• Lun. Oct 3rd, 2022
Etiquetas principales

Clifton Collins jr., el actor, que brilla en ‘Jockey’, se posiciona en la carrera por los premios



En diciembre solo cinco actores fueron nominados tanto a los Globos de Oro como a sus férreos competidores, los Critics Choice, lo que en cierta forma los puso oficialmente en la carrera por el Óscar. Pero quienes crean que Will Smith, Benedict Cumberbatch, Denzel Washington, Peter Dinklage o Andrew Garfield ya tienen asegurado un lugar entre los candidatos al Premio de la Academia al Mejor actor no están teniendo en cuenta a alguien que puede terminar dando la gran sorpresa. Por ahora, Clifton Collins Jr solo ha sido incluido por los Independent Spirit Awards, pero las excelentes críticas que ha recibido por su papel en Jockey de Clint Bentley y el largo artículo que le dedicó hace pocos días el New York Times pueden convertirle en la gran sorpresa de la temporada.

Casi como el jinete que interpreta en la película, siempre dispuesto a arremeter para cruzar por sorpresa la línea del final, el veterano actor de distante origen mexicano tiene en su sutil interpretación con que hacerle frente a los cinco favoritos, y también dejar atrás a otros potenciales nominados como Bradley Cooper, Nicolas Cage, Javier Bardem, Mahershala Ali y el debutante Cooper Hoffman.

De origen mexicano, comenzó su carrera en 1990 usando el apellido artístico de su abuelo, González

Dueño de un rostro muy particular y con un talento notable, Clifton comenzó su carrera en 1990 usando el apellido artístico de su abuelo, Pedro González González, un texano que en su juventud se ganaba la vida haciendo números de comedia en castellano en las carpas que entretenían a la gran población hispana del estado, y que luego en una carrera plagada por los estereotipos llegó a trabajar con Groucho Marx y John Wayne.

En sus inicios, el nuevo González González tuvo que lidiar con las mismas limitaciones de los actores latinos a la hora de conseguir papeles pero cuando Joel Schumacher lo contrató junto a un prometedor Colin Farrell para participar en Tigerland como un soldado sureño, supo que era capaz de hacer de todo. En 1999 decidió recuperar su verdadero apellido, Collins, y dos años después comenzó a hacerse notar trabajando de igual a igual con Robert Redford en La última fortaleza . En el 2005 estuvo muy cerca de ser nominado al Oscar por su labor en Capote en la que encarnó a un condenado a muerte que entabla amistad con el famoso escritor, interpretado por Phillip Seymour Hoffman y al año siguiente recibió su hasta ahora única nominación al Emmy por su trabajo en la miniserie Ladrón .

Con más de 120 créditos en su carrera, en su gran mayoría papeles secundarios, el suyo es un rostro reconocible gracias a participaciones en películas como Star Trek , Pacific Rim , Trascendence , Mula , Érase una vez en…Hollywood o series como Westworld, Veronica Mars y Ballers . Sin embargo, después de tantos años en la industria, el actor de 51 años es consciente que en Hollywood no hay que esperar llamadas sino generar proyectos, por lo que se pasó años participando como productor junto a Bentley, que ya lo había dirigido en Transpecos , otro filme independiente.

Jockey , en la que encarna a un jinete enfermo que descubre que un potencial competidor encarnado por Moisés Arias puede o no ser su hijo, debutó el año pasado en el Festival de Sundance, en donde obtuvo dos importantes premios, incluyendo una mención especial del jurado para Collins, y fue adquirida por la influyente Sony Classics, la misma división del estudio que distribuye en EE.UU. todas las películas de Pedro Almodóvar.

Con la mirada puesta en el Oscar, la película se estrenó allí el 29 de diciembre, poco después de haberse llevado el premio de la audiencia en otro evento clave, el festival que organiza cada noviembre el American Film Institute. Collins, que también tiene un pequeño papel en la última película de Guillermo del Toro, El callejón de las almas perdidas , que llegará a nuestros cines en febrero, no se ha sentado a esperar de qué manera Jockey transforma su carrera. Por sugerencia del director mexicano, se puso a escribir una película sobre su abuelo y está decidido a dirigirla. Un eterno enamorado del cine independiente, el actor piensa seguir por el mismo camino que ha transitado hasta ahora: “Allí hay mucha validación creativa, incluso de parte de los directores, para asegurarse de que todos estén en la misma sintonía. Y cuando descubren que lo estás, se convierte en una hermosa relación simbiótica. Todos nos apoyamos mutuamente. No existe el poder de las grandes productoras ni las políticas de las grandes agencias”, le dijo en una entrevista al sitio web de los Globos de Oro.

