• Lun. Oct 3rd, 2022
Etiquetas principales

La clave para no perder ni una venta en tiendas físicas o en internet


Como un castillo de naipes. Así se pueden derrumbar los beneficios de un negocio si la pasarela de pagos no está a la altura en momentos de máxima afluencia de compradores (como en Black Friday o Navidad) o no es capaz de asumir la actual variedad de medios de pago.

El comercio electrónico ya funcionaba en 2006, aunque sin la robustez actual. En tienda física, había que pasar la banda magnética por el datáfono, esperar a que saliera el ticket y firmar. Con ese sistema tan manual, el volumen de transacciones por minuto era asumible y a las pasarelas de pago les bastaba con armarse sobre la infraestructura existente. Un sistema precario y anticuado que fallaba de cuando en cuando dejando a los comercios sin cerrar su venta (el famoso ‘se ha caído el datáfono’). Y, muy posiblemente, perdiendo usuarios por esa frustrante experiencia de ‘vuelva luego, ahora no podemos cobrarle’. 

Si una empresa no contempla todos los  medios de pago, está perdiendo parte de los beneficios que podría lograr en su cuenta de resultados»



Juan José LlorenteCEO de Adyen España y Portugal

Dispuestos a dar a los negocios la solvencia en los pagos que necesitaban, un grupo de emprendedores holandeses decidió construir desde cero una única plataforma, actualizable, escalable y capaz de adaptarse a las necesidades en constante evolución de las empresas globales. Así nacía Adyen. 

Cobrar rápido y sin sobresaltos

A diferencia de otros competidores, Adyen proporciona a los comercios toda la tecnología de pagos de inicio a fin, sin depender de terceras partes para definir las funcionalidades o implementar actualizaciones. “Esta estructura nos permite ser muy ágiles para asumir pagos a través de una única plataforma en cualquier lugar, cualquier país, en cualquier moneda, con cualquier método de pago relevante o a través de cualquier canal, desde una tienda física a un e-commerce, una app, por teléfono o través de social media”, explica Juan José Llorente, director general de Adyen España.

Tener el control de todo el proceso permite también hacerlo escalable para dar una respuesta eficiente en los momentos puntuales de picos de ventas. “Este punto es especialmente notorio en el Black Friday. Según el tipo de negocio y las ofertas que saque puede aumentar las ventas un 50%, duplicarlas y hasta multiplicar por 8 respecto a días normales”, apunta Llorente. En Navidad, al tener el condicionante de que el envío llegue a tiempo, las compras online se distribuyen más, sin picos tan exagerados.

Juan José Llorente Adyen

Juan José Llorente, CEO de Adyen España y Portugal

Bea Garrigos Calixto

Aun así, cada año hay webs que se colapsan con el pistoletazo de salida de las ofertas. “Cuando eso sucede en el momento en que más peticiones tienes de todo el año es un desastre. Si una empresa hace 1.000 ventas diarias y justo ese día pico tiene 2.000, es más probable que surjan colapsos. Si se tarda tres horas en solventar y son las tres horas de más tráfico puedes haber perdido la mitad de la facturación del día de más beneficios”.

Llorente explica que la tecnología de Adyen y su experiencia como partner de pagos en transacciones aprobadas les permite superar sin problemas ese pico y que ese volumen de tráfico acabe siendo su nueva media en el segundo semestre del año siguiente. “Ahora mismo tenemos un crecimiento muy, muy grande. El primer semestre de 2021 crecimos por encima del 40% con respecto al año anterior”, señala acerca del rendimiento de la empresa que lidera en España.  

La torre de Babel de los medios de pago

Un usuario de Burgos puede comprar unos calcetines Happy Socks de Suecia, suscribirse a Spotify y reservar un hotel en Maldivas a través de Booking sin salir de su casa. Son algunas de las grandes empresas que han optado por Adyen como partner de pagos. Lo mismo puede hacer otro desde La Haya o desde Pekín. Parece normal, pero según el país es más frecuente el pago con una tarjeta u otra. “En España usamos, sobre todo, Visa, Mastercard y, en menor medida, American Express. En otros países europeos encontramos JC, Dinners o Discover. En China, UnionPay”, enumera Llorente.

Las tarjetas de crédito o débito siguen siendo el método de pago más extendido a nivel a nivel mundial

Las tarjetas de crédito o débito siguen siendo el método de pago más extendido a nivel a nivel mundial, pero también están las de pago a plazos o los wallets, como Google Play, ApplePay o Alipay en China. En Países Bajos está Ideal, una especie de transferencia bancaria instantánea que mueve más del 50% del mercado. Para Llorente, “si eres una mediana o gran empresa que aspira a hacer negocios omnicanal en el mercado internacional, si no contemplas todos esos medios de pago, bien integrados y con buena experiencia, estás perdiendo parte de los beneficios que podrías lograr en tu cuenta de resultados. Y, desde luego, parte de tu inversión en marketing online irá a la basura”.

En el caso de las empresas de menor envergadura, Adyen trabaja a través de pluggins o integrándose en plataformas de e-commerce simples, de las que le facilitan la creación de una tienda online, la gestión de los stocks, el control de los precios, las campañas y el CRM.

Control del fraude

En los comercios físicos los billetes se pasan por un detector de falsificaciones y se colocan detectores de alarmas a ambos lados de la puerta para evitar robos y otros fraudes. “Nosotros contamos con RevenueProtect, un sistema que combina algoritmos y el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir el cliente cruzado con distintos parámetros, como la frecuencia y velocidad de compra, las listas negras de usuarios fraudulentos o un sistema de detección de bots sintéticos”, explica el CEO de Adyen España. El coste puede rondar el 1% de las ventas, “pero no hay que perder de vista que muchos comercios incrementan sus ventas entre un 5 y un 10% gracias a nuestra pasarela. El balance creo que es muy positivo”.

Otra de las ventajas es la posibilidad de aprovechar la data de las transacciones – siempre en su versión anónima o ‘hasheada’ – para, por ejemplo, conocer el perfil sociodemográfico de los clientes reincidentes o evaluar la procedencia de los compradores por si una tienda está canibalizando a otra. Y a un nivel más personal, siempre que el cliente dé su consentimiento, fidelizarle para el envío de newsletters, promociones o descuentos. En definitiva, una serie de beneficios que hacen de la tecnología de pagos de Adyen una pieza clave para cualquier negocio que quiera prosperar. 





Source link