• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Fondos europeos a medio gas, por Editorial

Feb 10, 2022 , , , , ,



La propia vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha reconocido que España­ ha gestionado y distribuido menos de la mitad de los fondos de recuperación europeos Next Generation EU. En el 2021 se habría ejecu­tado el 45%, lo que equivale a 11.000 millones de euros de los cerca de 24.000 millones que figuraban en los presupuestos generales del Estado del pasado año. El Banco de España había­ hablado hasta ahora de tan solo un 21%. Pese a este lento proceso de implementación, la cantidad de dinero distribuido en diferentes proyectos de inversión produce vértigo por su elevada cuantía.

La vicepresidenta Calviño asegura que este año se alcanzará la velocidad de crucero en la ejecución de los fondos. Habría sido un ejemplo de buena gestión y eficacia, en cualquier caso, que en el 2021 se hubiera cumplido con lo previsto en lugar de quedarnos a mitad de camino. La economía española ha pagado ese retraso con un menor impacto en el crecimiento del producto interior bruto (PIB) y del empleo.

Más que la rapidez de ejecución hay que asegurar que cumplen bien su función

Tanto o más importante que la rapidez en la gestión de los fondos europeos, sin embargo, es que lleguen al destino previsto y se inviertan en proyectos realmente útiles, tanto desde el punto de vista social como económico, y que sean capaces de impulsar la transformación energética y tecnológica que necesita el país. La oportunidad que representan para el progreso del país es histórica.

Las críticas del Partido Popular al Gobierno por el reparto presuntamente partidista de los fondos de recuperación europeos, que ha hecho llegar hasta la propia Comisión Europea, parecen encuadrarse en su constante estrategia de acoso y derribo del presidente Sánchez más que ajustarse a la realidad de los hechos. Desde Bruselas apenas ha habido reacción a esta denuncia y, por el momento, sus funcionarios avalan la gestión de dichos fondos de recuperación que lleva a cabo el Gobierno español.

En su campaña contra el presidente Sánchez, el Partido Popular debería medir mejor sus actuaciones. Está bien, y es su obligación, fiscalizar la gestión de los fondos europeos. Pero debería saber que, en cualquier caso, la ropa sucia se lava en casa y que internacionalizar sus críticas políticas, sobre todo con la denuncia de hechos no suficientemente probados, desprestigia al país en perjuicio de todos.

Dicho lo anterior, las críticas del Partido Popular a la gestión de los fondos europeos han generado un clima de sospecha y desconfianza entre la opinión pública que no es bueno ni para el Gobierno ni para el país. Esta situación solo se puede revertir con una mayor transparencia sobre el reparto de los fondos. En este sentido sería útil que el Gobierno pusiera a disposición de los ciudadanos una lista pública y accesible de los proyectos y las inversiones que se financian con el dinero europeo, así como de sus beneficiarios. Ello contribuiría a despejar cualquier suspicacia.

En su día, desde estas mismas páginas, advertimos del riesgo de que la administración pública no fuera capaz de asumir la gestión, tramitación y ejecución de unos volúmenes de inversión tan elevados, como así ha sucedido, y de la opacidad que podía provocar el hecho de que todas las decisiones dependieran exclusivamente de la presidencia del Gobierno. En este sentido, aparte del control que pueda ejercer Bruselas, se necesitarían auditorías de gestión y de control para detectar a tiempo eventuales fallos y desviaciones de los fondos. Es mucho el dinero que llegará este año: 30.000 millones de euros más, y por tanto es también muy elevado el riesgo de disfunciones, ineficiencias y errores en su distribución y ejecución. El desafío es histórico. Nunca antes se había invertido tanto en tan poco tiempo.





Source link