• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

las aerolíneas lanzan una gran ofensiva en España


Las principales aerolíneas de bajo coste y turoperadores euro­peos han marcado en rojo a España en su mapa de operaciones para la próxima temporada de vacaciones. El país resurge como El Dorado turístico tras dos años de crisis para estas empresas, que acumulan pérdidas milmillonarias por el impacto de la covid y buscan captar una demanda que, según detectan, elegirá preferiblemente destinos españoles frente a otras opciones del Mediterráneo si la pandemia lo permite. La competencia en el low cost está en máximos, y la pugna por sacar partido del que consideran que será el mercado más importante este verano ya ha comenzado.

foto XAVIER CERVERA 16/01/2022 (sobre 6.10am) aeropuerto de el prat de llobregat, terminal (nueva) T1 en arribades / llegadas ,con pasajeros llegando, facturando, despidiendose (frente control seguridad) o durmiendo...esperando q salga su vuelo temprano (fuera una temperatura de 3 grados centigrados en un despertar frio invernal)

Aeropuerto de El Prat de Llobregat)

Xavier Cervera / Propias

Ryanair o Jet2.com desplegarán la mayor oferta de viajes a los destinos españoles de su historia

Así lo confirma Ryanair, la primera aerolínea de bajo coste del continente. Desde la compañía aseguran que a partir de abril lanzarán la mayor oferta de su historia para volar a España, “con más rutas que nunca”. “Ya observamos interés por viajar a las playas de Canarias, Baleares, Málaga y Murcia; también una tendencia a recuperar los viajes de fin de semana a ciudades como Madrid y Barcelona”, explica el grupo que dirige Michael O’Leary. De los 165 millones­ de pasajeros que esperan transportar en su año fiscal –que acaba en marzo del 2023–, calculan que casi un tercio podrían viajar a España.

Vueling y EasyJet recuperan los niveles de capacidad del 2019; TUI quiere traer a dos millones de turistas

Su inmediata competidora en los aeropuertos españoles, Vueling, también ha incrementado la oferta internacional, con niveles similares a los del 2019. Si el 2021 fue el año de la recuperación del mercado doméstico, esta temporada se han volcado en los vuelos europeos. De las 320 rutas programadas, unas 220 son internacionales. Y han puesto el foco en traer a turistas británicos, el principal emisor de viajeros a España antes de la pandemia. El sector prevé recuperarlos ahora que su Gobierno ha eliminado limitaciones a los viajes. Siguiendo este objetivo, la low cost de IAG estrenará conexiones entre el aeropuerto de Londres Gatwick y Málaga, Sevilla, Menorca, Granada y A Coruña y aumentará capacidad entre varias capitales europeas y Canarias.

undefined

  

Con mayor o menor intensidad, todas las empresas del ramo intentan posicionarse en los mismos destinos. La compañía británica Jet2.com, que opera como aerolínea y turoperador, identifica asimismo España como su mercado internacional prioritario esta temporada de verano, con Canarias y Baleares a la cabeza. Su consejero delegado, Steve Heapy, comenta que la pandemia no ha variado la preferencia de sus clientes por el país. Es aquí donde concentrarán la mayor parte de su oferta. “Prevemos llevar a España a más de cuatro millones de turistas entre las islas y la península”, afirma Heapy. La relajación de las restricciones del Reino Unido para los viajeros vacunados, que no tendrán que presentar un test de covid adicional a su regreso al país, ya ha tenido impacto en la demanda turística, según el directivo, tras un tiempo prácticamente paralizada.

Tras las ‘primaveras árabes’, la pandemia vuelve a revalorizar la Península frente al norte de África

Desde el turoperador TUI –el mayor de Europa, rescatado con 4.800 millones de euros por el Gobierno alemán–, apuntan que prevén mover unos dos millones de turistas a España la próxima temporada, con una actividad similar a la de antes de la covid. En su caso, España será su máxima prioridad viajera junto a Grecia. Y subrayan que sus clientes alemanes, británicos o belgas buscan el sol y la playa que no encuentran en sus países de origen. La costa sigue siendo el reclamo número uno por mucho que los destinos rurales y de interior hayan ganado popularidad durante la pandemia. “Prevemos que Baleares, Canarias, la Costa del Sol, la Costa de la Luz y la Costa Blanca destaquen como destinos más fuertes”, señalan desde el grupo alemán.

¿Vacaciones más caras?

El derrumbe de la demanda turística en el 2020 empujó a un gran número de aerolíneas y hoteles a bajar como nunca los precios. Las ofertas, sin embargo, han tenido un efecto limitado porque en esta crisis pesan más las condiciones sanitarias y las restricciones. En el caso de los alojamientos, las tarifas se han ido recuperando y ya se han situado a niveles del 2019, según el barómetro Cushman & Wakefield. El precio medio diario en los hoteles se situó en los 114 euros en el 2021, un 20% por encima del 2020 y en niveles precovid. Sobre los precios de los billetes de avión, en cambio, hay más divergencias. Desde Ryanair consideran que a medida que la demanda para volar aumente, los precios también subirán porque, en conjunto, habrá menos capacidad aérea en Europa. Javier Gándara, director de EasyJet en el sur de Europa, se muestra cauto. “Es difícil preverlo”, afirma, porque dependerá de la demanda real que exista para volar esta temporada. Es difícil, en todo caso, que los precios bajen tanto como en el 2020. Viajar seguirá siendo, aun así, “asequible”, afirma.

También la aerolínea EasyJet se ha propuesto recuperar el terreno perdido en España. “Hay una demanda embalsada que saldrá si se relajan las restricciones, las perspectivas son positivas, aunque hay que ser prudente ante la evolución de la situación sanitaria”, afirma Javier Gándara, director general de la compañía en el sur de Europa. Su oferta de vuelos se acercará a la del 2019, un año récord en turismo en España, para lo que EasyJet va a aumentar el número de aviones ubicados en el país. En concreto, pasará de tener 12 aviones a 17 en sus bases de los aeropuertos de Barcelona, Palma y Málaga. Al Reino Unido, que supone la mitad de actividad del grupo, le sigue España, con un 20% de clientes.

La competencia está en máximos, pero tanto los destinos como los viajeros son limitados

El low cost se vuelca así en España y lo hace porque considera que el destino ofrece ventajas objetivas frente a otros competidores de la cuenca mediterránea, cubriendo las expectativas de los viajeros europeos en la actualidad. Detrás de esta revalorización hay una suma de factores geopolíticos y sanitarios, coinciden todos los consultados. Antes de la pandemia, la industria turística española había salido beneficiada de la inestabilidad de los países del norte de África tras las primaveras árabes . La oleada de protestas que sacudió la zona hace ya más de una década redujo los flujos turísticos a estos países, que competían con España mediante precios mucho más bajos. La región no se ha recuperado de aquella sacudida y, a excepción de Túnez, está en peores condiciones que en el 2010, cuando estalló el movimiento social.

A ello se une la crisis sanitaria. Las compañías explican que los turistas quieren ahora seguridad y tranquilidad, priorizan la atención sanitaria y los altos niveles de vacunación sobre el precio. Los europeos que antes viajaban a países lejanos buscan además algo más cercano, pero lo suficientemente “exótico” como para decir que, efectivamente, se han ido de vacaciones. Es el cóctel que hace de España objetivo número uno entre los gigantes del low cost .





Source link