• Lun. Oct 3rd, 2022
Etiquetas principales

El PSC lamenta la «farsa» protagonizada por Borràs en el caso Juvillà y le exige una «reflexión»



Los socialistas catalanes están muy preocupados por el «espectáculo esperpéntico» que se ha desarrollado esta semana en el Parlament de Catalunya a raíz de la inhabilitación del ya exdiputado Pau Juvillà y acusan a la presidenta de la Cámara, Laura Borràs, de «mentir» no solo a la Mesa y a los diputados sino a toda la ciudadanía.

Hoy mismo se ha publicado en el Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya que Juvillà dejó de ser diputado el viernes 28 de enero, en cumplimiento de la resolución de la Junta Electoral Central que le retiraba el acta de forma inmediata, por lo que el grupo del PSC-Units per Avançar considera que todo lo que ha sucedido después (la suspensión de la actividad parlamentaria por una recomendación de la Mesa, el dictamen aprobado en la comisión del Estatuto del Diputado y el pleno celebrado ayer para defender que Juvillà seguía siendo diputado pese a no haber sido convocado) es el resultado de un intento de Borràs de no asumir la realidad.

«Hay que reconocer la verdad aunque sea dura de aceptar», ha afirmado Romero, que ha criticado que Borràs pretendiera que estaba desobedeciendo un mandato que «desde el primer día» estaba acatando, porque no hay margen en una institución democrática, ha destacado la portavoz socialista, para dejar de «cumplir la ley». «La democracia existe porque hay leyes, que se pueden modificar por los canales reglamentarios», ha enfatizado Romero.

Ante la falta de la debida información por parte de la presidenta y la ruptura de la «cadena de confianza» que se ha producido en el seno de la institución, los socialistas hacen un llamamiento a Borràs para que «reflexione» sobre su actuación en estos últimos días, que ha dado una «imagen penosa» de la actividad política a la ciudadanía.

Romero ha recordado, en este sentido, que si Juvillà no era diputado, como se ha oficializado hoy en el BOPC, desde el 28 de enero, lo que ha sucedido desde esa fecha en el Parlament es «un engaño con todas las de la ley», por lo que la denegación del voto por «conflicto de intereses», que fue el argumento utilizado en el pleno de ayer por Borràs, no se corresponde con la realidad y debería llevar a la presidenta a asumir su «responsabilidad»  y a una reflexión conjunta con la secretaria general del Parlament, Esther Andreu, que, al fin y al cabo, ha subrayado, ha sido «nombrada por ella». «Nos hemos visto obligados a participar en un teatro del que no queríamos formar parte», ha concluido la portavoz del PSC.

Lee también





Source link