• Dom. Oct 2nd, 2022
Etiquetas principales

¿es legal que te suban el alquiler con el IPC?

Feb 9, 2022 , , , ,


Los meses pasan y la inflación alta persiste. Un 5,5% interanual en noviembre, el 6,5% en diciembre, otro 6% en enero… A los inquilinos el dato se les atraganta si les toca actualizar la renta. Sin mayor margen, la gran solución pasa por negociar con el propietario y probar suerte, pero también por leer al detalle el contrato para que no se apliquen subidas que no corresponden.


Lee también

Eduardo Magallón

Un inversor consulta índices en un ordenador

“Actualizar con el IPC es por regla la opción más usada en los contratos. No ha sido un tema del que se hable en una década, pero ahora surge la preocupación”, contextualiza Ricardo Sousa, consejero delegado de Century 21 en España y Portugal. ¿Es inevitable la subida tan alta? “La ventaja en un mercado atomizado como el español con muchos propietarios es que hay flexibilidad”, responde sobre una posible rebaja. “No es una subida obligatoria. Es perfectamente posible negociar”, incide Enric Aragonès Jové, portavoz del Sindicat de Llogateres de Catalunya. En su propio caso, del 5,5% que tocaba subir en su contrato en noviembre lo rebajó al 2,5% con el dueño, ejemplifica.

Condiciones

Antes de aplicar una subida, el propietario o quien gestione tiene que notificar de cuánto es y desde cuándo

En términos generales, cuando hay un incremento del alquiler se tiene que notificar de antemano desde cuándo se subirá y cuánto. No puede ser retroactivo si se hace tarde, y se hará anualmente. Antes que nada hay que leer el contrato, porque es posible que directamente no se pueda subir o que no se pueda aplicar el IPC. “Hay contratos que no prevén nada… Antes [en contratos firmados hasta del 1 de abril del 2015, detalla el Sindicat] se podía subir igual sin que lo dijeran. Pero ahora si no lo prevén no se puede aumentar la renta”, dice Joan Company, presidente del Consell Català de Col·legis d’Agents de la Propietat Immobiliària. 

En los contratos recientes, de junio del 2019 en adelante, Aragonès Jové alerta de que si el contrato recoge una subida anual pero no especifica que debe hacerse con el IPC ,se toma como referencia el índice de garantía de competitividad (IGC), tal y como recoge la ley de Arrendamientos Urbanos. Este índice está topado al 2%, y su última referencia es el 1,95%, recoge el INE, tres veces menos que el avance de los precios. “Hay que revisar que no se hagan trampas legales”, sigue. En estos supuestos –sin subida recogida en contratos nuevos o sin especificar el IPC–, el inquilino sale ganando.


Lee también

Raquel Quelart

El 23% de las compraventas de segunda mano realizadas en el 2021 tuvieron como objeto la inversión


Lee también

Luis Federico Florio

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el bono para ayudar a los jóvenes en el pago del alquiler. Dotado con una partida de 200 millones de euros en los presupuestos del 2022, dará hasta 250 euros mensuales a los inquilinos que cumplan ciertos requisitos.

Si está bien recogida el alza con la inflación y se considera excesiva, hay que negociar una rebaja o congelación. Mejor tomar la iniciativa si el arrendador no dice nada. No hay cifras mágicas de a cuánto bajar: dependerá de lo que el inquilino pueda asumir. El problema es que el propietario no siempre está dispuesto. Guifré Homedes, director general de Amat Immobiliaris, comenta a partir de las viviendas que gestiona, más para perfil medio-alto y situadas en Barcelona, que “en el 99% de los casos se está aplicando tal cual” porque, en un mercado regulado como el local, “para el propietario es la única oportunidad de actualizar el valor de la renta”. En el caso de grandes actores, tampoco se suele entrar en la negociación individual, el ir caso a caso, aseguran desde Century 21.

Cálculos de Idealista cifran en 497 euros anuales el incremento en una vivienda media con el IPC de enero (6%). “Para muchas familias puede ser una diferencia muy importante. Hay aumentos a los que no pueden hacer frente”, dice Aragonès Jové, que pide establecer limitaciones por ley. En este sentido, Company explica que en el caso de contratos de locales sí suele haber topes en las subidas, ya que se entra más al detalle en las cláusulas, pero no se replica en las viviendas.

Todo llega justo con un panorama empinado. Fuentes de Idealista señalan que “la tendencia de caída de precios que vino con la pandemia ha terminado”. A eso se suma “un descenso significativo de la oferta por el regreso de las personas que dejaron las ciudades para teletrabajar fuera, que vuelven y van acabando con el stock disponible, y por el control de precios vigente en Catalunya, que lleva pisos al mercado de venta o los saca del mercado”.

20/03/2009 15:35:52 Pie de foto: FOTO:MANE ESPINOSA.JOVEN EN UN PISO DE ALQUILER

Una mujer en un piso de alquiler, en una imagen de archivo

Mané Espinosa

¿Qué pasa en supuestos donde no hay contrato? Obviando la inseguridad y desprotección que genera para las partes, “el lado positivo en el mercado informal es que hay mucho diálogo y más flexibilidad”, dice Sousa, que agrega que en el caso español hay mucha más informalidad, incluso en las grandes ciudades, que en otros países europeos.

Subidas de hasta 600 euros

Según las cifras de Idealista, en términos absolutos los incrementos más elevados con el escenario de enero (inflación del 6%) se darían en San Sebastián y Bilbao, con 612 euros anuales que sumar para el inquilino, seguidas de Barcelona (594 euros) y Madrid (576 euros). Lógicamente, es donde la media de los alquileres estaba más elevada, partiendo desde los 850 euros de la capital hasta los 901 de las ciudades vascas. El golpe sería más asumible en Ciudad Real, Cuenca o Teruel, donde los incrementos rondan los 21 euros mensuales, equivalentes a 252 euros en el conjunto del ejercicio.


Participa en el Debate

Participación

El Debate de los Lectores sobre la economía familiar.






Source link