• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Los sindicatos redoblan la presión sobre ERC para convalidar la reforma laboral



Los sindicatos echaron el resto ayer en Barcelona para presionar a las fuerzas políticas catalanas para que den su apoyo a la convalidación el próximo jueves en el Congreso de la reforma laboral pactada con la CEOE. El secretario general de UGT Catalunya, Camil Ros, arrancó la rueda de prensa previa a la asamblea de ayer con la petición que sean “las fuerzas de la investidura” las que apoyen el texto en clara alusión a ERC.

La “ofensiva” esta semana en Catalunya comenzó el miércoles con la visita de la vicepresidenta de Trabajo, Yolanda Díaz, a CC.OO. y UGT. El jueves la titular de Trabajo acudió a la fábrica de Seat tras el encuentro el día anterior con el conseller de Empresa, Roger Torrent.

Para intentar salvar las críticas de que el pacto laboral no deroga en su totalidad la reforma laboral del PP del 2012, los sindicatos insistieron en que una vez ratificado el acuerdo se puede negociar sobre otros elementos que han quedado fuera como la indemnización por despido. “Aquí no se acaba nada”, dijo Ros.

Sobre el coste del despido, el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, dijo que sí que se ha tratado de manera indirecta como la conversión de contratos. El secretario general de CC.OO. Catalunya, Javier Pacheco, destacó el papel del acuerdo en “el equilibrio de la negociación colectiva” y para reducir la precariedad de los trabajadores en las empresas multiservicios.

Las organizaciones dejan abierta la puerta a negociar otras cuestiones, como el coste del despido

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, añadió que “es una reforma que se ha de valorar por los puntos que hemos tocado” y que no se ha renunciado a seguir mejorando el marco laboral. “En el Congreso no se va a votar sobre lo que no hemos acordado”, insistió.

En un comunicado conjunto esta semana, ERC, Bildu, BNG y la CUP recordaron que el pacto no significa derogar la reforma. En una línea parecida, sindicatos soberanistas como el vasco ELA o el gallego CIG consideran que dar el visto bueno al pacto es una manera de dar validez al acuerdo de reforma laboral del 2012.

Álvarez se preguntó por qué los partidos políticos que se quieren oponer a la citada reforma del PP no han presentado ninguna iniciativa parlamentaria para desmontarla.

Los sindicatos en privado admiten que si no se aprueba este acuerdo laboral ahora es muy difícil que en lo que queda de legislatura se puedan modificar cambios en materia de legislación del trabajo. Y añaden que si en las próximas elecciones ganara el PP evidentemente no se llevaría a cabo ningún cambio, por lo que se perpetuaría la reforma del 2012. En este sentido, Unai Sordo, indicó que la oportunidad actual es posible que no vuelva a aparecer mañana. “No votar a favor de la convalidación es lo mismo que votar a favor de la legislación del PP de 2012”, sostuvo.

Álvarez pidió confianza y movilización al conjunto de la ciudadanía para su convalidación y, a los políticos, que valoren si “quieren que se acabe con la explotación de los jóvenes con múltiples contratos formativos” para ir hacia dos contratos formativos por derechos, y también si les gustaría que se restaurare la ultraactividad indefinida.

El líder de CC.OO. alertó de que las consecuencias políticas de no aprobar la reforma laboral serían “evidentes” y advirtió del “escenario político que tenemos encima” con la subida de la extrema derecha, dijo Sordo. La reunión de ayer en Barcelona es la primera de una serie de encuentros que los sindicatos quieren celebrar en varias ciudades españolas para explicar el contenido de la reforma.





Source link