• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

El hospital Vall d’Hebron albergará un parque que conectará barrios


El campus sanitario de Vall d’Hebron, el más grande de Catalunya –ocupa 25.000 metros cuadrados en los que cada día se mueven más de 50.000 personas– dejará de ser la enorme barrera urbana que es ahora para convertirse en un complejo abierto a Montbau y Sant Genís dels Agudells e insertado en un parque forestal que dará continuidad a Collserola hasta la ronda de Dalt. El proyecto de remodelación del recinto, que comienza a hacerse realidad con las primeras actuaciones, así lo prevé.

Para desplegar el plan se derribarán los muros perimetrales. Los edificios obsoletos se eliminarán para ser sustituidos por otros integrados en el terreno de modo que el espacio interior quede ordenado y se generen nuevas áreas públicas que se llenarán de verde. Una gran transformación de largo recorrido con la que, más allá de mejorar las condiciones en que se desarrolla la actividad hospitalaria, investigadora y docente con nuevas o remodeladas instalaciones, se busca un buen encaje del conjunto con la ciudad.

Los nuevos edificios se semienterrarán
en el verde y éste será de tipo forestal y con bajo mantenimiento

“Vall d’Hebron no da la imagen arquitectónica del centro de referencia que es; esto nos lo dijo la dirección del hospital y es el punto de partida de nuestro trabajo”, constata, en conversación con La Vanguardia, Jordi Badia, de BAAS Arquitectes, estudio que con Espinet/Ubach Arquitectes ha proyectado la reordenación del complejo y su nuevo Instituto de Investigación (VHIR). “Al estar en la montaña –prosigue–, se colocaron edificios como se pudo, de modo disperso y en posiciones extrañas, sin una imagen común y con un sistema de calles laberíntico”. Además, añade, que muchos usuarios acudan en coche “genera un caos circulatorio”.

Proyecto de reforma del campus sanitario de Vall d'Hebron

Vista virtual aérea del futuro campus, repleto de verde e integrado en su entorno

BAAS & Espinet/Ubach

Los dos equipos de arquitectos se han propuesto mejorar la accesibilidad, eliminando el tráfico privado, construir un parque en el que los nuevos edificios queden semienterrados y abrir un gran acceso desde la ronda. Todo acompañado de la supresión de los muros y de las construcciones obsoletas actuales, principalmente de los módulos prefabricados que han proliferado por doquier y de la antigua escuela de Enfermería. “Es un proyecto muy ambicioso, un cambio de paradigma, pero que en realidad es sencillo de aplicar”, destaca Miquel Espinet, de Espinet/Ubach Arquitectes.

El espacio liberado se convertirá en un parque que, apunta Badia, “será de bajo mantenimiento, natural y dará continuidad al verde forestal existente”. En su interior se construirán tres edificios nuevos: el VHIR, el FUL (farmacia, urgencias no pediátricas y logística) y un gran atrio que dará entrada al complejo desde la ronda y enlazará los hospitales General y el Infantil y de la Mujer. 

La primera gran pieza de la remodelación, el nuevo Instituto de Investigación (VHIR), ya está en obras

El recinto se compondrá de diversos niveles que podrán recorrerse a pie en llano en calles horizontales y una rambla con escaleras mecánicas que los conectará en vertical y también permitirá el acceso al tercer hospital del campus: el de Traumatología, así como al resto de equipamientos.

Al otro lado de la ronda de Dalt, sobre las cocheras del metro, otro bloque de grandes dimensiones –36.600 metros cuadrados con hasta diez plantas– acogerá los servicios ambulatorios, excepto los pediátricos (consultas externas, gabinetes de exploración, hospital de día, diagnóstico por la imagen, extracciones y áreas administrativas). El proyecto está en fase de licitación. Su coste se estima en 70 millones de euros y se espera tenerlo listo en el 2024 o el 2025.

