• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

No prospera la moción contra Loriente impulsada por el polémico Gómez-Raggio


La asturiana Asunción Loriente, única mujer que preside una federación olímpica en España, ha logrado este miércoles mantener el cargo de presidenta de la Federación Española de Remo, al fracasar la moción de censura impulsada por el andaluz José Agustín Gómez-Raggio en la asamblea general extraordinaria celebrada en Banyoles (Girona).

La moción de censura se ha quedado a dos votos de salir adelante al haber obtenido 37 a favor, cuando requería un mínimo de 39, mientras que se han contabilizado 22 en contra y otros 2 en blanco. En la asamblea general extraordinaria han tomado parte 61 de los 76 miembros que la componen.

La moción de censura se ha quedado a dos votos de salir adelante

La continuidad de Loriente pone fin al proceso de reprobación en el que se ha sucedido el cruce de reproches entre la actual presidenta y el candidato alternativo, al que ha acusado de comportamientos machistas, así como de la autoría de publicaciones en redes de mensajes ofensivos, racistas y xenófobos.

Antes de celebrarse la votación, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y el Comité Olímpico Español (COE), de forma conjunta, además de la Confederación de Federaciones Deportivas (COFEDE), habían emitido sendos comunicados en los que lamentaban que la presidencia de la federación de remo pudiera caer en manos de Gómez-Raggio, «una persona que insulta gravemente, a través de las redes sociales, a responsables políticos de todo signo e instituciones de todo nivel, con tuits cargados de odio, incluso dirigidos a ciudadanos de otras nacionalidades».

Vertical

El abogado Gómez Raggio, autor de comentarios ofensivos y xenófobos en redes sociales.

GÓMEZ RAGGIO / EP

Los organismos reaccionaron a raíz de los diversos insultos que había proferido Gómez-Raggio en las redes. Entre otros improperios, el abogado llamó «hijo de puta» al presidente Pedro Sánchez y al líder de la oposición, Pablo Casado. CSD, COE y COFEDE aseguraron que «respetan las decisiones de los órganos de las federaciones basadas en sus propios marcos normativos, estatutos y reglamentos», pero les resultaba «muy difícil de concebir» que la presidencia de una federación pudiera ser responsabilidad de quien profiere esos insultos.

Los distintos organismos recordaban que «las federaciones deportivas españolas son entidades privadas con competencias públicas delegadas y, consecuentemente, ejercen funciones institucionales en España y representan a nuestro país». «Que esa representación la ostente quien ha dirigido comentarios de odio en toda dirección resulta, a nuestros ojos, realmente grave», concluyeron el CSD y el COE.





Source link