• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

“Medvedev a veces provoca”

Ene 1, 1970 , ,



Se viene una final maratoniana y de tremendo desgaste. Un partido con alternativas y giros de guion. Al menos así lo creen los extenistas y comentaristas Jordi Arrese y Tomàs Carbonell, consultados por este diario sobre el encuentro de este domingo entre Rafa Nadal y Daniil Medvedev en la final del Open de Australia. Ambos prevén un partido que resultará una batalla física, técnica y mental entre el segundo cabeza de serie y el avezado campeón mallorquín. “Si el partido ante Tsitsipás se le hubiera alargado mucho habría dicho que Nadal era favorito el domingo, pero Medvedev lo ha solucionado en dos horas y media y no se ha exprimido tanto como pintaba. En esta tesitura no puedo dar a Nadal como favorito. Veo una final absolutamente igualada, aunque cuanto más dure, creo que será mejor para Rafa”, se arranca Arrese. “Va a ser un partido durísimo, muy equilibrado, no me extrañaría que se fuera más allá de las cuatro horas”, expone Carbonell.

Los dos coinciden en que el primer triunfo de Nadal es haber regresado a una final de este copete. “Si me hubieran preguntado al principio del torneo, habría dicho que la ventaja era muy clara a favor de Medvedev. Por ritmo de juego y por estado físico porque Nadal venía de mucho tiempo parado y su rendimiento era una incógnita”, se extiende Carbonell, que añade: “Pero esta es la grandeza de Rafael Nadal Parera, que cuando parece que tiene las horas contadas siempre resucita, ha resucitado 50.000 veces porque va más allá de un jugador de tenis, es una personalidad única que ama como casi nadie este deporte”. “Es increíble que Nadal haya llegado a esta final tras seis meses lesionado y pensando en si se tenía que retirar o no, y después de haber pasado el coronavirus”, razona Arrese.

Arrese: «Cuanto más dure la final, mejor para Rafa, tiene que ser agresivo y directo con la derecha”

Desde el punto de vista técnico, Carbonell cree que Nadal se tendrá que armar de paciencia. “Tiene que estar muy bien físicamente porque va a ser un partido muy físico. El golpe que más daño hace de Nadal, la derecha cruzada y al ángulo, a Medvedev no le hace tanto daño porque tiene un buen revés. Creo que por ahí los puntos se alargarán y Rafa tendrá que trabajarlos mucho”. Para Carbonell, Nadal deberá mostrarse muy bien al resto “para que Medvedev no gane demasiados puntos rápidos con el saque”. En opinión de Arrese, lo que debe hacer el manacorense es “romper el ritmo de su rival con dejadas y tirar muchos paralelos, tanto de derecha como de revés”. Para el subcampeón olímpico en Barcelona’92 ,Nadal no debe ser conservador. “Tiene que ser más agresivo con su derecha y más directo de lo que normalmente le gusta”.

Más allá de los golpes, emergerá el aspecto mental, una faceta en la que Nadal siempre ha sido un portento. Pero según los dos analistas, Medvedev no flaquea en este apartado. “Mentalmente Nadal es el mejor de la historia pero el ruso es su discípulo aventajado”, opina Arrese. “De cabeza no veo una ventaja clara para Rafa. Ya sabemos lo competitivo que es, pero Medvedev también es muy fuerte, muy ambicioso y muy ganador. Sabe recuperarse de situaciones complicadas”, afirma Carbonell.

Carbonell: «Medvedev descarga adrenalina y sale fortalecido, pero no descentrará a Nadal”

Esas situaciones a veces las genera el propio Medvedev, que suele protagonizar momentos de irascibilidad, como ayer cuando se encaró con el juez de silla. “A Medvedev en ocasiones le gusta provocar tensiones o conflictos en los partidos, descarga adrenalina y suele salir fortalecido de esos episodios. Le gusta jugar con eso pero no creo que algo así pueda influirle ni descentrar a Nadal porque Rafa tiene mucha experiencia como ya se vio el otro día con un episodio de estas características ante Shapovalov. Nadal siguió a lo suyo”, dice Carbonell. “A Medvedev a veces se le va la cabeza pero creo que en esta ocasión tenía razón en la protesta, aunque no en las formas. Lo del padre de Tsitsipás dando instrucciones creo que es demasiado”, defiende Arrese. La final está servida.





Source link