• Dom. Oct 2nd, 2022
Etiquetas principales

El CIS llena de incertidumbre las elecciones de Castilla y León



Adelantar elecciones siempre tiene riesgos. Sobre todo si los motivos no son transparentes. Pero si, además, se busca convertir unas autonómicas en unas primarias de las generales, los riesgos aumentan exponencialmente. Y eso es justo lo que revelan todas las encuestas publicadas a menos de una semana de los comicios del 13-F en Castilla y León. Incluso aunque prevean la victoria del PP, todas detectan una tendencia a la baja del partido de Pablo Casado.

El problema para el PP es que alguno de los últimos sondeos ni siquiera le asegura la mayoría absoluta con Vox, el único socio posible tras echar del Gobierno regional a Ciudadanos. Y en el caso de la encuesta del CIS –realizada en fechas similares a los otros sondeos pero con 4.000 entrevistas de muestra–, la incertidumbre se acentúa, ya que el estudio deja a PP y Vox a dos escaños de la mayoría absoluta, y eso en el mejor de los supuestos.

Paralelamente, la encuesta del CIS otorga al PSOE una horquilla de escaños que incluye la posibilidad de sumar una mayoría alternativa con Podemos y las candidaturas de la España Vaciada, incluso sin el concurso imprescindible de Ciudadanos. Ese escenario, impensable en una comunidad en la que el voto conservador es mayoritario desde hace más de tres décadas, encuentra su apoyo en varios indicadores de la encuesta.

Ganadores preferidos: Tudanca ha adelantado a Mañueco como presidente y el PSOE le saca cinco puntos al PP

Para empezar, y aunque la intención de voto declarado dibuja un empate técnico (con menos de un punto de ventaja para el PSOE), el sufragio socialista se ha movido al alza (con un margen de hasta dos puntos en voto más simpatía) mientras que el del PP sigue estancado con relación al anterior sondeo del mismo instituto, cerrado el 22 de enero. Además, desde entonces, la fidelidad de voto al PP ha caído cinco puntos y la fuga de electores populares en dirección a Vox multiplica por cuatro los trasvases en sentido contrario.

Asimismo, la percepción sobre quien ganará los comicios, aunque favorable al PP, ha caído casi diez puntos en pocos días (del 70% a menos del 62%). Y las preferencias sobre el ganador se han ampliado en beneficio del PSOE: si en enero la diferencia era de apenas dos puntos, ahora se eleva a cinco. Y, paralelamente, también ha cambiado la preferencia sobre el próximo presidente regional, hasta invertirse: si hace un par de semanas el popular Fernández Mañueco se imponía por un margen de casi seis puntos, ahora es el socialista Tudanca quien se pone por delante, con una ventaja cercana a tres puntos.

Otro de los factores que alimentan la incertidumbre es la participación. Según el sondeo, solo un 62% de los consultados irá a votar “con toda seguridad”. De confirmarse ese porcentaje sería el más bajo de todas las elecciones regionales en Castilla y León: tres puntos menos que en el 2015, cuando la participación tocó fondo, y casi nueve menos que en el 2019.

Aun así, la disposición a acudir a las urnas se sitúa cuatro o cinco puntos por encima entre los votantes del PP y Vox. Y el otro factor que puede acabar beneficiando a Mañueco es que uno de cada cinco electores de la derecha radical y uno de cada cuatro de Cs lo prefieren como presidente. Esa sería su reserva de voto potencial para decantar la balanza.





Source link