• Mié. Sep 28th, 2022
Etiquetas principales

Más tiempo para la diplomacia

Ene 1, 1970 , , ,


Rusia ha recibido esta semana respuesta de Estados Unidos y la OTAN sobre sus demandas. Como ya habían anunciado, han dicho que no, que las exigencias del presidente Vladímir Putin son inaceptables, pues no pueden dejar que un tercer país diga quién ingresa en la Alianza o con quién se llega a acuerdos, y mucho menos decirle a la OTAN dónde o no debe operar.

Los intensos contactos diplomáticos de este mes de enero tampoco han dado de momento resultados. Pero a pesar de todo no se han cumplido los peores presagios, una invasión de Ucrania, como llevan avisando a bombo y platillo, sobre todo desde Estados Unidos y Gran Bretaña.

Rusia reacciona con frialdad a la carta que le ha enviado la Casa Blanca

Rusia reacciona con frialdad a la carta que le ha enviado la Casa Blanca

En el continente europeo apuestan por el diálogo. De hecho este viernes el presidente de Francia, Emmanuel Macron, mantiene una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en otro intento más por calmar la crisis. 

También apuesta por el diálogo el gobierno ucraniano, que ha tenido que pedir calma cuando esta semana estadounidenses y británicos recomendaban a sus diplomáticos y nacionales que abandonasen el país, y ha asegurado que no hay nuevos datos que indiquen una invasión inminente por parte de Rusia.

Otro elemento que parece indicar que el temido conflicto no va a llegar, al menos en los próximos días, es la reunión mantenida en París por delegaciones del llamado «cuarteto de Normandía», es decir, Rusia y Ucrania, con la mediación de Francia y Alemania, cuyo objetivo es implementar los acuerdos de Minsk para solucionar la guerra congelada en el este de Ucrania.


Lee también

Alexis Rodríguez-Rata

Tropas rusas cerca de la frontera ucraniana.

La reunión en la capital francesa tampoco terminó con avances. Pero sí con un compromiso para reunirse dentro de otras dos semanas, esta vez en Berlín, lo que algunos diplomáticos han interpretado como un avance y el Gobierno de Kíev ha entendido como al menos esas dos semanas para seguir hablando.

EE.UU. ofrece a Rusia una “vía diplomática seria” para Ucrania pero rechaza sus exigencias

EE.UU. ofrece a Rusia una “vía diplomática seria” para Ucrania pero rechaza sus exigencias

Y, finalmente, parece que Rusia tampoco quiere un conflicto armado con Ucrania. Lo lleva diciendo desde que Estados Unidos alertó de una posible invasión, en noviembre. Pero ha dado alguna muestra con sus primeras reacciones a las respuestas de Washington y la OTAN.

Una chispa que encienda la mecha

El estallido de un conflicto armado puede acarrear fuertes sanciones contra Rusia que sufran empresas y ciudadanos

Por supuesto, Rusia no está contenta con la posición estadounidense. El Kremlin y el Ministerio de Exteriores han lamentado que no abordasen la que, para Moscú, es su preocupación principal: la expansión de la OTAN en el este de Europa y, potencialmente, en las exrepúblicas soviéticas cercanas a Rusia.

Sin embargo, ha insinuado que se puede hablar de otros asuntos que sí propone Washington. Son secundarios, pero importantes, y aunque la respuesta americana no se ha hecho pública se supone que se refieren a regular las maniobras militares en la región o un nuevo pacto de reducción de armamento.

No se puede decir que Rusia no se lo esperase. De hecho, al plantear una cuestión de máximos parecía clara cuál iba a ser la respuesta desde el principio. Así que, aunque insista en su posición maximalista y se haga la víctima, podemos suponer que en Moscú están medianamente satisfechos.

El crucero de misiles Mariscal Ustinov, de 186,4 metros de eslora y más de 12.000 toneladas, forma parte de la Flota del Norte de la armada rusa.

El crucero de misiles Mariscal Ustinov, de 186,4 metros de eslora y más de 12.000 toneladas, forma parte de la Flota del Norte de la armada rusa.

Ministerio de Defensa de Rusia

Rusia ha conseguido marcar la agenda internacional ya durante dos meses, negociaciones directas con Estados Unidos, lo que de una forma u otra indica que la comunidad internacional tiene en cuenta al Kremlin, y además parece que se puede dar un impulso al proceso de paz de Minsk, pensado para solucionar la guerra en el este de Ucrania.

Otro intento

Los contactos diplomáticos parecen volver a retomar los pactos de Minsk para solucionar la guerra del Donbass

Aquí saben, además, que cualquier chispa que haga estallar un conflicto armado con sus vecinos puede acarrear fuertes sanciones por parte de los países occidentales, lo que supondría sufrimientos tanto para las empresas como para los ciudadanos en general.

Pero la situación en torno a Ucrania sigue en máxima tensión. Ministros y consejeros tienen que plantear ahora a Putin qué camino seguir y el presidente tomará una decisión.

¿En qué sentido? En Moscú hay llamamientos para colocar misiles en Venezuela o Cuba, cerca de Estados Unidos; para dejar organismos internacionales como la OSCE; denunciar el Acta de Relaciones Mutuas, firmado en 1997, o reconocer a las repúblicas separatistas prorrusas del Donbass. Pero al Kremlin, además de predicar, le toca dar trigo, y no está claro que estas medidas vayan a mejorar la seguridad de Rusia que pretendía conseguir con sus exigencias a Occidente. Al contrario, algunas de ellas podrían aumentar la confrontación y provocar choques no deseados que podrían devenir en catástrofe.

Si la tendencia es seguir el diálogo no estaremos en el peor de los escenarios, aunque la calma tarde en llegar.





Source link