• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

Lavrov descalifica a la ministra de Exteriores británica en Moscú


La jefa de la diplomacia británica, Liz Truss, mantuvo este jueves en Moscú un tenso encuentro con su homólogo Sergei Lavrov en la primera visita de un alto funcionario a Rusia desde 2018. Tras la reunión, en la que discutieron sobre la crisis de Ucrania, el ministro de Exteriores ruso describió su conversación con Truss de «diálogo entre sordos y mudos» y abandonó la sala de prensa rápidamente tras hablar con los periodistas dejando a la ministra sola en el podio.

Truss pidió que Rusia retire sus tropas concentradas cerca de las fronteras ucranianas, con el fin de iniciar una desescalada entre Moscú y los occidentales, que temen una operación militar rusa contra Kiev.

Lee también

«El ministro Lavrov me dijo hoy que Rusia no tiene planes de invadir Ucrania», dijo Truss después de la reunión, en la que Lavrov mantuvo en todo momento un semblante serio. “Pero estas palabras deben ser seguidas por acciones y necesitamos ver que las tropas y el equipo estacionado en la frontera con Ucrania se trasladen a otro lugar”, dijo la diplomática.

Tras estas palabras, Lavrov calificó el intercambio con Truss como una «diálogo entre sordos y mudos» y dijo que su homóloga británica «no había escuchado» las explicaciones «más detalladas» de Rusia sobre sus preocupaciones sobre la ampliación de la OTAN. «Sinceramente, estoy decepcionado», afirmó. 

«Dicen que Rusia está esperando hasta que el suelo se congele como una piedra para que sus tanques puedan cruzar fácilmente al territorio ucraniano. Creo que el suelo estaba así hoy con nuestros colegas británicos», espetó ante Truss.

“Tuve la sensación de que nuestros colegas británicos o no tienen idea de las aclaraciones” dadas recientemente por el presidente ruso, Vladimir Putin, sobre la ausencia de intenciones bélicas rusas, “o las ignoran por completo”, continuó.

El punto de vista ruso

Lavrov no cree que acumular tropas sea una amenaza

En respuesta, Truss dijo que no había estado «muda». «Presenté el punto de vista del Reino Unido sobre la situación actual y busqué disuadir a Rusia de una invasión de Ucrania», aseguró. Y añadió, que pese a las palabras de Lavrov de que Rusia no amenaza a nadie con su acumulación de tropas, no podía ver otro motivo «para tener 100.000 soldados estacionados en la frontera». «Si Rusia se toma en serio la diplomacia, debe retirar esas tropas y desistir de las amenazas”, dijo.

Rusia está acusada de haber concentrado decenas de miles de tropas en las fronteras de Ucrania en preparación para una invasión que Estados Unidos considera inminente.

Moscú niega estas acusaciones y argumenta que tiene derecho a estacionar sus fuerzas en su propio territorio como mejor le parezca y vincula una desescalada a garantías para su seguridad, incluida la promesa de que Ucrania nunca se unirá a la OTAN, algo que Occidente se niega a prometer. 

LV_Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso:

Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso 

LV

Lavrov calificó de «drama» que cada día recuerda más a una «comedia» la reacción occidental a las maniobras «Determinación aliada-2020» que arrancaron este jueves en varios polígonos militares bielorrusos, algunos junto a la frontera con Ucrania.

«Dentro de algún tiempo los países occidentales sabrán que los ejercicios terminaron y las tropas regresaron a territorio ruso. Entonces, se armará un gran ruido para demostrar que Occidente arrancó de Rusia una desescalada, aunque en realidad es vender humo», afirmó.

Mientras, añadió, a diferencia de los ejercicios rusos, tras lo que los soldados regresan a sus habituales lugares de emplazamiento, las tropas que EEUU, el Reino Unido y Canadá envían a los países bálticos y otros países bañados por el mar Negro, no lo hacen. «Esas tropas y armamento, por regla general, nunca vuelven a casa», subrayó.

Diálogo individual

Rusia desconfía de una respuesta colectiva de la UE y apuesta por hablar con cada país, afirma el ministro

Lavrov afirmó también que a Rusia no le satisface una respuesta colectiva de la Unión Europea sobre la interpretación del principio de la indivisibilidad de la seguridad en Europa, y espera una respuesta individual de cada uno de sus países miembros.

«Como he oído, en lugar de respuestas honestas de cada país, la UE quiere presentar un papel colectivo, que no reflejarán los matices de las posturas nacionales», dijo durante la rueda de prensa.

Mientras que Lavrov y Truss mantenían sus conversaciones, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, anunciaba en Twitter que había respondido a Lavrov «en nombre de los Estado miembros de la UE».

En la primera jornada de ejercicio los aviones de asalto Su-25SM, que tienen su base habitual en el Lejano Oriente, participaron en la eliminación de hipotéticos objetivos blindados del enemigo en tierra.

Horizontal

Fuerzas militares de Ucrania cerca de Chuguev, en la región de Kharkiv 

SERGEY BOBOK / AFP

Los Su-25 combaten en la región de Brest, limítrofe con Rusia y Ucrania, mientras los cazas de cuarta generación Su-35 participan en otros polígonos militares de la antigua república soviética.

Durante las maniobras, el mayor despliegue militar en Bielorrusia desde la Guerra Fría, según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se ensayarán operaciones de defensa de la Unión Estatal contra una agresión exterior y también acciones de lucha antiterrorista.

La Casa Blanca denunció que Rusia ha desplegado ya 5.000 soldados rusos en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, y que planea incrementar esa cifra hasta los 30.000 hombres.

Dicho despliegue incluiría los temidos misiles tácticos Iskander, que según los militares rusos son capaces de superar el escudo antimisiles estadounidense, aunque el Ministerio de Defensa no ha informado de ello.

Participa en los Debates





Source link