• Dom. Oct 2nd, 2022
Etiquetas principales

“Más ecologista que yo, imposible”

Feb 7, 2022 , ,



“Benvinguts a pagès”

Ramon tiene la mirada adaptada a las montañas y a los corazones. Fue niño de pueblo y quiere que sus hijos lo sean: “Quiero que el pueblo vuelva a ser pueblo”. Se refiere a casas abiertas y solidarias. Ramon Jordana es uno de los cien payeses que participan de la iniciativa “Benvinguts a pagès tot l’any”. El mejor momento de Ramon son las fallas, cuando evoca a sus muertos, entre fuego y lágrimas. El resto del año cría vacas (raza bruna de los Pirineos), y le gusta. Pide que sepamos que familias como la suya renuncian a las luces de la ciudad, y que necesitan apoyos si no queremos que la Catalunya vacía crezca y haya bosques descuidados, si queremos alguna vida en los pueblos. Su madre, en el hotel Farré d’Avall, me sirve unas rodajas de un fuet de su propia matanza, y es celestial.

Espera su segundo hijo…

Una niña, la semana que viene. Ojalá puedan vivir aquí.

¿Y si decidieran largarse?

Que no sea por no tener las mismas oportunidades que en otro sitio.

¿Las tendrán?

Por eso lucho contra los que nos asfixian.

¿Quiénes les asfixian?

Algunas leyes contra los que nos quedamos a vivir en pueblos pequeños.

¿Cuántos son en Barruera?

630 vecinos, unos 1.500 en toda la Vall de Boí, y apenas 4.000 personas en toda la comarca, la Alta Ribagorça.

¿De qué viven?

Pastos, ganadería: vacas y ovejas. Y comercios y servicios locales. Y hostelería, para el turismo. Mis padres tienen esta fonda. Y yo, mi granja de vacas.

¿Macrogranja?

No. Cien vacas. En la carnicería del pueblo vendo mi carne, de primera calidad.

¿Qué opina de las macrogranjas?

Las criticáis desde la ciudad, pero luego compráis carne en grandes superficies.

Es verdad.

Prefiero mi modelo, pequeñas granjas familiares, y quedarnos a vivir en el pueblo. Pero el sistema actual favorece lo otro, y las leyes las hacen los políticos y los votamos nosotros. Cuánta incoherencia.

¿Puede vivir de sus vacas?

Y de la estación de esquí de Boí Taüll, que crea 80 empleos directos. Yo aplasto la nieve con el tractor de nieve. Desde media tarde hasta la una de la madrugada. En soledad. Tengo vistas increíbles al caer el sol. Ahí puedo llorar a gusto.

¿Llorar?

Murió mi mejor amigo de la niñez hace poco, de un infarto.

Se emociona…

Lloraré cada año al bajar las fallas, porque desde niños lo hacíamos siempre juntos.

Creo que los ecologistas querrían cerrar la estación de esquí.

Y entonces más familias tendrían que emigrar. En esto discrepo de la CUP.

¿Es usted antiecologista?

¡Más ecologista que yo es imposible! Amo cada montaña desde que nací, el río, los bosques, pastos, animales… De niño, cada casa tenía su vaca, gallinas, conejos…

Y 25 años después, ¿qué?

La Gene se queja siempre de Madrid, pero nos abandona como catalanes.

¿Qué debería hacer la Generalitat?

Primero, hay demasiada subvención para el terrateniente y muy poca para un matrimonio con dos hijos y unas vacas.

Como usted.

Y como miles de familias catalanas que vivirían en pueblos, en vez de emigrar, si hubiese ayudas. Nos asfixian con multas a la caza, a las quemas de sotobosque… Ya no es legal, el bosque se va ensuciando.

¿Y lo de la caza?

Antes cazábamos jabalíes, que transmiten enfermedades y machacan la tierra, para controlar su número. Pero ya no es legal.

¿Y osos y lobos?

Tengo cinco cámaras en la granja, para estar al tanto: veo mis vacas en el móvil, mire… Vengan a visitarlas con sus hijos, pueden con la iniciativa “Benvinguts a pagès” .

¿No le molesta que vengan aquí familias y colegios?

¡Me encanta explicarles! Para que entiendan cómo es la vida rural.

¿Nunca pensó en irse?

Mi sueño siempre ha sido vivir aquí. Si estoy dos días lejos, ya quiero volver.

¿Qué es lo que más le preguntan?

Me preguntan si me apena sacrificar terneros. Les digo: ¿quieres comer carne o no? Así se lo enseño a mi hijo Feliu.

Mi tía Carmeta despellejaba conejos delante de mí.

Claro, siempre fue así. Mi hijo me ve sacrificar una oveja: yo quiero que lo vea.

¿Sus vacas viven felices?

Pastan libres la hierba de la montaña, en verano. Y en invierno, en la granja, les doy de comer forraje ecológico.

¿Qué beneficio saca usted de las vacas?

Vendo noventa terneros al año, tras el destete: con un añito van al matadero.

Y luego a las carnicerías.

A la carnicería del pueblo. ¡Es la mejor carne ecológica del Pirineo que comerás!

¿Le da eso mucho dinero?

Mi abuelo vendía los terneros, hace cuarenta años, por 130.000 pesetas el ternero, y yo hoy… por 630 euros. Y voy tirando.

Votaría a favor de Pirineus-Barcelona, los Juegos Olímpicos de invierno?

No: nadie viene a informarnos de qué beneficio social traería a los que vivimos aquí todo el año, en accesos, trabajo…

Deme una buena noticia.

Tenemos ahora un servicio de helicóptero nocturno: si yo sufro un infarto, tendré alguna posibilidad de sobrevivir.





Source link