• Mar. Sep 27th, 2022
Etiquetas principales

«He descubierto que, a diferencia de lo que pensaba, sería un buen padre»


El juez más cáustico de MasterChef  (TVE) atraviesa una época de plenitud: su programa no aparenta desgaste, regenta tres restaurantes de alta cocina en Barcelona, atesora ocho estrellas Michelin y renueva como embajador de Oral-B, ahora para su nuevo iO magnético. “Cuando terminas de cepillarte los dientes, tienes la sensación de que te has hecho una higiene dental. Me gusta hablar de las cosas que he probado y en las que creo. Este es el caso”.

El chef renueva como embajador de Oral-B, ahora con el no va más de un cepillo magnético.

El chef renueva como embajador de Oral-B, ahora con el no va más de un cepillo magnético.

PACO NUEVO

No puedes poner en duda el estado mental de una persona cuando no parece que esté mal. Verónica fue una aspirante maravillosa que hizo que todos lo pasáramos muy bien



Jordi CruzCocinero

Con una sonrisa luminosa que desmiente los muchos cafés que consume al día, Jordi Cruz (Manresa, Barcelona, 1978) tiene un consejo primordial para los más jóvenes aspirantes a cocinero profesional con quienes trata en la versión infantil del talent de TVE: “Cuando yo era chiquitín no era bueno en muchas cosas, así que decidí focalizar mi atención en algo que se me daba bien. La cocina no será como ahora imaginan, pero si ponen empeño, se sentirán felices y realizados”. 

Aunque como juzgador de niños debe bajar los amperios de la mordacidad, Cruz prefiere establecer un diálogo maduro con ellos en lugar de recurrir al paternalismo: “A un niño con actitud y un sueño, que cocina como una persona mayor, lo trato como a tal, sin ñoñerías ni lenguaje cursi. Es mi forma de expresarme. Yo doy el veredicto basándome en los valores en que creo y lo que a mí me ha funcionado”.

Horizontal

Jordi Cruz explica que se dirige a los niños tratándolos con madurez. 

Terceros

Creo que con mi hijo lo haría bien: le daría un montón de cariño y estaría con él protegiéndole y a la vez preparándole para la vida

La ocasión es propicia para preguntarle si un contacto tan estrecho con niños le ha despertado el deseo de ser padre. “Me ha hecho descubrir que, a diferencia de lo que pensaba, sería un buen padre”. Habemus titular. ¿Creía el chef que tal papel le vendría grande? “Pensaba que no tenía paciencia con los niños, los veía con cierta distancia. Pero a lo largo de estas nueve ediciones he comprobado que se me acercan con cariño a pesar de mi cara de póquer. Tengo buena sinergia con ellos porque los trato con normalidad y creo que con mi hijo lo haría bien: le daría un montón de cariño y estaría con él protegiéndole y a la vez preparándole para la vida, que si la sabes disfrutar es maravillosa”.

Sentimos una fuerte perplejidad y muchísima pena porque con nosotros fue feliz

Resulta obligado preguntarle por Verónica Forqué. Muchas voces señalaron a MasterChef como una experiencia demasiado estresante para alguien en su estado. La productora del programa se vio obligada a emitir un comunicado desvinculando la experiencia televisiva de la actriz con su trágico final. 


“No puedes poner en duda el estado mental de una persona cuando no parece que esté mal. Ni siquiera gente del equipo que la conocía detectaron que estuviese mal. No dio señales, al contrario; fue una aspirante maravillosa que hizo que todos lo pasáramos muy bien. Que meses después de su paso por Masterchef decidiese hacer lo que hizo… ¿qué te puedo decir? Sentimos una fuerte perplejidad y muchísima pena porque con nosotros fue feliz. Y le vino bien. Si dejó de grabar no fue por su estabilidad mental sino porque se contagió de covid”.

Tengo la sensación de que hay otros compañeros de oficio a cuyos libros se les da más credibilidad que a los míos porque hago televisión

“A mí se me penaliza desde el primer día por hacer televisión. No me he sentido apoyado por el oficio nunca”, decía en una entrevista para Magazine de La Vanguardia. Y no será por falta de méritos: Cruz puede presumir de ocho estrellas Michelin y seis libros publicados. «Tengo la sensación de que hay otros compañeros de oficio a cuyos libros se les da más credibilidad que a los míos porque hago televisión. Pero es una percepción mía, no es que alguien me haya tratado mal. Complejos míos o que soy un poco lelo. No necesito que me aplaudan pero sí que se reconozca mi legado gastronómico: tiene más eco que le diga a un aspirante que su plato es infame a lo que hago en el restaurante o a técnicas interesantes que he desarrollado». 





Source link