• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Misiones sin salir del espacio de la OTAN

Ene 1, 1970 , , , , ,



Alrededor de 450 militares españoles formarán parte del despliegue que está realizando la OTAN en torno al mar Negro, en plena crisis entre Rusia y Ucrania, en operaciones que, sin embargo, estaban ya previstas por la Alianza, pero que se han adelantado respecto al calendario inicial en unas tres semanas. Esos 450 militares compondrán las dotaciones que acompañen a los dos buques cazaminas Meteoro y Sella y a la fragata Blas de Lezo , que ya navegan por el Mediterráneo con destino al mar Negro, como parte de una de la agrupaciones navales permanentes de la OTAN, que constituyen una fuerza multinacional de disuasión y garantiza la presencia naval continua de la Alianza y su primera respuesta ante una crisis. Este grupo está liderado desde el 1 de enero, como estaba previsto, por el buque español Meteoro .

Los 450 efectivos se completan con los 130 militares que, con entre cuatro y seis aviones de combate, ejercerán de policía área en Bulgaria para controlar posibles incursiones de aviones rusos en el espacio aéreo de este país de la OTAN.

La mirada de la Alianza Atlántica está en el mar Negro. No se ha planteado, al menos por el momento, mandar tropas a Ucrania, pero desde hace muchos años, el foco de los 29 países que componen la OTAN está en el mar Negro, y de ahí que muchas de sus misiones se hayan concebido en torno a esta zona, desde que los países bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, se incorporaron no solo a la Unión Europea, sino también a la Alianza Atlántica, al igual que lo hicieron Bulgaria y Rumania, que también entrarían a formar parte del selecto club europeo en el año 2007.

Casi 500 militares españoles formarán parte del despliegue que realiza la OTAN en torno al mar Negro

La frontera este de Europa y de la Alianza Atlántica se situaba, pues, en el mar Negro, Ucrania y Rusia, y por eso sus misiones permanentes están orientadas a esas zonas desde principios de la década del 2000. Con ello, España, integrada en la OTAN desde 1982, forma parte de esos ejercicios que de forma habitual lleva a cabo en la zona. Unas misiones que hoy adquieren una mayor importancia por la crisis entre Rusia y Ucrania, a las puertas del territorio OTAN, lo que les da una mayor dimensión con su sola presencia, que no ha levantado tanta expectación en ediciones anteriores.

El Consejo de Ministros aprobó el 21 de diciembre del 2021 esas misiones de España en el exterior, que incluyen las que se realizan bajo bandera de las Naciones Unidas, de la Unión Europea y de la OTAN, con un esfuerzo militar similar al desplegado en el 2021, “con ajustes numéricos coyunturales en algunas misiones, derivados de su evolución o de los compromisos y rotaciones acordados en los procesos de generación de fuerzas de la Unión Europea y la Alianza Atlántica”.

El Gobierno aprobó el 21 de diciembre las misiones en el exterior, bajo bandera de la UE, la ONU y la Alianza

Ese compromiso supone una contribución de las fuerzas armadas españolas a 17 misiones en el exterior con hasta 3.000 militares y guardias civiles desplegados en cuatro continentes. Los contingentes más numerosos se encuentran en Líbano y en Mali, el primero, bajo bandera de las Naciones Unidas, y el segundo, de la Unión Europea.

De esas 17 misiones, solo siete están bajo mandato de la OTAN, una vez finalizado el despliegue en Afganistán en mayo pasado. De ellas, dos tienen una especial importancia: las que se desarrollan en Letonia y en Turquía, que son las que más efectivos suman a las actividades de la Alianza Atlántica, con más de 300 militares desplegados en Letonia, con carros de combate Leopard y Pizarro, morteros pesados, vehículos de combate de zapadores y misiles anticarro Spike.

Estas son las misiones de la OTAN en las que participa España que más cerca estarán de un posible y de momento hipotético conflicto entre Rusia y Ucrania. No son misiones nuevas. España participa en ellas desde el momento en que, en el 2004, la Alianza Atlántica se amplió al este. Y esas misiones se incrementaron en el 2014, cuando Rusia se anexionó la península ucraniana de Crimea. Asimismo, desde el 2006, tras el ingreso de los países bálticos –Estonia, Letonia y Lituania–, cuatro cazas de combate y 130 militares españoles forman parte durante cuatro meses al año de la Policía Aérea en el Báltico, con base en Lituania. Todas, siempre dentro de territorio de los países OTAN. Con estas misiones y mandatos, España no podría entrar en Ucrania si no cuenta con una auto­rización del Congreso.

Solo en Letonia hay más de 300 militares, con carros de combate Leopard, morteros y misiles antitanque

Tampoco son las únicas en las que participa el ejército español. De la misión de apoyo a Irak de la OTAN, España forma parte desde el 2018, con 150 militares que tienen como misión adiestrar al ejército iraquí en su lucha contra el Daesh. También interviene España en la operación de apoyo a Turquía, desde el 2014, que tiene como objetivo proteger a este país de posibles ataques con misiles balísticos procedentes de la vecina Siria. Se trata de una unidad Patriot formada por 150 militares.

En total, son cerca de 900 militares de los 3.000 que como máximo España puede tener en el exterior, de acuerdo con el permiso otorgado por el Parlamento y prorrogado a principios de año por parte del Gobierno. Además, España participa desde el 2016 en la misión Sea Guardian, que se ocupa de desarrollar un robusto conocimiento del entorno marino, que se desarrolla en el Mediterráneo y en las proximidades del Estrecho de Gibraltar. En el 2021, España participó con el submarino Tramontana .





Source link