencia es superlativo.

Horizontal

El líder del PP, Pablo Casado, saluda a los asistentes, en un acto de campaña electoral, en Palencia, Castilla y León

Carlos Mateo / EP

En este contexto, la oposición de cada uno de los países europeos utiliza este complejo proceso para desgastar a sus gobiernos. Ahora bien, España es el único en el que el principal partido de la oposición no duda en plantarse en Bruselas para denunciar las malas prácticas de su gobierno. Pablo Casado ha dicho que la distribución es “desigual” y “favorece” a las administraciones socialistas. Ha hablado de “engaño”, de distribución “clientelar” y que “puede llevar a la corrupción”. En Bruselas no se ha visto a otros líderes de la oposición de gobiernos europeos hacer el mismo papel que Casado. Solo el líder popular utiliza el altavoz de la UE para hacer campaña contra su rival doméstico. “No es hablar mal de España, es hablar mal del Gobierno”, se defiende Casado. Pero la realidad es que su campaña deja una sombra de sospecha que puede afectar a la distribución final de los fondos. Casado debería esperar a ver como acaba el proceso y entonces le daremos o le quitaremos la razón, pero, mientras tanto, sus acusaciones carecen de credibilidad. Da la sensación que su único objetivo es desgastar al Gobierno por encima de todo e incluso de los intereses de España.





Source link