• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Lucena emplaza a la sociedad civil a seguir defendiendo la ampliación de El Prat



El freno a la ampliación del aeropuerto de Barcelona por desavenencias políticas ha dejado un poso de “frustración” en buena parte del empresariado catalán, coincidieron ayer el presidente de Aena, Maurici Lucena, y miembros de la sociedad civil durante un encuentro en el Cercle del Liceu. Ahora bien, ni uno ni otros tiran la toalla ante lo que consideran un proyecto central para el futuro económico de Catalunya.

El directivo de la cotizada emplazó a los allí presentes a “seguir insistiendo” en la necesidad de potenciar el aeropuerto como un hub intercontinental, de que haberlo rechazado es todo “un tiro en el pie” para Catalunya que tendrá “efectos colaterales” y así intentar convencer a la parte reacia del Govern de la Generalitat –básicamente ERC– de las “ventajas” del plan. Para empezar, subrayó Lucena, el aeropuerto de Barcelona perderá competitividad frente a otras infraestructuras, principalmente Barajas, que puede acabar captando “parte del tráfico” de largo radio que Barcelona no sea capaz de absorber por sus limitaciones técnicas.

El presidente de Aena aboga por recuperar las mesas técnicas, pero antes el Govern ha de aclarar su posición

“El aeropuerto de Madrid reforzará su papel como hub mientras aquí le damos vueltas” a la decepción, lamentó Lucena. La ampliación de Barajas ya está en marcha y se han comenzado a licitar trabajos, aunque el grueso de las obras comenzarán a partir del 2026. De hecho, Barajas ya habrá recuperado un total de 202 destinos frente a los 220 con los que contaba antes de la pandemia. De estos destinos, 30 son con Latinoamérica, una cifra cercana a los 32 que tenía antes de la pandemia. El aeropuerto de Madrid contaba antes de la covid con un 30% de pasajeros en tránsito y una cuota de mercado en Europa de casi el 26% en las rutas con Latinoamérica, y con su extensión se quiere superar esa cifra. Lucena remarcó no obstante que cambiar la opinión del Ejecutivo catalán y poner de acuerdo a los dos socios de Govern en este asunto no es tarea sencilla. “Soy pesimista a corto plazo”, admitió. Una obra de esta magnitud no puede ejecutarse sin el “apoyo decidido del Govern” y enviando “mensajes contradictorios” a la ciudadanía, a las empresas, al Gobierno central, a las aerolíneas y a los accionistas de Aena. Para el directivo, el pacto por la ampliación empezó a descarrilar el día en que el president Pere Aragonès se posicionó en contra del proyecto que se había presentado ante el Comité de Coordinación Aeroportuaria de Catalunya a principios de septiembre y que incluía “lo ya pactado”, es decir, la ampliación de la tercera pista hacia el espacio natural protegido de La Ricarda. “No entendía nada”, confesó Lucena.

El proyecto, aún así, no está perdido, dijo. La reactivación de las mesas técnicas para trazar el próximo plan director del aeropuerto y discutir su futuro sería una vía. “Podemos tenerlo todo a punto para empezar los trabajos tan pronto se apruebe el siguiente documento de regulación aeroportuaria, en el 2027”, remarcó. Para ello, eso sí, se requiere un nuevo acuerdo político.





Source link