• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

El país no da la talla, por Màrius Carol

Feb 11, 2022 , , , ,



El semanario The Economist publica anualmente un índice sobre la calidad democrática de los países y en la clasificación de este año España se ha situado por debajo de los 8 puntos, lo que supone que pasa a engrosar el grupo de los estados de “democracia defectuosa”. El ranking lo lidera Noruega, con 9,75 puntos y España cae del puesto 22 al 24, pero saliendo del grupo de “democracias plenas”. La mayor bajada corresponde al Reino Unido, lo que la sitúa a un paso de perder la máxima calificación. Si en ediciones anteriores, el tratamiento judicial del conflicto catalán había restado décimas a España, esta vez ha sido el bloqueo del Consejo del Poder Judicial el causante definitivo de este salto de categoría. El país queda fuera de la Champions de las democracias y eso es un mal asunto. Y sobre todo un descrédito.

España pierde la categoría de “democracia plena”, según ‘The Economist’

Coincide esta noticia con la aparición del libro Vida plena, vida buena (Libros de Vanguardia), de Santi Vila, que es una mirada ética a nuestro tiempo y una reflexión sobre la democracia. Vila advierte que, como las personas, también las democracias ponen a prueba su calidad moral en circunstancias extremas. Y pone como ejemplo los tics autoritarios y la falta de escrúpulos de algunos gobiernos durante la pandemia, creyendo que las medidas podían justificarse simplemente con el apoyo de la mayoría parlamentaria. El autor se refiere también al proceso soberanista, cuya experiencia ha acreditado que resulta tan infantil identificar democracia con el ejercicio al derecho a voto, como convertir cualquier mecanismo de reforma constitucional en un viaje fatal e imprevisible a ninguna parte. E incluso se remite a la sentencia de Manuel Marchena a los presos del procés , donde el juez advierte que, por el trasfondo político, lo que se juzgó no tenía que haber llegado a los tribunales.

El último golpe bajo a la democracia es el bloqueo del PP al Consejo del Poder Judicial, que impide su renovación. Como escribió Victoria Camps, “la democracia no solo precisa de instituciones sino también de ciudadanos”. Y como tales nos toca exigir a nuestros políticos que se atrevan a pactar. Aunque solo sea para que no nos hagan pasar vergüenza. Vergüenza democrática.





Source link