En diciembre solo cinco actores fueron nominados tanto a los Globos de Oro como a sus férreos competidores, los Critics Choice, lo que en cierta forma los puso oficialmente en la carrera por los Oscars, para los que hoy se conocerán los nominados. Pero quienes crean que Will Smith, Benedict Cumberbatch, Denzel Washington, Peter Dinklage o Andrew Garfield ya tienen asegurado un lugar entre los candidatos al premio de la Academia al mejor actor no están teniendo en cuenta a alguien que puede terminar dando la gran sorpresa. Por ahora, Clifton Collins Jr solo ha sido incluido por los Independent Spirit Awards, pero las excelentes críticas que ha recibido por su papel en Jockey, de Clint Bentley, y el largo artículo que le dedicó recientemente The New York Times pueden convertirle en la gran sorpresa de la temporada.

Casi como el jinete que interpreta en la película, siempre dispuesto a arremeter para cruzar por sorpresa la línea del final, el veterano actor de lejano origen mexicano tiene en su sutil interpretación con que hacerle frente a los cinco favoritos, y también dejar atrás a otros potenciales nominados como Bradley Cooper, Nicolas Cage, Javier Bardem, Mahershala Ali y el debutante Cooper Hoffman.

Dueño de un rostro muy particular y con un talento notable, Clifton comenzó su carrera en 1990 usando el apellido artístico de su abuelo, Pedro González González, un texano que en su juventud se ganaba la vida haciendo números de comedia en castellano en las carpas que entretenían a la gran población hispana del estado, y que luego en una carrera plagada por los estereotipos llegó a trabajar con Groucho Marx y John Wayne.

En sus inicios, el nuevo González González tuvo que lidiar con las mismas limitaciones de los actores latinos a la hora de conseguir papeles pero cuando Joel Schumacher lo contrató junto a un prometedor Colin Farrell para participar en Tigerland como un soldado sureño, supo que era capaz de hacer de todo. En 1999 decidió recuperar su verdadero apellido, Collins, y dos años después comenzó a hacerse notar trabajando de igual a igual con Robert Redford en La última fortaleza . En el 2005 estuvo muy cerca de ser nominado al Oscar por su labor en Capote en la que encarnó a un condenado a muerte que entabla amistad con el famoso escritor, interpretado por Phillip Seymour Hoffman y al año siguiente recibió su hasta ahora única nominación al Emmy por su trabajo en la miniserie Ladrón .

Con más de 120 créditos en su carrera, en su gran mayoría papeles secundarios, el suyo es un rostro reconocible gracias a participaciones en películas como Star Trek , Pacific Rim , Trascendence , Mula , Érase una vez en… Hollywood o series como Westworld, Veronica Mars y Ballers . Sin embargo, después de tantos años en la industria, el actor de 51 años es consciente que en Hollywood no hay que esperar llamadas sino generar proyectos, por lo que se pasó años participando como productor junto a Bentley, que ya lo había dirigido en Transpecos , otro filme independiente.

Jockey , en la que encarna a un jinete enfermo que descubre que un potencial competidor encarnado por Moisés Arias puede o no ser su hijo, debutó el año pasado en el Festival de Sundance, en donde obtuvo dos importantes premios, incluyendo una mención especial del jurado para Collins, y fue adquirida por la influyente Sony Classics, la misma división del estudio que distribuye en EE.UU. todas las películas de Pedro Almodóvar.

Con la mirada puesta en el Oscar, la película se estrenó allí el 29 de diciembre, poco después de haberse llevado el premio de la audiencia en otro evento clave, el festival que organiza cada noviembre el American Film Institute. Collins, que también tiene un pequeño papel en la última película de Guillermo del Toro, E l callejón de las almas perdidas , no se ha sentado a esperar de qué manera Jockey transforma su carrera. Por sugerencia del director mexicano, se puso a escribir una película sobre su abuelo y está decidido a dirigirla. Un eterno enamorado del cine independiente, el actor piensa seguir por el mismo camino que ha transitado hasta ahora: “Allí hay mucha validación creativa, incluso de parte de los directores, para asegurarse de que todos estén en la misma sintonía. Y cuando descubren que lo estás, se convierte en una hermosa relación simbiótica. Todos nos apoyamos mutuamente. No existe el poder de las grandes productoras ni las políticas de las grandes agencias”, le dijo en una entrevista en el sitio web de los Globos de Oro





Source link