• Vie. Oct 7th, 2022
Etiquetas principales

Madrid nos roba, por Josep Martí Blanch

Feb 10, 2022 , , , , , ,


España nos roba” fue una de las proclamas que activó la espoleta del procés . La historia atribuye la paternidad de la expresión a Alfons López Tena, notario y diputado por Barcelona en las elecciones de noviembre del 2010 por el partido Solidaritat Catalana per la Independència. Pero el latiguillo venía de lejos, solo que hasta que no se escuchó en el Parlament se usaba en entornos independentistas semimarginales como las juventudes de los partidos. Sí es cierto que a partir de la performance de López Tena en el Parlament la expresión hizo fortuna y acabó convertida en mainstream .

Los recortes aplicados al presupuesto público por Artur Mas –obligados por la crisis económica y por la disciplina impuesta por Bruselas en aquel periodo- convirtieron el “España nos roba” (su significado, más que su calco literal) en un ariete argumental que permitía despertar las consciencias del soberanismo con un argumento de base racional –el pésimo sistema de financiación– pero articulado de forma emotiva y más efectiva. España no solo robaba, sino que además no atendía razones. La negativa de Mariano Rajoy a escuchar los argumentos para negociar el “pacto fiscal” con el que Mas había seducido a su electorado para barrer al tripartito fue el que a la postre sacaría el genio independentista de la lámpara.

En Catalunya solo se habla de impuestos para subirlos o para sumar otros nuevos

Ha pasado una década desde la popularización del “España nos roba”. Diez años dan para mucho, también para matizar argumentos. Por lo que va advirtiéndose en los discursos públicos de nuestros próceres, España nos roba menos. El papel de asaltador de diligencias lo interpreta ahora la Comunidad de Madrid prácticamente en solitario. Es Ayuso quien nos pone la mano en los bolsillos indirectamente con su obsesión enfermiza por bonificar los tramos autonómicos de los impuestos cedidos por el Estado y eliminar los propios. Del “España nos roba” al “Madrid nos roba”. La comunidaz como la nueva cueva de piratas y Ayuso en el papel de capitana con pata palo y parche en el ojo.

Que el Gobierno de Pedro Sánchez haya dejado en vía semimuerta el nuevo sistema de financiación parece secundario. Lo relevante ahora es que Madrid no cobre impuestos a sus ciudadanos. Por ello la insistencia desde Catalunya en suplicar al Gobierno del Estado que se haga entrar en cintura a los madrileños a través de la armonización fiscal. Lo de la financiación, si acaso, ya veremos que tampoco corre prisa. Resulta más fácil desde Catalunya apuntar a Doña Isabel que a Don Pedro. Entre las hermandades de izquierdas se admiten los golpecitos pero no las puñaladas.

GRAF4153. ÁVILA, 08/02/2022.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participa en un acto de campaña del PP de Ávila, en el centro de la capital abulense, para apoyar la candidatura de los populares a las Elecciones Autonómicas de Castilla y León del próximo 13 de febrero. EFE/RAÚL SANCHIDRIÁN

Isabel Díaz Ayuso el martes en Ávila

RAÚL SANCHIDRIÁN / EFE

España o Madrid, dependiendo de la coyuntura política, sirven para justificar que los catalanes andemos con el forro vacío de los bolsillos a la vista. Pero lo que nadie se pregunta jamás es hasta qué punto es el propio Gobierno de la Generalitat el que anda desvalijando a sus ciudadanos, convirtiéndolos en los pagafantas que acaban por abonar, por ejemplo, el 45% del total del impuesto de patrimonio que se recauda en toda España, como ha informado Eduardo Magallón en estas mismas páginas.

Por supuesto que nadie roba a nadie. Cada gobierno acaba tomando las decisiones legítimas que se desprenden de la carga ideológica con la que ve el mundo. Y en Catalunya tenemos gobiernos que desde el 2012 se han convertido en muy creativos e imaginativos a la hora de poner la mano en los bolsillos de los ciudadanos y de las empresas. Sin ir más lejos, ahora mismo se encuentra en periodo de consulta pública el nuevo impuesto sobre las emisiones de gases para las empresas. Otra bofetada a su competitividad. En Catalunya solo se habla de impuestos para subirlos o para sumar otros nuevos.

Por cierto, los diputados del Parlament, el lugar donde se aprueban y convalidan los impuestos con los que vienen cargándose la espalda de los ciudadanos, siguen sin resolver el hecho de que una parte de su salario esté todavía libre de impuestos. No se ponen de acuerdo en cómo arreglarlo porque la mayoría no quiere que pasando a tributar por todos sus ingresos su rendimiento salarial sea menor que el de ahora. Un deseo compartido por el resto de los ciudadanos. Solo que los demás no pueden elegir.





Source link