• Lun. Sep 26th, 2022
Etiquetas principales

El Gobierno sube el salario mínimo a 1.000 euros con la patronal en contra


Ha sido una negociación exprés, que ha requerido solo tres días y dos reuniones para desembocar en un acuerdo a dos bandas, dejando fuera a la patronal. Cuando el lunes aterrizó la propuesta del Gobierno de aumentar el salario mínimo profesional (SMI) a 1.000 euros, rápidamente los sindicatos abrazaron la cifra, que coincidía de pleno con sus objetivos, mientras que poco después la CEOE la rechazaba por unanimidad. Con estos mimbres, ayer salieron a escenificar la firma del acuerdo la vicepresidenta Yolanda Díaz y los secretarios generales de CC.OO., Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez.


Lee también

Jaume Masdeu

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE

Fue la escenografía de un acuerdo que supone que a partir del pasado enero, por tanto con carácter retroactivo, se cobrarán 1.000 euros brutos de salario mínimo por catorce pagas. Un aumento de 35 euros respecto al ya aplicado el pasado septiembre, y que supone un paso intermedio hacia el incremento del próximo año, cuando tiene que llegar al 60% del salario medio. Es el compromiso adquirido por PSOE y Unidas Podemos al formar la coalición de gobierno, y que ayer mismo ratificó de nuevo el Ejecutivo. Los expertos no han fijado aún con precisión la cantidad que supondrá este 60% del salario medio, pero se moverá en la franja de los 1.040 y los 1.060 euros.

Para que el aumento hasta los 1.000 euros sea efectivo, solo falta la aprobación formal del Consejo de Ministros, que tendrá lugar a lo largo de este mes.

“El salario mínimo sirve para mejorar la vida de la gente, aumentar los salarios más bajos, de gente sin convenio o de los sectores más vulnerables, y sirve también para elevar los salarios en general”, dijo la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, añadiendo que quieren un modelo de sociedad que no esté basado en salarios bajos. “Lo que queremos es un modelo de relaciones laborales que compita sobre el eje de la productividad y no sobre el de los bajos salarios”, insistió Yolanda Díaz.

“Queremos competir sobre el eje de la productividad, no el de los bajos salarios”, dijo Yolanda Díaz

Especificado el objetivo, los tres, la ministra y los dos secretarios generales multiplicaron afirmaciones para negar que la subida del SMI suponga una reducción del empleo, la crítica que más frecuentemente se le formula. Esa teoría es “ciencia ficción”, dijo Díaz. “Es empíricamente demostrable que no es verdad que la subida del SMI destruye empleo”, añadió Unai Sordo, añadiendo que los que mantienen esta tesis “no hablan de datos, sino de teología, de fe”. “El SMI no destruye empleo, es un instrumento para activar la economía”, remachó Pepe Álvarez.

Y a las afirmaciones les siguieron algunos datos. “En el sector agrario tenemos un récord de afiliados, con más de 840.000 ocupados. Lejos de ese mantra que se repite de que se destruye empleo, tenemos un récord de afiliaciones en la agricultura, a pesar de haber subido un 31% el salario mínimo hasta el año actual”, dijo Yolanda Díaz.

Es la tesis opuesta a la que mantiene la patronal, que el martes manifestó que el nuevo incremento del SMI es “inasumible” porque afecta especialmente a sectores vulnerables e intensivos en el uso de mano de obra, como la hostelería, la limpieza y la agricultura.

La tesis de la CEOE es que el aumento responde más a compromisos políticos, léase el acuerdo de la coalición de gobierno, que no a una lógica económica. De esta manera, se ha desmarcado de ese aumento, como también se opuso al decidido en septiembre pasado. En realidad, en septiembre ya quedó en buena parte balizado el acuerdo de hoy. También hay que tener en cuenta que, después de dar su aval a la reforma laboral, la patronal tenía que ir con cuidado antes de ofrecer lo que se podía entender como un nuevo apoyo al Ejecutivo.

“El SMI no destruye empleo, es un instrumento para activar la economía”, dice Pepe Álvarez

Sin embargo, la vicepresidenta Díaz quiso insistir en que, aunque las negociaciones hayan sido tan rápidas y que la patronal no haya subscrito el acuerdo, el diálogo social goza de una magnífica salud, que ha habido diálogo y que ha terminado con acuerdo de dos de las partes.





Source link