Foto XAVIER CERVERA 29/07/2020 losa de hormigón que hay justo enfrente del hospital de la Vall d'Hebron, donde hay un helipuerto y un aparcamiento BSM: y donde -esta previsto- q se ubique un nuevo edificio anexo del hospital de referencia, q serian consultas externas (ampliacion d instalaciones sanitarias)

Espacio, al otro lado de la ronda de Dalt, sobre las cocheras del metro, donde se alzará el bloque de servicios ambulatorios

Xavier Cervera

El nuevo VHIR –ahora repartido en varios edificios– ya se está construyendo. La primera piedra se puso justo antes del inicio de las pasadas fiestas navideñas. “Estará semienterrado y tendrá un lenguaje intemporal, muy simple, con pilares y terrazas abiertas y vistas al campus”, detalla Espinet. “Se integrará en el paisaje también gracias a que el hormigón tendrá el color de la roca del lugar, como si formase parte de la montaña”, añade. La construcción de este edificio, de 17.000 metros cuadrados, tiene un presupuesto de 36,6 millones y se prevé acabar a finales del 2023. Es la primera gran pieza de la reforma que se estrenará.

En un nivel inferior, a la altura del hospital de Traumatología, se alzará –mejor dicho, se esconderá porque estará en el subsuelo– el edificio FUL, que es la última pieza que se está diseñando. Constará de 28.700 m2 con cubierta ajardinada. Precisará de 90 millones y se espera abrir a finales del 2028.

Dos calles horizontales planas y una rambla vertical con ascensores estructurarán el interior del campus

Y en la parte más baja del campus, junto a la ronda, estará el gran atrio de entrada, otro elemento fundamental de la reforma. Será un edificio de doble altura con más de 21.000 metros cuadrados y grandes columnas en su frontal. En el nivel inferior albergará un auditorio, una sala de exposiciones, espacios de usos administrativos, cafetería… También dispondrá de un acceso al metro y al parking, así como cuatro paradas de autobús. 

“Delante irá una gran plaza pública adecuada al centro de referencia que es Vall d’Hebron”, comenta Badia. La parte superior del atrio será una gran área verde con una terraza desde la que también se accederá al hospital General, a la puerta principal, que quedará a ese nivel, sin escaleras. El proyecto sugiere cubrir la ronda para integrar mejor el edificio ambulatorio del otro lado. Ampliando un pòco el actual puente bastaría, apunta el arquitecto.

Imagen virtual del futuro Institut de Recerca de Vall d'Hebron (VHIR)

El edificio del Institut de Investigación de Vall d’Hebron (VHIR), ya en obras, se mimetizará con su entorno forestal 

BAAS & Espinet/Ubach

Para desplazarse por el interior del recinto se abrirán dos amplias calles horizontales planas –una a la altura del hospital de Traumatología y la otra del VHIR– con prioridad para los peatones y que conectarán con el viario de Montbau y de Sant Genís dels Agudells. En vertical, la rambla de escaleras mecánicas enlazará la ronda de Dalt con Collserola y, más allá del recinto hospitalario, facilitará, por ejemplo, que los vecinos de la parte alta de Montbau vayan al mercado de Vall d’Hebron. Este eje generará unas galerías subterráneas que se está estudiando aprovechar para comunicar los diferentes edificios del recinto sanitario sin tener que salir a la calle.

El tráfico exterior se ordenará mediante
un anillo para vehículos privados que también recorrerá una línea de bus de barrio

La circulación en vehículo privado por el exterior del campus se hará mediante un anillo que lo rodeará por las calles Arquitectura y Natzaret, la avenida Jordà y, por detrás del futuro edificio ambulatorio, siguiendo por Basses d’Horta y Granja Vella. Una línea de bus de barrio lo recorrerá. Otro anillo más pequeño, en Arquitectura, que en este tramo será un bulevar ajardinado, permitirá encochar y desencochar en el inicio de las dos calles interiores peatonales del recinto y también que las ambulancias y los vehículos de mercancías accedan al edificio FUL.

Lee también





Source link