• Mié. Sep 28th, 2022
Etiquetas principales

La Casa Bloc blinda su futuro como joya del racionalismo



Para que la Casa Bloc, en el barrio barcelonés de Sant Andreu, siga siendo la joya del racionalismo que es, además de su protección nominal, precisa de herramientas técnicas que aseguren su conservación y la blinden contra atentados arquitectónicos que ya ha sufrido en el pasado. Para ello tendrá un plan director, un requisito obligado por la ley catalana de Patrimonio Cultural, que este conjunto, monumento desde 1992, aún no tiene. Su propietario, el Institut Català del Sòl (Incasòl), ha licitado su redacción por 57.475 euros y un plazo de elaboración de nueve meses.

Esta hoja de ruta será redactada por un equipo pluridisciplinar de profesionales con experiencia en el ámbito del patrimonio arquitectónico encabezado por un arquitecto. Entre sus miembros deberá contar como mínimo con un arqueólogo y un historiador.

El documento propondrá actuaciones con programación temporal y valoración económica

Construida entre 1932 y 1936, la Casa Bloc fue proyectada por Josep Lluís Sert, Josep Torres Clavé y Joan Baptista Subirana, integrantes del Gatcpac (Grup d’Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l’Arquitectura Contemporània). Se trata de un edificio de siete plantas con cinco alas en forma de “S” y dos patios. Durante más de medio siglo sufrió un grave deterioro y sus viviendas –tenía 207, todas dúplex de entre 55 y 77 m2– fueron modificadas alejándose del diseño original. En 1948 se añadió un ala que cerró el patio abierto al paseo de Torras i Bages.

Este cuerpo se derribó en el 2008 como parte final de una rehabilitación pactada por la Generalitat, la Diputación y el Ayuntamiento que duró diez años. Un piso se reformó para recuperar su aspecto primigenio y se museizó en el 2012 de la mano del Museu del Disseny. Hace un año, la fundación Hàbitat 3 reestrenó 17 viviendas según un proyecto en parte inspirado en la idea inicial.

El pliego de prescripciones técnicas de la licitación indica que se “establecerá a partir del análisis detallado del conjunto los criterios generales de actuación tanto desde el punto de vista de la restauración y rehabilitación monumental como de la intervención arqueológica, de la integración con el entorno y urbanística y también de acondicionamiento para su visita, seguido de un programa de intervenciones que permita evaluar los costes y detallar el desarrollo programado de las operaciones que se desplieguen para alcanzar la mayor valoración monumental”.

Como paso previo a la redacción del plan, se “profundizará en el conocimiento del conjunto, realizando todos los estudios necesarios desde el punto de vista documental, histórico-artístico y físico-constructivo, así como caracterizar el monumento”. Así, se identificarán los cambios de titularidad y de usos y modificaciones. Se pretende “evitar que las intervenciones posteriores puedan convertir el edificio y los patios en un monumento desnaturalizado de su propia historia alterando elementos originales y reinventando otros al estilo Gatcpac”.

Entre otras tareas, el plan incluirá “la recopilación y el análisis de la documentación existente, la elaboración de los planos necesarios, una propuesta de actuaciones, evaluadas económicamente y programadas temporalmente según urgencia y necesidad, y la colaboración para determinar los criterios de intervención de las acciones en marcha”.





Source link