• Mar. Sep 27th, 2022
Etiquetas principales

El nerviosismo se instala en el PP ante los malos augurios de las encuestas


“Después de las elecciones en Castilla y León nos dedicaremos a gestionar el éxito”. Es la afirmación de un alto dirigente del PP, cuando Alfonso Fernández Mañueco convocó las elecciones para el domingo. Ahora, cuando quedan 24 horas de campaña, el panorama es tan incierto que el nerviosismo se ha adueñado del PP, y en Génova no saben si lo que tendrán que gestionar a partir del domingo será un triunfo que sabrá más a derrota que a éxito.

Bien se sabe que el PP es ciclotímico y lo que en un momento se ve con la mejor de las perspectivas, a las semanas hunde la moral de sus dirigentes, que vaticinan los peores augurios de futuro. Pero en este caso esos augurios vienen en forma de encuesta, que reflejan, todas ellas, una bajada considerable del PP desde que empezó la campaña hasta el punto de que hay quienes vaticinan un gobierno del PSOE.

Que Mañueco se vea obligado a gobernar en coalición con Vox sería un revés para las expectativas de Casado

Pero los que más conocen los datos y al partido aseguran que no, que eso no ocurrirá, que “solo hay dos opciones. La primera, gobernar en solitario, que es a lo que Fernández Mañueco y Pablo Casado aspiran”, con la fórmula que ya se conoce en el PP como “hacer un Ayuso”, es decir no conseguir la mayoría absoluta pero si un resultado que haga imposible la formación de un gobierno de izquierdas, con lo que con la sola abstención de Vox, el candidato del PP sería investido; y la segunda, gobernar en coalición, se supone que con Vox. Mañueco no aclara nada cada vez que se le pregunta, aunque en el debate del miércoles, llegó a decir, “o con el PSOE”.

La cúpula del PP, con Pablo Casado y Teodoro García Egea al frente saben que ese es el escenario y las dos posibilidades, y son conscientes de que si bien apuestan por el primero, deben estar preparados para el segundo, que supondrá un duro revés para las aspiraciones del presidente del PP de cara a unas elecciones generales, ya que un gobierno de coalición con Vox lastraría las expectativas de Casado.


Lee también

Asier Martiarena

Horizontal

Pero la primera posibilidad, el gobierno en solitario, sigue siendo posible, aseguran las fuentes del PP consultadas, que discuten lo que reflejan las encuestas: “No hay una tendencia a la baja del PP, sino que las encuestas que ahora dan unos resultados por provincias, corrigen sus propios datos, al tener en cuenta a los partidos pequeños”. Pero ese es un problema de las encuestas, no del PP, aseguran, aunque con ello no calman las malas perspectivas que entre los cargos medios del PP se auguran para el domingo.

Mientras, el PP de Castilla y León trata de imponer cordura y asegura que al igual que no eran verdad cuando las encuestas dieran al PP la mayoría absoluta, o muy cercana –la cifra mágica son 42 escaños–, tampoco ahora los datos que poseen les otorgan los 32 escaños que vaticinan algunos sondeos.

En el PP de Castilla y León, y en la cúpula del PP se sigue barajando la horquilla de entre 35 y 38 escaños, y con esos 35, el PP cree que ya podría salir adelante su gobierno en solitario, aunque la aspiración es no estar en la parte baja de la horquilla, sino en torno a los 36 diputados.

Pero las alarmas han saltado y ya hay quien comienza a levantar las espadas, y todos empiezan a buscar culpables sobre lo que está pasando.





Source link