• Jue. Oct 6th, 2022
Etiquetas principales

La reserva federal está lista para subir los tipos de interés en marzo


Una encuesta indica que el 61% de los estadounidenses asegura que su mejora en el sueldo está por debajo de la inflación.

Después de meses de calificar de transitorio el encarecimiento de los precios, la Reserva Federal (Fed) cambió su lenguaje este miércoles. Pese a no modificar los tipos de interés (0-0,25%), anunció que “espera que pronto será apropiada” su subida.

Esa frase hizo que todos dedujeran que ese cambio se producirá en la reunión de marzo, los días 15 y 16.

Esto disparó el entusiasmo del Dow Jones, si bien la timidez de Jerome Powell, presidente de la Fed, al hablar en la rueda de prensa posterior sobre los tipos provocó que se evaporaran las ganancias.

Estrategia

El presidente de la Fed asegura que están vigilantes y que los cambios pueden llegar de forma rápida

Frente al encarecimiento de los precios, la Fed continuará con su recorte a la compra de activos en bonos y garantías hipotecarias. Este recurso llegó a suponer una inyección de 120.000 millones de dólares mensuales. El ritmo marcado para reducir este estímulo significa su expiración a principios de ese mismo marzo.

Los analistas creían que habría más claridad respecto al cambio de política monetaria. También se especulaba en si la Fed ofrecería más pistas sobre sus próximos pasos.

Economistas de Goldman Sachs aventuraron que este 2022 habrá otros tres incrementos (junio, septiembre y diciembre). Hubo quien incluso apostó por siete.

Powell mostró el firme compromiso del banco central de Estados Unidos respecto a la estabilidad de los precios. Reconoció que la inflación es más alta y de una afectación más amplia de lo calculado, pero no quiso profundizar en el calendario de los supuestos incrementos de los tipos, pese a la insistencia de los periodistas.


Lee también

Fernando García

LV_ Masiva fuga laboral en Estados Unidos

“En su momento, proveeremos más información”, replicó. Y marcó la reunión de marzo como clave. Matizó que, a diferencia del 2015, cuando se iniciaron estos incrementos, la economía es más fuerte y la inflación más alta, muy por encima del 2% que se marca la Fed. “Actuaremos si la inflación se deteriora”, prometió, dando a entender que los tipos pueden subir en cualquier momento.

La Fed ya acordó a finales del 2021 empezar la retirada de los estímulos con la compra de bonos y garantías hipotecarias.

Powell dejó claro este miércoles que un exceso de inflación es negativo, en especial porque afecta más a los hogares menos favorecidos y en cosas esenciales como los alimentos y la energía. En diciembre se llegó a un encarecimiento del 7%, un ritmo no visto desde 1982.

Su contención, sin embargo, puede traer otros problemas. Subir el coste del dinero, que afecta a los préstamos, a las hipotecas o a las tarjetas de crédito, puede suponer una reducción del consumo y de las contrataciones laborales. Esta es una senda hacia la recesión.

En Wall Street y en Washington se cuestionan si la Fed, muy centrada en la recuperación laboral, no ha actuado demasiado tarde y con lentitud ante la explosión inflacionaria.

Algunos analistas afirmaron que la Reserva Federal no valoró bien el asunto de la inflación. Ahora el riesgo es que la retirada de su apoyo de manera abrupta provoque cortocircuitos en el mercado y en la economía.





Source link