• Mié. Sep 28th, 2022
Etiquetas principales

ganan todos, por Miquel Molina

Feb 7, 2022 , , , ,


Este artículo se escribe (y se puede leer también) con la música de fondo de la canción de Neil Young Roll another number for the road. El tema suena en un disco de vinilo, Tonight’s the night, publicado en 1975. La reciente polémica protagonizada por el cantante, que se ha ido de Spotify en protesta por la distribución de los podcasts antivacunas del comediante Joe Rogan, ha hecho que muchos nos acordemos de sus canciones y queramos volver a escucharlas. Su andanada contra la plataforma de música en línea le ha servido, por lo que se ve, para volver a estar de actualidad, aunque a estas alturas sería arriesgado afirmar que el gigante canadiense de 76 años se ha guiado por un interés solo comercial para liderar su cruzada contra la posverdad sanitaria.

Gana Young y ganan las plataformas que lo han acogido con los brazos abiertos tras su ruptura con Spotify. Ganan poco, eso sí, tal como se explica en el artículo de nuestro corresponsal Francesc Peirón que abre hoy la sección de Cultura. Grandes compañías como Apple Music, YouTube Music o Amazon Music han aprovechado para promocionarse a costa de su rival sueca, pero apenas han recibido un trasvase de clientes, aunque alguna distribuidora más pequeña sí ha dado un salto relevante de la mano de las campañas que en las redes han defendido el envite del músico. No basta con la ira de unos viejos rockeros para erosionar un negocio de la magnitud del que pusieron en pie Daniel Ek y Martin Lorentzon.

Horizontal

Neil Young, en un concierto en Washington 

Joshua Roberts / Reuters

Se podría pensar que Spotify, aunque no recibirá un castigo económico, sí sufrirá un daño reputacional. Pero ni siquiera eso está claro, a la vista del limitado recorrido de la polémica. Es más: la plataforma puede incluso resultar beneficiada si se toma el incidente como un aviso de lo que acontecerá de insistir en su apuesta por ser un mero servicio de descarga, una empresa sin alma que exprime el desamparo de los artistas. Las discográficas que sobrevivieron a la época dorada no fueron las más grandes, sino las que renunciaron a fiar su suerte a la cuenta de resultados y cuidaron de sus músicos. Así que, de alguna manera, en esta historia ganan todos. Todos, menos los amigos a quienes Young dedicó su Tonight’s the night, caídos en las primeras acometidas de la heroína.

Lee también





Source link