• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

Descubierto por casualidad el poblado más antiguo del desierto de Qatar


Un grupo de académicos se encontraba en la zona este de la Península Arábiga buscando fuentes de agua subterránea cuando accidentalmente dieron con algo que nunca habrían pensado que pudiera estar allí. Era un asentamiento humano, de hace más de 3.600 años, que contaba con un avanzado sistema de ingeniería para abastecerse de agua procedente de las reservas situadas debajo de la arena.

El sitio, el poblado más antiguo que se conoce en la zona, ubicado en pleno desierto de Qatar, rompía en mil pedazos todas las teorías hechas hasta ahora. Era un emplazamiento sedentario en un espacio en la que se creía que solo habían existido poblaciones nómadas.

Desierto de Qatar

Un emplazamiento sedentario donde se creía que solo habían existido poblaciones nómadas

Utilizando imágenes por satélite se pudo identificar una antigua área ajardinada simétrica de 2×3 kilómetros, además de los contornos de un gran asentamiento, según explican los investigadores de la Universidad de Southern California en un artículo publicado en la revista ISPRS Journal of Photogrametry and Remote Sensing.

Los arqueólogos han denominado el lugar como «Makhfia», lo que vendría a ser una “ubicación invisible” en el idioma árabe local. Aunque el poblado no era visible ni a simple vista ni a través de imágenes satelitales normales, los especialistas no tuvieron dudas que había sido construido por el hombre.


Lee también

David Ruiz Marull

Horizontal

Su forma, la textura y la composición del suelo contrastaban marcadamente con las características geológicas de ese territorio qatarí. La datación por carbono sugiere que el sitio tiene al menos 3.650 años, y se remonta potencialmente a la misma era de la civilización Dilmun (antiguos enclaves comerciales situados en las islas de Bahrein o el golfo Pérsico).

«El enclave es una fortaleza natural rodeada de un terreno muy accidentado», que casi hace que el área sea inaccesible, explica Essam Heggy, autor principal del estudio. Aunque no se pueden ver los restos de monumentos o las paredes de casas, esta puede ser la primera evidencia de una comunidad sedentaria en el área.

Imagen por satélite del poblado de hace más de 3.600 años

Imagen por satélite del poblado de hace más de 3.600 años

University of Southern California

También es sorprendente la ingeniería avanzada que probablemente usaban. Aunque tampoco hay evidencia material, la prueba de esta tecnología está en el suelo, que tiene una textura y composición diferentes a las del terreno que lo rodea, una disparidad típicamente asociada tanto con la agricultura como con el paisajismo.

“Un asentamiento de este tamaño en esta área en particular, lejos de la costa, donde se ubicaron la mayoría de las civilizaciones antiguas, es inusual”, añade Heggy. «En esta zona, la temperatura media alcanza los 38 grados en los meses de verano. Así que encontrar este poblado es como hallar evidencias de un rancho muy verde que data de hace miles de años en medio del Valle de la Muerte, en California», afirma.


Lee también

David Ruiz Marull

Estas avenidas funerarias datan de la península arábiga datan de hace unos 4.500 años

Los arqueólogos creen que el sitio pudo estar activo durante un largo periodo de tiempo gracias al desarrollo de la agricultura y el uso de las aguas subterráneas, un hecho que muestra la destreza de la ingeniería avanzada de esta civilización, dada la complejidad de los acuíferos y el terreno accidentado de Qatar.

“Una población con el conocimiento suficiente para aprovechar recursos de agua subterránea tan impredecibles e inaccesibles, excavando a través de piedra caliza dura y dolomita, sin duda se habría adelantado a su tiempo en la mitigación de sequías en entornos terrestres hostiles”, escriben los expertos.

Los investigadores estadounidenses, trabajando en el emplazamiento del antiguo poblado

Los investigadores estadounidenses, trabajando en el emplazamiento del antiguo poblado

University of Southern California

Las evidencias encontradas muestran que los habitantes de este asentamiento dependían de la extracción de aguas subterráneas profundas, un método por el cual se accede a los acuíferos más profundos a través de fracturas en el suelo, para usar su agua tanto para el riego de cultivos como para sustentar la vida diaria.

Lo que descoloca a los investigadores, según reconoce el propio Essam Heggy, es que nadie sabe a ciencia cierta quién era esta cultura y por qué desapareció. Aún así, la presencia de carbón vegetal encontrado en el lugar sugiere que el fuego podría ser una de las hipótesis plausibles de su desaparición.


Lee también

David Ruiz Marull

Horizontal

“Los desiertos -dice Heggy- cubren alrededor del 10 por ciento de nuestro planeta. Podríamos pensar que siempre fueron habitables, pero este descubrimiento (junto con otros en el área) muestra que podría no haber sido siempre así. La capacidad de esta cultura para mitigar las fluctuaciones climáticas podría ser nuestra historia”.

“En las zonas áridas hay una incredulidad generalizada en la investigación del clima. Muchos piensan que el cambio climático es algo del futuro o muy lejano en el pasado «geológico». Este sitio muestra que siempre ha estado aquí y que nuestros ancestros recientes han hecho de su mitigación una clave para su supervivencia”, concluye.





Source link