• Jue. Oct 6th, 2022
Etiquetas principales

Lecciones desde Londres, por Jordi Juan

Sep 24, 2022 , , , , ,


Justo ahora que en el momento de su muerte la figura de Isabel II se ha agigantado y está recibiendo toda clase de elogios por doquier, valdría la pena recordar algunas de las valientes decisiones que tomó durante su reinado en contraposición a las actitudes de muchos políticos y opinadores en España. Me refiero en concreto a la política de reconciliación practicada por la monarquía británica en relación con el conflicto de Irlanda del Norte. Así, por ejemplo, Isabel II no tuvo ningún problema en junio del 2012 en estrechar la mano de Martin McGuinness, antiguo dirigente del Ejército Republicano Irlandés (IRA), durante una visita realizada en Belfast. Hacía 14 años que se habían firmado los acuerdos de Viernes Santo y la reina trató al que entonces era viceprimer ministro del gobierno de Irlanda del Norte con total normalidad. La misma que expresaron hace escasos días los dirigentes del Sinn Féin que recibieron a su sucesor, Carlos III, en la primera visita que hizo como rey a Irlanda del Norte. En los discursos de ambos la palabra más repetida fue reconciliación.

Aquí en España, en cambio, la criminalización de los dirigentes de EH Bildu es constante y su apoyo puntual a decisiones del Gobierno de Pedro Sánchez se convierte en munición electoral para la oposición. Que los herederos de Herri Batasuna asuman las reglas de la democracia en lugar de fomentar el terrorismo desde fuera de las instituciones es un gran avance. Pero puede resultar más rentable electoralmente decir que Sánchez está prisionero de los “amigos de ETA” o intentar evitar el traslado de presos de la antigua organización terrorista a cárceles del País Vasco. Ayer el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tuvo que recordar de nuevo que lo que él hace es simplemente cumplir la ley.

Isabel II leva la tiara Vladimir con las esmeraldas

La reina Isabel II en una imagen de archivo

TOBY MELVILLE

Del mismo modo, los dirigentes vascos también deberían aprender de sus homólogos de Irlanda del Norte y no poner vetos a posibles reuniones con el jefe del Estado. Tras obtener representación parlamentaria, EH Bildu se ha negado en tres ocasiones a reunirse con Felipe VI en la tradicional ronda de consultas postelectorales. Es otro error. La política británica, que ha cometido muchos fallos en los últimos años, empezando por el Brexit, nos da grandes lecciones en este asunto.





Source link