• Jue. Oct 6th, 2022
Etiquetas principales

El PP intenta erosionar la imagen de buen gestor de Puig y le ataca por las condenas en sanidad


El PP valenciano quiere desmitificar la gestión de la pandemia que parece haber encumbrado a Ximo Puig. Con unos datos relativamente buenos -aunque la Comunidad Valenciana padeció mucho tras las navidades de 2020- y con una rápida respuesta con el alquiler de aviones y barcos para traer material, la imagen del mandatario valenciano ha salido reforzada de la crisis sanitaria global.

Con todo, en el PP creen que, durante esta época, se cometieron muchos errores y hay motivos de sobra para atacar y cuestionar la labor de Ximo Puig. En ello se centró ayer, en la primera sesión de control del año, la síndica del PP, María José Catalá.

Trabajo demoscópico

En las encuestas que maneja el PP, la sanidad es una de las principales preocupaciones de los valencianos

Los populares sustentan sus movimientos en estudios demoscópicos y estos les apuntan que la sanidad se ha convertido en una de las principales cuestiones que preocupan a la ciudadanía. Por ello, no dudaron en inaugurar el periodo de sesiones censurando la gestión de la pandemia.

Catalá se apoyó en las sentencias que condenan a la Generalitat Valenciana a pagar por «fallar al personal sanitario, por no protegerlos cuando pusieron en riesgo su vida para salvar la nuestra». Además, la dirigente del PP afeó al presidente que hubiera «abandonado a su suerte no vacunando a los sanitarios por el sólo hecho de trabajar en la sanidad privada». «Sectarismo, puro y duro», enfatizó.

Propuesta

Catalá pide a Puig que «por decencia y dignidad» no recurra la sentencia que obliga a indemnizar al personal sanitario

En esta línea, la también secretaria general del PPCV reclamó a Puig que, «por decencia y dignidad», apoye a los sanitarios y acate la sentencia que le condena por no protegerlos. Catalá reclamaba que no se recurriera la sentencia que obliga al Consell a indemnizarlos.

Tampoco es de recibo, argumentó, que se esté reclamando parte de la paga extra a los sanitarios que anunció en Les Corts. «Es una vergüenza que se pida este dinero mientras se gastan 450 millones de euros en sus chiringuitos», apuntó.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, durante la sesión de control.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, durante la sesión de control.

Les Corts Valencianes

En la réplica, el jefe del Consell aseguró que el Gobierno que él preside «respetará siempre cualquier decisión judicial» y, recordando lo sucedido en la votación de la reforma laboral, argumentó que «las reglas del juego siempre hay que respetarlas, ganes o pierdas».

Así, indicó que el Estado de Derecho permite recurrir las sentencias que se consideran que no son correctas y así lo hará la Generalitat.


Lee también

Hèctor Sanjuán

Horizontal

Puig también defendió que se cumplió «escrupulosamente» la estrategia de vacunación del ministerio, «vacunando siempre primero a los más vulnerables sin discriminación, en la sanidad pública y en la privada».

Por ello, lamentó que la oposición esté en un «boicot permanente, intentando quebrar la recuperación económica y social de la Comunidad». Puso como ejemplo la polémica de los fondos europeos cuando, deslizó, que «ahora sería el momento de intentar apoyar al Gobierno para salir de la peor crisis de la historia».

No obstante, los puentes están totalmente rotos, lejos de aquellos acuerdos para la reconstrucción que se firmaron al inicio de la pandemia. Catalá lo corroboró: «Con 79 condenas por no dar información, ¿cómo quiere que arrimemos el hombro?».

Relevo en Compromís

El debut de Papi Robles como síndica de Compromís evidencia que, de momento, no se va alzar en tono en Les Corts

Amén de esta voladura de puentes, provocada en parte por el inicio de la larga precampaña electoral que se prevé, el nuevo periodo de sesiones dejó claro que Compromís, pese al cambio de síndic, no tiene previsto alzar en tono en Les Corts. Al menos, de momento. 

La nueva portavoz, Papi Robles, en su estreno, mostró su sintonía con las políticas del Botànic y dejó clara su apuesta: «Como mujer, madre y valenciana solo puedo pensar que si aquellos de allá (señalando a la bancada de la derecha) vuelven, aquí volveremos a tener recortes, mangoneos y odio en nuestra sociedad». Una intervención que fue catalogada de «masaje» a Puig desde los escaños del PP y que fue muy bien recibida por el dirigente socialista.

Incluso la pregunta de la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, más comprometida para Puig por cuestionar proyectos para implantar macroplantas fotovoltaicas en Castellón, fue de guante blanco.


Lee también

Hèctor Sanjuán

Horizontal

A todo ello, en la sesión de control se le añadió un último apunte significativo. Ante las prisas de la portavoz de Vox, AnaVega, por convocar elecciones, Puig le contestó: «Usted tranquila, no va a haber elecciones próximamente».

Parece que la posibilidad del adelanto electoral se difumina ante un Gobierno que intenta centrarse en ejecutar el presupuesto más importante de la historia y sacar el máximo provecho al maná de los fondos europeos.





Source link