• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

El Messi de los despachos, por Màrius Carol

Feb 10, 2022 , , , , ,



Los manuales de recursos humanos tienen establecidos decálogos de cómo despedirse de una empresa con elegancia y sin perder la compostura. Igualmente, cuando alguien es apartado de un puesto de alta responsabilidad, lo habitual es pactar una nota donde no solo se agradecen los servicios prestados, sino que además se intenta justificar la salida del ejecutivo explicando que ha decidido emprender nuevos retos. Por fortuna, el mundo del trabajo no es como Succession, la serie donde Logan Roy, el propietario de un imperio de medios de comunicación, echa a Kendall, su primogénito, diciéndole: “Sé que leíste muchos libros acerca de la administración de empresas, pero a veces el mando es una competencia del que la tiene más grande”.

En los ceses, incluso cuando el despedido se siente maltratado, se recomienda controlar las emociones, poner buena cara y agarrarse a las perífrasis retóricas. Todo ello resulta un ejercicio de civilización, pues permite tranquilizar a los que se quedan y facilita pasar página al que se va.

Reverter estuvo veinte años en Media Markt y no ha aguantado ni ocho meses en el Barça

En este sentido, ha presentado su dimisión el director general del FC Barcelona, Ferran Reverter, que dejó su cargo de consejero delegado de una multinacional como Media Markt, tras veinte años en una compañía en la que había ido ascendiendo por su rigor profesional y por los buenos números de la compañía. Cuando firmó por el Barça nadie discutió el nombre y el propio presidente lo definió como el Messi de los despachos. El aficionado pensó que su templanza y racionalidad eran el contrapeso perfecto al carácter impulsivo y emocional de Joan Laporta. Pero Reverter ha estado menos de ocho meses en el cargo. Y lo ha justificado con la perífrasis retórica al uso, que dice mucho de su señorío, pero que no aporta nada a la causa de la dimisión, y llena de preocupación a la masa social: “Quiero centrarme en el propósito por el que volví a Barcelona, que es dedicar más tiempo a proyectos personales y familiares”.

Todo apunta que había serias discrepancias entre Laporta y Reverter. Y es evidente que estaba en discusión el modelo de gobernanza. Lo que está claro es que una entidad con los ingresos y la deuda del Barça no puede llevarse como una peña de amigos.





Source link