• Mié. Sep 28th, 2022
Etiquetas principales

Medvedev, rival de Nadal en la final del Open de Australia, al juez de silla: «¿Eres estúpido?»


Daniil Medvedev se gana enemigos allá donde va. A sus encontronazos constantes con el público del US Open en el pasado -aunque buscara la reconciliación al llevarse la última edición-, este año en el Open de Australia también se las ha tenido con algunos aficionados. «Quien me silba tiene un bajo coeficiente intelectual», llegó a decir a pie de pista después de derrotar al gran ídolo local Nick Kyrgios.

También se entendieron como una provocación sus palabras en los cuartos de final, cuando tuvo que remontar dos sets adversos ante Felix Auger-Aliassime. «En ese momento complicado me pregunté qué habría hecho Djokovic en mi lugar», una frase que le hizo ganarse algunos abucheos.

Amigo, ¿estás loco? Le está hablando durante los puntos»



Daniil MedvedevTenista

En el partido de semifinales contra Stefanos Tsitsipas que descubriría el rival de Rafael Nadal, el tenista ruso fue protagonista por el veneno que salió desde su raqueta (venció con holgura por 7-6(5), 4-6, 6-4 y 6-1), pero también desde su boca. Tras perder el segundo set, faltó el respeto al juez de silla recriminándole que el padre de Tsitsipas hacía coaching a su hijo entre punto y punto.

Lee también

«Amigo, ¿estás loco? Le está hablando durante los puntos. ¿Eres estúpido? ¿Vas a responder a mi pregunta? ¡Mírame, te estoy hablando! ¿Cómo puedes ser tan malo y arbitrar una semifinal de un major?», le espetó Medvedev al barcelonés Jaume Campistol con muy malas pulgas. Pese a que pudo tener razón -Apostolos Tsitsipas tiene fama en el circuito de abusar de ello-, las formas fueron injustificables, aunque ello no le costó ningún warning. Sí lo acabaría viendo su oponente posteriormente.

No es la primera vez que Medvedev tiene problemas con un juez de silla. En sus inicios en el circuito es recordado por lanzar unas monedas a Mariana Alves en un partido de Wimbledon del 2017 cuestionando su imparcialidad. Pidió perdón, como hizo este viernes una vez finalizó el partido y se acercó a Campistol a saludarle. Mucho más frío por parte del griego fue el apretón de manos con Tsitsipas.

Después de un partido de casi cinco horas en cuartos, Medvedev liquidó al griego en dos horas y media, lo que le permitirá afrontar la final más descansado. El jugador ruso reconoció no haber estado al «cien por cien» ante Tsitsipas, pero se encomendó a su servicio para sacar adelante el partido. Se plantó en el tie-break del primer set concediendo un único punto al saque. Luego tuvo que levantar un minibreak en esa muerte súbida para adjudicarse el parcial.

Horizontal

Saludo frío entre Tsitsipas y Medvedev 

DAVE HUNT / EFE

La rotura de Tsitsipas nada más arrancar el segundo set le puso en apuros. Medvedev logró el 3-3, pero de nuevo perdió su servicio al cometer una doble falta en el noveno y acabaría cediendo la manga. Fue en ese momento cuando llegó el cortocircuito con el juez de silla.

Después de cinco minutos en los vestuarios, el moscovita se reconectó al partido, como si nada hubiera ocurrido. Salvó dos bolas de break en contra con dos aces para adjudicars el primer juego. Con el 5-4 a su favor y restando, supo que era su momentum. Afrontó el juego a por todas y tomó una ventaja que ya no soltaría.

Será una final durísima, pero estoy preparado para mostrar lo mejor de mí»



Daniil MedvedevTenista

No encontraba respuestas Tsitsipas ante un Medvedev que subió su nivel tras el enfado. El quinto set ya no tuvo historia. El griego se marchó frustrado, pero ha realizado un buen torneo teniendo en cuenta que llegaba justo de fuerzas por la operación de hombro.

«No creo que las malas emociones me ayuden en el partido. Cometí un gran error, me reconcentré al inicio del tercer set porque me veía capaz de revertir la situación», dijo a Jim Courier excusándose en la Rod Laver Arena.

Horizontal

Medvedev saluda al público de la Rod Laver Arena 

DPA vía Europa Press / EP

Ahora Medvedev luchará por su segundo título de Grand Slam e intentará impedir que Nadal se convierta en Melbourne en el tenista masculino con más majors. «Voy a jugar de nuevo contra uno de los más grandes. Será una final durísima, pero creo que estoy preparado para mostrar lo mejor de mí».





Source link