• Dom. Oct 2nd, 2022
Etiquetas principales

Deportistas de usar y tirar, por Francesc Peirón



Escribía Carlos Zanón el sábado en esta sección que “ningún tiempo pasado fue mejor, sino que solo éramos más jóvenes”.

Su artículo precedía a una información sobre el inicio del torneo de las Seis Naciones de rugby, y entre una cosa y otras surgió una chispa de nostalgia.

Duró poco, lo suficiente para recordar aquellas tardes de la infancia siguiendo en blanco y negro el entonces Cinco Naciones. De inmediato se impuso el presente. Y esto es el fútbol americano,versión de diseño del rugby que se halla en el momento cumbre de la temporada. Siempre coincide en febrero con el Black History Month , el mes de la historia negra con el que se reconoce el legado de los afroamericanos y afrocaribeños. Una cosa está clara, sin jugadores negros no habría Super Bowl.

Pero aquí no toca hablar de la gran final, que se celebra el domingo, ni de Joe Burrow, quaterback de los Cincinati Bengals (se enfrentarán a los Rams de Los Angeles), que a sus 25 años y cara de adolescente es la nueva sensación, ni de Tom Brady, el más grande mariscal de campo recién jubilado a edad tardía (44 años). Aunque ya ha sido glosado, no está de más recordar que TB12, como Burrow, es parte del 30% blanco. Porque el 70% de sus colegas en los 32 equipos de la liga (NFL) son jugadores negros.

En cambio, solo constan dos dueños de equipos que son no blancos, uno de origen pakistaní, Shahid Khan, propietario de los Jaguars de Jacksonville, y otra con raíces coreanas, Kim Pegula, en los Bills de Buffalo.

El asunto se agrava en un terreno donde se supone una mayor igualdad. Hoy por hoy solo hay un jefe de entrenadores negro, Mike Tomlin, de los Steelers de Pittsburgh. A Brian Flores, negro e hispano, lo despidieron de los Dolphins de Miami tras una de las mejores temporadas en mucho tiempo.

Flores ha presentado una demanda por racismo sistemático y discriminación contra la NFL y tres equipos. Sostiene, además, que el dueño de los Dolphins le ofreció 100.000 dólares por perder partidos y lograr una peor clasificación y un mejor puesto para seleccionar jóvenes promesas en el draft .

En su denuncia también va contra los Giants de Nueva York, a los que acusa de haberle utilizado de tapadera para cumplir la llamada Regla Rooney, que obliga a entrevistar a un preparador negro cada vez que se contrata uno nuevo. Sostiene que su entrevista se realizó cuando ya habían fichado a uno blanco.

Como dice Flores, aún perduran los que piensan, herencia del tiempo pasado, que los negros son de usar y tirar.





Source link