• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

Los precios suben un 7,5% en EE.UU., más de lo previsto, y se mantienen en récords


La inflación sigue sin dar respiro a Estados Unidos. Los precios crecieron un 7,5% en enero en relación a hace un año, en comparación al 7% del pasado diciembre. Este incremento hace que el índice se mantenga en el nivel más alto en 40 años, con la subida a mayor ritmo desde febrero de 1982. También marca la ruta para un alza de los tipos de interés de la Reserva Federal (Fed).

Ya son ocho los meses consecutivos en que el índice de precios del consumo, que mide lo que el consumidor gasta en productos y servicios, se sitúa por encima del 5%. La subida en esta ocasión del 7,5% resulta incluso superior al 7,2% pronosticado por los analistas.

Política monetaria

Más presión para la subida de tipos de la Fed

Este es el primer informe sobre inflación del 2022 y es una indicación de la influencia en el tambaleo de la economía a causa del impacto de la pandemia. El dato refleja el incremento acumulado de precios, en combustible y otras categorías, a lo largo de un complicado y tumultuoso 2021, que concluyó con el impacto de la variante ómicron.

La información tendrá repercusión en la decisión de la Fed (banco central de Estados Unidos) de subir los tipos de interés y en cuantas ocasiones lo hará a lo largo de este 2022, sostienen los expertos. Y tendrá su afectación en las decisiones de la Casa Blanca en cuanto a los precios del combustible y la posibilidad de que el presidente Joe Biden decida echar mano de nuevo de las reservas estratégicas de petróleo para aminorar el efecto del encarecimiento.


Lee también

The Economist

La inflación se ha disparado en los últimos meses

Esta subida hace que los salarios, a pesar de haberse incrementado un 0,7% en enero, una marca muy superior a la de febrero del 2020, previo al cierre económico, la ganancia real hace que las nóminas solo subieran un 0,1% el pasado mes por influencia de la inflación.

Si se quitan los elementos más volátiles, como el precio del combustible y de los alimentos, el denominado núcleo central de la inflación -la subyacente- subió un 6%, también por encima de lo previsto. Es el ritmo más rápido desde agosto de 1982.

Los alimentos se incrementaron un 0,9% de un mes al otro, lo que significa un acumulado del 7% de un año al otro.

Sin energía ni frescos

Los precios subyacentes también se mantienen altos, en el 6%

La subida de precios afecta, como en otras ocasiones, a todos los sectores de la economía. Muchos hogares sienten cada vez más el incremento de la factura de la cesta de la compra, que todavía se podría agravar más si la cadena de suministros recibe otro golpe a causa de la huelga de camioneros en Canadá contra las restricciones por la covid. Si esta protesta ya empieza a afectar en EE.UU., también existe un fundado temor de que los transportistas estadounidenses emprendan acciones como las de sus colegas de Ottawa.

Los analistas reiteran que la inflación debe empezar a caer en los próximos meses, pero, a la vista de su calentamiento, parece muy difícil un enfriamiento de tal dimensión que permita una bajada de precios al nivel de la pre pandemia. La tesis de la Fed es que la inflación disminuirá por si misma, aunque cada vez resulta más evidente su complejidad debido al atrincheramiento de la subida de precios.





Source link