• Dom. Oct 2nd, 2022
Etiquetas principales

Fichajes frescos para una final encubierta, por Santiago Segurola


El mercado de invierno ha propuesto fichajes a largo, medio y corto plazo, según las necesidades que los clubs europeos han considerado. El Barça ha añadido una categoría que excede al corto y al cortísimo plazo. Ha fichado para hoy, fecha de su partido con el Atlético de Madrid, el primero que se disputa después del cierre de operaciones mercantiles.

En el múltiple escenario que se mueve el Barça, con desafíos que le atraviesan por todos los costados, ninguno es más inmediato que esta final encubierta a mitad de temporada, frente al adversario que más compromete ahora mismo su acceso a la próxima Liga de Campeones. Era menos previsible el errático rumbo del Atlético, campeón de la última edición, que el del Barça, sometido desde hace tiempo a un duro proceso de reconstrucción.

El Barça necesitaba como el comer estrenar nueva línea atacante para mejorar su producción goleadora

A estas alturas sorprende la escasa distancia entre los dos equipos, el punto que el Atlético tiene de ventaja. Con una plantilla larga y experta, dirigida por un entrenador que es más que un entrenador –acaba de cumplirse el 10.º aniversario de la contratación de Simeone–, el Atlético de Madrid comenzó la temporada como favorito. El regreso de Griezmann se interpretó como el factor que redondeaba al equipo campeón. No ha sido así. El Atlético ha atravesado esta temporada los peores momentos de la era Simeone.

Por tradición, los Barça-Atlético son partidos de pantalón largo, marcados en los últimos 30 años por el antagonismo de estilos y las inolvidables referencias históricas. Frente al Atlético, el Barça ha ofrecido algunas de las mejores actuaciones que se le recuerdan, incluida la épica de la remontada poco adscrita al carácter del equipo. ¿Quién puede olvidar el célebre 5-4 que sepultó el póker de goles que marcó Milinko Pantic en el Camp Nou, escenario donde el Atlético conquistó en el 2014 el campeonato de Liga, el primero con Simeone al frente del equipo?

GRAFCAT2222. BARCELONA, 02/02/2022.- El jugador Adama Traoré durante su presentación como nuevo jugador del equipo azulgrana, club al que llega en calidad de cedido procedente del Wolverhampton Wanderers inglés. EFE/Enric Fontcuberta

El extremo Adama Traoré es uno de los refuerzos de invierno del FC Barcelona

Enric Fontcuberta / EFE

Tampoco esta vez será un buen partido cualquiera. El Barça, que se ha acostumbrado a perder los partidos contra los jerarcas nacionales y extranjeros –Real Madrid, Atlético y Bayern–, necesita revertir con urgencia esa deriva. Hace un mes, se enfrentó y perdió con el Real Madrid en la semifinal de la Supercopa. Dijo mucho del estado del Barça que la crítica y la hinchada elogiaran la respuesta del equipo, a pesar de la derrota.

Aquel encuentro fue una broma en comparación con el de hoy, crucial para los dos contendientes, y especialmente para el Barça. No se puede permitir un resbalón que devolvería al equipo y al club a un inquietante estado, tanto en la clasificación como en el ambiente. En su estado de necesidad, la victoria es imperativa.

Los fichajes de Ferran Torres, Adama Traoré y Aubameyang se han analizado desde todos los puntos de vista posibles. Se les ha adjudicado la etiqueta de operación anti Dembélé, y no es descartable que así sea, pero la triple operación resultaba necesaria por un motivo estrictamente funcional. Con la delantera que comenzó la temporada, pocos creían en las posibilidades de alcanzar un puesto entre los cuatro primeros de la Liga.

El Barça ha apostado al largo plazo con Ferran Torres. No es el caso de Adama Traoré y Aubameyang. Los necesitaba aquí y ahora, a préstamo o como se pudiera. Se habla de un desequilibrio entre el alto número de delanteros y las carencias en otras líneas, especialmente en la defensa. La realidad se ha impuesto. Los problemas defensivos del Barça son notorios, pero ha sido su magra producción atacante la que más le está dañando. En febrero, frente al rival que le disputa un lugar en el cielo europeo, estrena nueva línea de ataque. La necesitaba como el comer.





Source link