• Mié. Sep 28th, 2022
Etiquetas principales

¿Dos millones de electores confundidos?



¿Se puede ser liberal y votar a Vox? ¿O definirse socialdemócrata y apoyar al PP? La respuesta, según el CIS, es que más de dos millones de españoles votan ofertas políticas que están en las antípodas de su ideología. Y una cantidad diez veces mayor –de hasta 20 millones de electores– admite que puede apoyar “a un partido u otro, o no votar, según lo que más le convenza en cada momento”. Es decir, su verdadera lealtad es un misterio y también una pesadilla para las formaciones políticas que buscan su apoyo.

Esta conducta tiene un paralelismo en el mundo de los espías. Si una persona decide transformarse en un agente doble, se adentra en un territorio racional y emocional en el que ya nada le impide acabar convertido en un agente triple, cuádruple o incluso múltiple. ¿Es lo que está ocurriendo con un número creciente de votantes?

De hecho, la mayor paradoja actual se registra en Vox, un partido de nueva creación que exhibe la mayor fidelidad de voto en los sondeos. Más de un 80% de sus votantes asegura que volverá a apoyar a esa formación de derecha radical cuando se convoquen nuevas elecciones. Y ese porcentaje contrasta con las tasas de fidelidad de otros partidos: menos del 70 % en el caso de los electores del PSOE o del PP. Ahora bien, al mismo tiempo, hasta un 80% de los seguidores de Vox admite que “vota por un partido u otro, o no vota”, según lo que le parezca en cada momento.

La potencial volatilidad del electorado de Vox se aprecia en otro detalle aún más sorprendente: su definición ideológica. Casi un 38% de esos votantes se definen como conservadores. Hasta aquí, algo previsible. Y también lo es que uno de cada diez se inscriba en la democracia cristiana, cuyo regazo siempre ha sido muy amplio. Lo llamativo es que uno de cada cuatro electores de Vox se considere liberal, una filosofía que se asocia al centrismo y, en algunas latitudes, al centroizquierda. Claro que incluso un 7% de los votantes de Abascal se presentan como socialdemócratas o progresistas.

Más de la mitad del electorado, y casi el 80% de los votantes ultras, apoyan al partido que “más les convenza” en cada momento

Quizás el partido que mejor responde a su esencia ideológica sea el PP, cuyos votantes se reparten mayoritariamente entre el conservadurismo (26%), la democracia cristiana (20%) y el liberalismo (22%). Aun así, uno de cada diez electores populares se considera socialdemócrata o socialista. Y otra formación con un electorado coherente con su ideario inicial sería Ciudadanos: uno de cada diez votantes de ese partido se define como conservador y una proporción similar, como democristiano. Pero el grueso se considera liberal (25%) o incluso socialdemócrata (uno de cada cinco).

Por su parte, el electorado del PSOE combina diversidad con coherencia ideológica: el 32% se define socialista; un 20%, socialdemócrata, y un 17%, progresista. Y a ello hay que añadir un 7% que se siente feminista y un porcentaje muy parecido, liberal.

En el caso de Unidas Podemos, el relevo generacional que encarna su electorado se aprecia en el hecho de que solo un 16% de sus votantes se defina como comunista, mientras que uno de cada cuatro se identifica con el socialismo o la socialdemocracia. Pero dentro de la dispersión ideológica que caracteriza el voto de Podemos, destacan las adscripciones al feminismo (20%), al progresismo (17%) o al ecologismo (13%).

Solo el 16% del voto de Podemos se asocia al comunismo, y un 20% del PSOE o de Cs, a la socialdemocracia

Finalmente, y más allá de los respectivos niveles de movilización coyuntural, puede afirmarse que PSOE (31%) y PP (27%) tienen el electorado más fiel (que siempre vota a esos partidos), frente al 16% de Podemos, el 9% de Vox o el 3% de Cs. Y, a la inversa, los socialistas tienen el porcentaje más bajo (aunque creciente) de votantes cambiantes (el 42%), seguidos del PP (53%), Podemos (54%) o Cs (82%). Claro que la misma pregunta realizada tras una cita electoral reduce los electores volátiles del PSOE a uno de cada cinco, y del PP a uno de cada cuatro. Vox, en cambio, tendría dos tercios de su electorado en precario.





Source link