• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

estas son las señales que te manda y debes conocer

Ene 1, 1970 , , , , , ,


Que te guste acariciar a tu gato es algo normal. Lo quieres y te encanta mimarlo, pero antes deberás conocerlo y entender su lenguaje corporal. “Si queremos a nuestro gato debemos comprender sus pautas de comportamiento y sus códigos de comunicación”, afirma Laia Salvador, experta en felinos que lleva años dedicada a mejorar la convivencia de los pet parents y sus animales. También debemos conocerlos antes de acariciarlos, ya que su forma de dar y recibir cariño no es la misma que la de los humanos.

“Los gatos tienen otras maneras de expresar cariño y afinidad”, afirma. Y es que para ellos no es tan importante el contacto físico con nosotros para tener una buena relación. “El mayor contacto físico que tienen es rozarse, lamerse y amasarse, y no tiene nada que ver con nuestras muestras de cariño”, asegura Salvador. “El problema no es de afecto, es de comunicación. Para los humanos, besar, abrazar y achuchar son muestras de cariño, mientras que para los gatos pueden ser consideradas como una agresión”, dice.

Para los humanos, besar, abrazar y achuchar son muestras de cariño, mientras que para los gatos pueden ser consideradas como una agresión”


Laia Salvador

Laia SalvadorExperta en conducta felina

Señales de que sí quieren caricias

El objetivo de una caricia debe ser siempre el disfrute de ambas partes, tanto de quién la da como de quien la recibe. Nuestro gato puede mostrarse arisco o agresivo ante las caricias por varios motivos: “Porque no le guste la persona que los acaricia, la zona donde lo acaricia, la forma en que lo hace o hasta el tiempo que dura. Además, no a todos los gatos les gusta que los toquen”, explica la experta en felinos.

¿Cómo se muestra un gato que sí quiere recibir caricias? Existen una serie de señales que debemos tener en cuenta. Algunas de ellas son acercarse lentamente con la cola levantada y la puntita doblada, rozarse y acercar la parte del cuerpo que quiere que le acaricies -por ejemplo, la cabeza ladeada, el lomo o la base de la cola alzada- y la tripa al descubierto. Si, además, se comporta así ronroneando, con los ojos cerrados o con una aparente sonrisa y amasando con sus patas delanteras, nos indica que quiere contacto.

Las cuatro premisas que cumplen las caricias positivas

Las cuatro premisas de las caricias positivas

Las cuatro premisas de las caricias positivas

ULTIMA – LA VANGUARDIA

Para tocarlo, debemos conocer a nuestro gato, saber el grado de tolerancia a las caricias que tiene y las zonas donde le gusta ser acariciado. “Debemos tener en cuenta cuatro premisas básicas para que nuestros gatos consideren las caricias como positivas: que sean previsibles: no queremos que los gatos se asusten; que sea permitidas: si no nos dejan, no los tocaremos; que sean placenteras: tienen que disfrutar con ellas y debemos parar antes de que se incomoden; y la más importante, que sean productivas”, enumera Salvador.

Antes de acariciar a los gatos debemos preguntarnos: ¿qué estamos reforzando con este mimo? “Si nuestro gato está tranquilo y lo acariciamos, reforzamos esa tranquilidad. Pero si lo hacemos cuando está asustado, a lo mejor reforzamos algo que no queremos… Por eso, antes de acariciar, nos haremos la siguiente pregunta: ¿qué estamos reforzando? Si no lo tenemos claro, es mejor no acariciar”, aconseja la adiestradora de gatos.

Dónde le gusta que le toquen

En el caso de que le guste ser acariciado, generalmente las zonas en las que recibe mejor las caricias son las mejillas, la frente y el lomo. Y en las que menos, en la tripa y en las patas, “pero depende de los gustos de cada gato. Al acariciarlos, además de las zonas de su cuerpo, debemos tener en cuenta si son caricias largas o cortas, a contrapelo, darle golpecitos, rascarle, la hora del día…”, comenta la experta en felinos. Se trata no solo de comprender y respetar el comportamiento de los gatos, sino también de conocer las particularidades del nuestro y estar muy atentos a sus reacciones.

Señales de que tu gato no disfruta

Tal y como mostramos en el vídeo, cuando el animal no está cómodo con nuestras caricias, también nos lo hará saber. Si vemos que mueve la cola de un lado a otro con contundencia, tiene las orejas ladeadas o casi plegadas sobre su cabeza, el ceño fruncido y se aparta o toma distancia cuando lo estamos tocando, son muestras de que no le están gustando nuestras caricias. “Si no somos capaces de leer estas señales y seguimos insistiendo, al gato no le quedará más remedio que emitir señales más explícitas y convincentes, como bufar, morder e incluso marcharse”, advierte la educadora felina.

5 señales que te manda tu gato cuando no disfruta de tus caricias

5 señales que te manda tu gato cuando no disfruta de tus caricias

ULTIMA – LA VANGUARDIA

Si a nuestro gato no le gustan nuestras caricias, hay que saber parar a tiempo. “La caricia debería ser un premio para el gato. Si el animal no quiere que lo toque, debemos respetarlo, nunca insistir”, asegura Salvador. Tampoco debemos reñirlo porque no le gusta, ni acariciarlo cuando no se lo espera ni obcecarnos en enseñarle a que sea cariñoso tal y como nos gustaría, es decir, como si fuese un humano. Debemos entender su propia naturaleza antes de caer en la tentación de acariciarlo sin pensar en él.

“Del mismo modo que a los humanos no nos gusta que nos fuercen a ser besados o manipulados, a los gatos tampoco. ¿Podemos enseñarle a un humano a que le guste que lo manipulen cuando no está cómodo? ¿Qué sentido tiene?”, reflexiona Salvador. La clave es que tanto el pet parent como el gato disfruten de las caricias –si es que realmente le gustan– para que el vínculo entre ambos sea el mejor posible.

#MejorconmiGato

La vida en compañía de tu gato es mucho mejor, y queremos ayudarte a fortalecer ese vínculo tan único que os une. Por eso, te ofrecemos consejos que te servirán para entenderle mejor y crear un lenguaje común.

En Ultima, como marca experta en nutrición para gatos, nos comprometemos a contribuir a su bienestar con recetas elaboradas con ingredientes de alta calidad y adaptadas a sus necesidades nutricionales en cada etapa de vida.

Porque si él está feliz y en forma, vuestra vida juntos también es mejor.

Descubre más en Ultima.es





Source link