• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

Duras críticas contra Johnson dentro y fuera de su partido tras el acoso a Starmer


El primer ministro británico, Boris Johnson, condenó ayer lunes el «acoso» que ha sufrido el líder de la oposición en el Reino Unido, el laborista Keir Starmer, que fue increpado por un grupo de personas al grito de «traidor» en las inmediaciones del Palacio de Westminster días después de que el premier sugiriera que el líder de la oposición no había perseguido a uno de los abusadores de menores más conocidos del país. Unas acusaciones duramente criticadas por la oposición y por varios pesos pesados de su partido.

Johnson, que ganó de forma aplastante las elecciones de 2019, se enfrenta a la crisis más grave de su mandato tras una serie de escándalos que incluyen revelaciones de que él y su personal asistieron a fiestas en Downing Street durante los confinamientos por la covid.

Vertical

El líder del partido laborista, Keir Starmer, tuvo que ser escoltado hasta un vehículo policial tras el acoso de los antivacunas en Londres 

CONOR NOON / Reuters

Mientras Johnson se disculpaba ante el Parlamento por las fiestas el pasado 31 de enero, afirmó falsamente que Starmer no había perseguido a Jimmy Savile —una difunta estrella de la televisión que abusó de cientos de niños— durante su etapa como Director de la Fiscalía.

Ese argumento, utilizado con frecuencia entre grupos de extrema derecha, ha sido ampliamente desmentido y criticado por algunos de los ministros con más peso del Gobierno, como el titular de Economía, Rishi Sunak, y el de Sanidad, Sajid Javid.

Días más tarde, el lunes, Starmer se enfrentó a manifestantes furiosos que le rodearon tras una manifestación anti vacunas. Antes de ser escoltado a un coche de policía, se escuchó a algunos de los manifestantes gritarle «¡Traidor!» y «¿Protegías a Jimmy Savile?». El incidente se saldó con dos detenidos.

«Es realmente importante para nuestra democracia y para su seguridad que las falsas calumnias sobre Savile vertidas contra él sean retiradas en su totalidad», dijo el legislador conservador Julian Smith.

Otro legislador conservador, Roger Gale, dijo que ese trato a Starmer era vergonzoso. «Esto, me temo, es el resultado directo del uso deliberadamente descuidado de las palabras en la Cámara», dijo Gale.

La disputa corre el riesgo de socavar aún más la autoridad de Johnson en su lucha por remodelar su equipo de Downing Street para lavar su imagen y hacer frente a las afirmaciones de los partidos de la oposición de que no está capacitado para gobernar.

Legisladores de la oposición pidieron a Johnson que se disculpara por sus comentarios. 

Johnson aclaró sus comentarios el 3 de febrero diciendo que no había querido insinuar que Starmer no había perseguido personalmente a uno de los delincuentes sexuales más conocidos de Reino Unido.

Johnson tachó el «comportamiento dirigido hacia el líder de la oposición» como «absolutamente vergonzoso». «Cualquier forma de acoso contra nuestros representantes electos es completamente inaceptable», agregó el jefe de Gobierno en Twitter.

«No creo que se pueda señalar lo que dijo el primer ministro como la causa de lo ocurrido, ciertamente no se le puede culpar», dijo Chris Philp, ministro británico de Tecnología y Economía Digital. «No creo que haya justificado, provocado o incitado de ninguna manera el terrible y totalmente inaceptable acoso e intimidación del líder de la oposición», añadió durante una entrevista en Sky News.

La aclaración de Johnson no satisfizo a Munira Mirza, una de sus asesoras políticas más estrechas que ha trabajado con él durante 14 años, motivo por el que dimitió la semana pasada. El ministro de Finanzas, Rishi Sunak, también ha dicho que no habría hecho ese comentario.





Source link