• Lun. Oct 3rd, 2022
Etiquetas principales

La policía de Nueva Zelanda arresta a 120 manifestantes antivacunas


Este jueves, la policía de Nueva Zelanda arrestó a 120 personas y comenzó a desalojar por la fuerza a decenas de manifestantes acampados desde hace tres días a las puertas del Parlamento nacional para protestar contra la obligatoriedad de la vacuna contra la covid-19 y las restricciones impuestas para controlar el virus.

Estas personas “se enfrentan a cargos como allanamiento y obstrucción, y serán puestos en libertad bajo fianza para comparecer ante el tribunal. También se les notificará formalmente que han entrado en los terrenos del Parlamento”, dijo la Policía neozelandesa en un comunicado publicado en su portal de internet.


Lee también

Ismael Arana

New Zealand Prime Minister Jacinda Ardern addresses a post-Cabinet press conference at Parliament in Wellington, New Zealand, Monday, Oct. 4, 2021. New Zealand's government has acknowledged what most other countries did long ago, It can no longer completely get rid of the coronavirus. (Mark Mitchell/Pool Photo via AP)

Inspirados en la acción de los camioneros canadienses, que mantienen semiparalizada Ottawa como rechazo a la vacunación obligatoria contra el coronavirus para los viajes transfronterizos, más de un millar de neozelandeses provenientes de diferentes partes del país se congregaron el martes en la capital, Wellington, para mostrar su desacuerdo con la obligatoriedad de las inoculaciones y pedir que se restauren las libertades restringidas durante la pandemia.

Aunque el grueso de los participantes del llamado “Convoy 2022 NZ” se disolvió al caer la noche, varias decenas decidieron pernoctar en tiendas de campaña en las inmediaciones del Parlamento. 

Horizontal

Una manifestante permanece sentada frente al cordón policial en las inmediaciones del Parlamento de Nueva Zelanda 

MARTY MELVILLE / AFP

El miércoles, algunos de ellos intentaron traspasar el cerco formado por un centenar de agentes para acceder a la explanada de la sede del legislativo, acción que se saldó con tres arrestos.

Este jueves, las autoridades comenzaron a avanzar poco a poco para desmantelar el improvisado campamento, momento en el que se registraron varios enfrentamientos y las detenciones entre el lanzamiento de objetos y gritos airados de “¡Esto no es democracia!” o “¡Debería daros vergüenza!”. 

También han comenzado a multar a los vehículos aparcados ilegalmente en el Parlamento así como en las inmediaciones del cenotafio del monumento a los caídos en las guerras.

Jacinda Ardern

La primera ministra asegura que los manifestantes no reflejan el sentir mayoritario de la población

La primera ministra del país, la laborista Jacinda Ardern, aseguró que la manifestación no refleja el sentir de la mayoría de la población neozelandesa. “Todos nosotros queremos seguir adelante (y volver a la normalidad). Estamos trabajando muy duro para ponernos en la mejor disposición posible para hacerlo”, señaló tras visitar un centro de vacunación en Auckland.

Con unos cinco millones de habitantes, este archipiélago oceánico ha registrado tan solo 18.000 positivos y 53 fallecidos desde que comenzó la pandemia, cifras muy inferiores a las registradas en la mayoría de naciones desarrolladas. 

Horizontal

Los agentes se llevan a uno de los manifestantes arrestados este jueves 

MARTY MELVILLE / AFP

Para ello, el país adoptó desde un inicio una batería de severas restricciones -fronteras selladas a cal y canto, confinamientos estrictos con solo un puñado de casos, etcétera- y estableció la obligatoriedad de vacunarse para los trabajadores de sectores considerados de “alto contacto”, como atención médica, enseñanza o policía.

También hay requisitos de vacunación para otros negocios, incluidos la hostelería, gimnasios o peluquerías mientras el país se encuentre en un nivel de alerta “rojo” o “naranja” (actualmente está en “rojo”). Se estima que estas medidas afectan a un 40% de la fuerza laboral del país.


Lee también

Fernando García

Manifestantes antivacunas apoyan en Toronto la protesta, centralizada en Ottawa

Aunque estas medidas han provocado la frustración de una parte de la población, la mayoría de neozelandeses apoya su uso, y alrededor del 94% de la población mayor de 12 años ya está inoculada con la pauta completa.

En sus declaraciones a los medios, Ardern apuntó hoy que todos los neozelandeses tienen derecho a protestar, pero que eso no debería perturbar la vida del resto, y agregó que la decisión de desalojar a los manifestantes era un asunto operativo de la policía.

Si todo va bien, el país planea una pronta reapertura escalonada de sus fronteras, que incluirá la entrada de turistas extranjeros entre julio y octubre de este año.


Participa en el Debate

Participación

El Debate de los Lectores sobre el movimiento antivacunas.





Source link