• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

El PSOE advierte que las rebajas fiscales del PP implicarán “recortes” en sanidad y educación



La “justicia social y fiscal” es una de las banderas socialdemócratas que Pedro Sánchez agita para tratar de frenar la ola de cambio que impulsa Alberto Núñez Feijóo. El presidente del Gobierno advierte en cada mitin que las “rebajas fiscales generalizadas” que a su juicio impulsa el líder del Partido Popular, implicarán “recortes” sociales, en la sanidad y educación públicas y en las pensiones. Y esta es la misma respuesta que ha trasladado este lunes la dirección del PSOE ante el anuncio del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, de suprimir el impuesto de Patrimonio y adelantar la rebaja del tramo autonómico del IRPF, siguiendo la estela de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

La portavoz de la ejecutiva del PSOE, la ministra Pilar Alegría, ha advertido así que la supresión del impuesto de Patrimonio en Andalucía anunciada por Moreno Bonilla, “solo va a afectar al 0,2% de los andaluces”. Para los socialistas, justamente a los ciudadanos con las rentas más altas. “Lo que sí va a afectar a todos los andaluces es el recorte que van a sufrir en todo lo referido al estado de bienestar, en sanidad, en educación y en distintas políticas públicas para poder suprimir ese impuesto”, ha alertado.

La estrategia de Pedro Sánchez de confrontar su proyecto político con el de Feijóo y de plasmar una imagen de unidad del todo el PSOE ante las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo, sufrió ayer no obstante una incómoda alteración, después de que el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, expresara ayer sus críticas, en una entrevista en El Mundo, al cargar contra “las compañías” de Sánchez en el Gobierno y en el Parlamento, y discrepar de la categoría de “insolvente” que el jefe del Ejecutivo atribuye al líder del PP.

La ministra Pilar Alegría, desde Ferraz, se ha aferrado al “mensaje claro y evidente” que Sánchez logró plasmar el pasado sábado en Zaragoza, en el consejo de política federal que reunió a todos los presidentes autonómicos del PSOE, de unidad absoluta para afrontar el nuevo ciclo electoral. Tanto “la imagen de unidad” que evidenció el acto, como las propias resoluciones que se aprobaron en el cónclave socialista, según Alegría, reflejaron “la absoluta unidad y fuerza” del PSOE ante unas elecciones en las que salen “a ganar y a por todas”.

Alegría ha evitado confrontar públicamente con Page desde Ferraz, para no alimentar la polémica interna. Pero en Ferraz las críticas del presidente de Castilla-La Mancha han sabido a cuerno quemado, como en otras muchas ocasiones precedentes. Fuentes socialistas han criticado “el momento y la oportunidad” de las palabras de Page, tras el acto de unidad celebrado el pasado sábado y en el que él mismo participó, como todos los presidentes autonómicos y líderes territoriales socialistas. En Ferraz denuncian las “guerras en solitario” que atribuyen a Page, y recuerdan que en la reunión interna que celebraron con Sánchez el sábado también pidió la palabra, pero no expresó ninguna de las críticas que luego ha lanzado en público.

En Ferraz reconocen que “cada comunidad autónoma tiene su idiosincrasia y cada presidente tiene su perfil”. Pero Page, de nuevo, ha conseguido irritar a Sánchez y a la dirección del PSOE, con unas declaraciones que consideran que se podía haber ahorrado y que entienden en clave electoral, ante su próxima cita con las urnas en la que necesitará reunir de nuevo una mayoría absoluta para poder revalidar el cargo de presidente de Castilla-La Mancha.





Source link